Saltar al contenido principal

Sobrevolando El Alto: dos mundos unidos por un extenso teleférico urbano

Anuncios

La Paz (AFP)

La Bolivia indígena, rural y obrera de la planicie andina de El Alto sube, baja y cruza todas las clases sociales que conviven en La Paz. A bordo de un teleférico extenso y urbano sobrevuela los mundos opuestos de este país.

Las cabinas son una suerte de cápsulas silenciosas que parecen burlarse del ruido y tráfico caótico que hay abajo, mientras serpentea las laderas rocosas y planicies donde viven casi dos millones de personas entre cañones.

"Esto ha significado mucho para nosotros, en todo", afirma Cintia Torres Quispe, de 25 años, quien desde hace tres realiza a diario el trayecto más largo en estas cabinas. Baja desde su casa en El Alto -a más de 4.100 metros de altura-, en una zona de mayoríaindígena, a trabajar en la zona sur de La Paz, a 3.640 metros de altura, un lugar con casas acomodadas, tiendas y restaurantes.

Esos pocos metros, y por menos de 50 centavos de dólar el boleto, marcan una frontera en tradiciones, costumbres y oportunidades.

"Muchos en El Alto, como mis padres, no habían ido ni al cine allá abajo. Con el teleférico los animé y vieron que es lindo, es diferente", cuenta Cintia.

Antes de 2017, cuando inauguraron la línea que más frecuenta, su viaje demoraba más de una hora, por el tráfico de La Paz, y hoy no más de 25 minutos.

Son 10 líneas identificadas por colores y en sus 36 estaciones se cruzan mujeres aymaras, "las cholitas", con sus bultos de colores a las espaldas cargados de un bebé o verduras, estudiantes, profesionales, obreros y hasta empresarios.

El orgullo por esta obra los une. Su primer tramo se inauguró en 2014 bajo el gobierno del primer presidente aymara e izquierdista de Bolivia, Evo Morales, y hoy seguidores o adversarios al mandatario que polariza el país coinciden en destacar que el teleférico fue un hito.

Reconocen además que ha aportado en la integración de una sociedad con una historia marcada por la discriminación hacia esa población de raíces indígenas que son mayoría en el país: 62% de los 11,3 millones de Bolivianos.

- Levitar sobre las 'clases' -

El teleférico de Línea Azul levita tan alto sobre barrios superpoblados del altiplano, que el pico de la montaña Huayna Potosí - "cerro Joven" en aymara - a 6.090 metros sobre el nivel del mar, se ve a la misma altura de la vista del pasajero.

Allí, los jueves y domingos se extiende una feria muy popular sobre la Avenida 16 de Julio.

Son hileras infinitas de puestos de verduras, de especies y hoja de coca, quioscos de comida y hasta sectores para consultas con chamanes y Amautas, esos hombres sabios para los incas, que hoy dan consejos espirituales en pequeños cuartos.

"Ahora llega más gente por el teleférico a comprar y porque hay más pobladores también", afirma Natividad, una verdulera.

El Alto creció desordenado y en la última década llegaron miles de pobladores indígenas y campesinos de otras provincias a esta 'tierra prometida', para incursionar en las nuevas industrias y en el comercio que aumentó al ritmo de la bonanza económica que ha vivido el país.

En el centro de La Paz también aprecian que exista mayor flujo de clientes.

- Ganar tiempo -

Con trayectos de una hora reducidos a 25 minutos, Bretislav Morávek, un empresario textil, considera el teleférico "lo más conveniente y cómodo" para ir a su empresa, dijo en una cabina de la Línea Verde, que lleva hasta Irpavi, una zona acomodada de La Paz.

Acérrimo crítico del presidente Morales, Moráveck viaja a diario en este transporte y reconoce como único pero importante logro del gobierno el cambio en la integración, sobre todo en educación, un nuevo valor en ese grupo que las autoridades llaman "la nueva clase media aymara".

Los estudiantes de El Alto en institutos o universidades privadas de La Paz aumentaron gracias a subsidios para estudiar y también a una movilidad rápida. "Antes era un problema el transporte y caro el estudio", indicó Gabriel Cirpa, un odontólogo de 38 años.

Colgando sobre despeñaderos color cobre, el teleférico de La Paz acerca dos mundos al pie de la cordillera andina.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.