Saltar al contenido principal

María Butina, la agente rusa condenada en EE. UU., fue liberada de prisión

Imagen de archivo: Maria Butina, fotografiada en 2013.
Imagen de archivo: Maria Butina, fotografiada en 2013. Stringer / AFP

Butina liberada de una prisión en Florida tras cumplir la mayor parte de su condena de 18 meses por conspirar para influir en el curso de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

Anuncios

María Butina, de 31 años, condenada por la Justicia estadounidense a pagar 18 meses de prisión por conspirar para influir en la política interna estadounidense, fue liberada este 25 de octubre antes de finalizar su sentencia, prevista para noviembre, por buen comportamiento, según lo informó su abogado, Robert Driscoll.

Según informó un funcionario de la prisión de baja seguridad situada en Tallahassee en la que se encontraba, tras ser liberada, Butina quedó en custodia de las autoridades de inmigración y aduanas de EE. UU.

En diciembre de 2018, Butina aceptó haber actuado como una agente extranjera haciéndose pasar por estudiante de la American University of Washington y admitió haber conspirado con un funcionario ruso y dos estadounidenses para infiltrarse en la Asociación Nacional del Rifle e influir desde este, estrechamente ligado al partido republicano del presidente Trump, en las elecciones de 2016.

El funcionario ruso con quien Butina fue acusada de conspirar fue identificado como Alexander Torshin, entonces vicegobernador del banco central de Rusia. Torshin no fue acusado en el caso, aunque el Departamento del Tesoro de EE. UU. impuso sanciones contra él.

Uno de los dos estadounidenses mencionados en su caso fue el activista político conservador Paul Erickson, su novio en ese entonces. Erickson no fue acusado por sus vínculos con Butina, pero fue acusado de fraude electrónico no relacionado y cargos de lavado de dinero en Dakota del Sur.

El Kremlin niega las acusaciones sobre Butina y tilda el caso de "ridículo"

Pero el presidente ruso, Vladimir Putin, niega que Butina tuviera alguna relación con el Kremlin o que estuviera cumpliendo alguna misión para los servicios secretos rusos. Cuando conoció la sentencia que le aplicó la Justicia estadounidense se declaró "indignado".

En 2018, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso acusó a Washington de haber obligado a Butina a hacer una confesión falsa de "cargos absolutamente ridículos".

"No está claro de qué fue condenada o qué delito cometió", dijo Putin en abril. "Creo que es un excelente ejemplo de 'salvar la cara'. La arrestaron y la pusieron en la cárcel. Pero no había nada sobre ella, así que para no parecer totalmente estúpidos, le dieron una sentencia de 18 meses".

En esta foto de archivo tomada el 8 de octubre de 2013, María Butina habla durante una conferencia de prensa en Moscú.
En esta foto de archivo tomada el 8 de octubre de 2013, María Butina habla durante una conferencia de prensa en Moscú. STR / AFP

El caso Butina fue separado de las investigaciones del fiscal especial Robert Mueller

La Fiscalía estadounidense asegura que Butina no estuvo involucrada en espionaje "tradicional", sino que buscó influir en círculos políticos conservadores para promover que las relaciones entre EE. UU y Rusia fueran más amigables, por lo que organizó diversos eventos con este fin.

En 2015, Butina figuró en un evento de campaña del presidente Trump en el que le preguntó si quería que las relaciones con Rusia mejoraran. Trump le contestó que "se llevaría muy bien con Putin".

A pesar de que las actividades Butina se llevaron a cabo durante el mismo período, su caso fue separado de la investigación del exfiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016, una pesquisa que reveló numerosos contactos entre la campaña de Trump y Rusia.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.