Saltar al contenido principal

Los jóvenes en las elecciones de Argentina 2019: "Queremos incidir políticamente lo más que podamos"

Un joven en un acto de campaña de la fórmula Alberto Fernández y Cristina Fernández en Mar de Plata, Argentina, el 24 de octubre de 2019.
Un joven en un acto de campaña de la fórmula Alberto Fernández y Cristina Fernández en Mar de Plata, Argentina, el 24 de octubre de 2019. Ricardo Moraes / Reuters

Un 22 % de quienes votarán el 27 de octubre en Argentina nacieron a partir de mediados de la década de 1990. Es una generación con una relación particular con la política, que presenta desafíos para las estructuras partidarias tradicionales.

Anuncios

"Alberto presidente, Alberto presidente", cantaban jóvenes estudiantes secundarios el viernes 11 de octubre, en el Colegio Nacional de Buenos Aires, una institución pública, dependiente de la Universidad de Buenos Aires, del que suelen salir miembros de la élite política progresista del país, en un encuentro al que asistió el candidato.

El Frente de Todos, la fuerza peronista cuya lista encabeza Fernández es la que más jóvenes ha atraído en estos meses preelectorales.

"Siete de cada diez jóvenes están más cerca de Alberto Fernández que de cualquier otra fórmula", le dijo a France 24 en Español Shila Vilker, directora de Trespuntozero, consultora especializada en investigación de opinión pública.

"Hay una relación inversa entre edad y oficialismo", añadió la analista.

Vilker ve que tanto el Frente de Todos como la alianza Frente de Izquierda y de los Trabajadores - Unidad (FIT) fueron los que más lograron aglutinar en torno a causas que están arriba en la agenda de los más jóvenes, entre los que destacan derechos de la mujer y legalización del aborto.

Y los jóvenes importan en esta elección: de acuerdo con el informe de la consultora Ipsos "Generación Z: hacia una política de la sensibilidad", los jóvenes nacidos a partir de mediados de la década de 1990 (Generación Z), representan el 22 % del padrón electoral.

Todo es político, desde el amor hasta la forma de actuar en el trabajo

Más allá de lo ocurrido en el encuentro en el que estuvo Fernández, la relación de los más jóvenes con la política es hoy diferente a la de antaño.

La clave está en la acción concreta sobre problemas concretos.

También es más fluida que la militancia del pasado: así como entran por interés en una causa específica, pueden salir. Algo que es un desafío para las viejas estructuras partidarias, acostumbradas a la disciplina y hasta la verticalidad.

Partidarios del presidente de Argentina, Mauricio Macri, asisten a un mitin de la campaña del presidente Mauricio Macri, en Buenos Aires, Argentina, el 19 de octubre de 2019.
Partidarios del presidente de Argentina, Mauricio Macri, asisten a un mitin de la campaña del presidente Mauricio Macri, en Buenos Aires, Argentina, el 19 de octubre de 2019. Joaquin Salguero / Reuters

Como indica el reporte de Ipsos, los que pertenecen a la generación Z creen que todo es político, desde el amor hasta la forma de actuar en el trabajo, porque es política toda decisión que afecta a otros.

Es una idea de la política que se enfoca en lo inmediato, lo cercano, lo que el reporte llama micropolítica: "Implica entender que el cambio puede producirse desde lo espontáneo, desde cualquier rincón de la realidad y propagarse a velocidad por contagio".

Igualdad de género, respeto por la diversidad, equidad social y protección del medioambiente

Está en directa oposición a las viejas instituciones de los partidos políticos tradicionales o los sindicatos. El 43 % de los jóvenes entre 18 y 29 años encuestados por Ipsos para su investigación asegura que nunca sentirá simpatía por ningún partido político.

Pero aunque su participación pueda ser inorgánica e intermitente, no por eso menos intensa cuando está activa.

Entre sus prioridades están la igualdad de género, el respeto por la diversidad, la equidad social y la protección del medioambiente.

Una niña lleva una máscara antigás durante una marcha de 'Fridays For Future' para pedir medidas urgentes para combatir el cambio climático. Buenos Aires, Argentina, el 27 de septiembre de 2019.
Una niña lleva una máscara antigás durante una marcha de 'Fridays For Future' para pedir medidas urgentes para combatir el cambio climático. Buenos Aires, Argentina, el 27 de septiembre de 2019. Agustin Marcarian / Reuters

No sorprende entonces ver en varias de estas causas numerosos jóvenes movilizados, más o menos cerca de las estructuras partidarias.

Entre los que pertenecen a un espacio político más tradicional, pero sin perder las particularidades del activismo de generación Z, está Ofelia Fernández, de 19 años, quien empezó a militar al comenzar la escuela secundaria.

"La lucha por el aborto fue la que me permitió dar el salto y asumirme como referencia y asumir la formación y la capacidad de mi generación en tanto un diálogo y un vínculo con el sistema político de mucha tensión", le dijo a France 24 en Español la joven, que es candidata por el peronista Frente de Todos a legisladora de la Ciudad de Buenos Aires.

"El poder hay que ocuparlo para cambiar lo que pasa ahí"

Es parte del Frente de Todos porque a esa alianza electoral se sumó el Frente Patria Grande, al que pertenece, y que se define como "un conjunto de militantes jóvenes, de orígenes y recorridos distintos, ajenos a los partidos políticos tradicionales".

En ese distanciamiento de la política tradicional aparece una característica propia de la juventud militante y activista.

Pero Ofelia Fernández decidió sumarse a un frente peronista –de lo más tradicional partidario que puede haber en Argentina– para disputar un cargo público. Tiene sus razones: "Cambió mi manera de pensar la participación política y entender que los espacios hay que disputarlos y que el poder hay que ocuparlo para cambiar lo que pasa ahí y ponerlo a disposición de los movimientos populares".

Porque, explica, "las representaciones políticas deberían ser más seguido en primera persona, que la gente hable y resuelva problemas que conoce, porque creo que es una mayor garantía de evitar una corrupción ética".

Es algo que se ve, ciertamente, a nivel global en el caso de Greta Thunberg y su emergencia como figura de un movimiento planetario contra la crisis climática.

La agenda climática como motor de la movilización juvenil

"(El medio ambiente) no era mi primer bandera, porque no la entendía como un problema social, sino un problema más de ciencia", le dijo a France 24 en Español Nicole Becker, de 18 años.

Pero eso cambió justamente al "ver que había tantas movilizaciones con tantos estudiantes en otros continentes y acá no había nada".

Una joven sostiene una pancarta mientras participa en una marcha de 'Fridays For Future' que pide medidas urgentes para combatir el cambio climático en Buenos Aires, Argentina, el 27 de septiembre de 2019.
Una joven sostiene una pancarta mientras participa en una marcha de 'Fridays For Future' que pide medidas urgentes para combatir el cambio climático en Buenos Aires, Argentina, el 27 de septiembre de 2019. Agustin Marcarian / Reuters

Así que en febrero de 2019, junto a un grupo de amigos, crearon la organización Jóvenes por el Clima Argentina.

Su primera bandera había sido el feminismo. Ahora levanta las dos y asegura: "Hay una relación muy interesante entre el trato a la mujer y el trato a la naturaleza".

Ella no piensa seguir, el camino de Ofelia Fernández e integrarse a una estructura partidaria, porque en Jóvenes por el Clima Argentina decidieron que era mejor mantenerse apartidarios.

Lo cual no quiere decir que no intentan influir en las estructuras tradicionales de la política: "Nos juntamos todas las semanas con diputados, senadores; queremos incidir políticamente lo más que podamos".

Ni nueva, ni solo progresista, ni absoluta

De todos modos, y aunque las nuevas generaciones están movilizándose visiblemente en Argentina, la relación de los jóvenes con la política y el activismo no es ni nueva, ni solo progresista, ni absoluta.

Ni nueva.

"Los derechos de hoy son las luchas de ayer y las luchas de hoy son los derechos de mañana", le dijo a France 24 en Español Ofelia Fernández. "Hay una historia que nos permite hoy estar donde estamos, que es producto de la movilización y organización de otras juventudes (del pasado); yo creo que el ejercicio de encontrarse con el pasado es importante para saber cómo se busca el futuro".

Ni solo progresista.

El candidato de derecha José Luis Espert, aun siendo el que menos votos obtuvo en las primarias del 11 de agosto, cosechó respaldo entre los electores de las nuevas generaciones. "Del caudal de votos de Espert hay un porcentaje importante que son jóvenes", dijo Vilker a France 24 en Español. Son jóvenes, según la analista, que comulgan con la visión liberal económica del candidato, pero también aquellos que se posicionan en un lugar de rechazo a la política.

Cientos de mujeres participaron en una concentración a favor del aborto legal durante el Encuentro Nacional de Mujeres en La Plata, Argentina, el 12 de octubre de 2019.
Cientos de mujeres participaron en una concentración a favor del aborto legal durante el Encuentro Nacional de Mujeres en La Plata, Argentina, el 12 de octubre de 2019. Demian Alday Estévez / EFE

Por otra parte, el presidente Mauricio Macri y su alianza Juntos por el Cambio, por el simple hecho de haber obtenido el segundo número mayor de votos en las primarias, detrás de Alberto Fernández, también centra un número importante de voto joven, aunque mucho menor que el del candidato peronista.

Ni absoluta.

La mayor parte de la movilización de los jóvenes, especialmente en lo que a participación directa se refiere, está asociada a los sectores medios urbanos.

"Te diría que tenés grandísimas franjas de las juventudes que no están interpeladas por las políticas partidarias ni las causas, lo que no quiere decir que no tengan demandas y reclamos", dijo Vilker.

Muchos, por ejemplo, en el conurbano bonaerense (el territorio que rodea a la Ciudad de Buenos Aires, y que es mucho menos desarrollado que la capital), que de hecho tienen un reclamo que puede definirse como conservador: intentar conservar los mínimos que alcanzaron sus padres, como el trabajo y constituir una familia a la que puedan sostener.

También, de acuerdo con los grupos focales que llevó a cabo la investigadora, existe una zona de apatía, de desconocimiento, de total lejanía de la política.

Pero siguen estando, y haciéndose escuchar, las Ofelia Fernández, las Nicole Becker y cientos de miles de jóvenes más que se plantarán con su agenda en la cara de quien ocupe la Casa Rosada a partir del 10 de diciembre, para que atienda sus demandas.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.