Saltar al contenido principal

Estados Unidos prohíbe vuelos a Cuba, con excepción de La Habana

Archivo-Vista del aeropuerto internacional José Martí, La Habana, Cuba, 25 de septiembre de 2019.
Archivo-Vista del aeropuerto internacional José Martí, La Habana, Cuba, 25 de septiembre de 2019. REUTERS/Alexandre Meneghini/

La medida que afecta a las aerolíneas estadounidenses, American Airlines, Delta y JetBlue, comenzará a regir a partir del 10 de diciembre de 2019.

Anuncios

Es un intento por castigar los ingresos del gobierno cubano, por su apoyo al gobierno de Venezuela.

El Departamento de Transporte de Estados Unidos anunció que emite la medida, a petición del Secretario de Estado Mike Pompeo, para "promover la política de la administración de fortalecer las consecuencias económicas para el régimen cubano por su represión continua al pueblo cubano y su apoyo a Nicolás Maduro en Venezuela ".

"Hoy le pedí a la Secretaria de Transporte, Elaine l. Chao, que suspenda el servicio aéreo programado entre EE. UU. y todos los aeropuertos cubanos, excepto el aeropuerto José Martí de La Habana. Esta acción evitará que el régimen de Castro se beneficie de los viajes aéreos estadounidenses y use los ingresos para reprimir al pueblo #Cubano", aseguró el secretario de Estado, Mike Pompeo, en su cuenta de Twitter.

Con excepción de la capital de la isla, Washington prohíbe a todas las aerolíneas estadounidenses realizar vuelos comerciales desde EE. UU. hacia cualquiera de los nueve aeropuertos internacionales cubanos, entre ellos los que tienen destinos turísticos como Varadero, Camagüey y Santiago de Cuba.

No hay compañías aéreas extranjeras que brinden vuelos directos entre el territorio estadounidense y Cuba, por lo que esta decisión afectará a alrededor de 8 vuelos por día.

Sin embargo, Washington señaló que la prohibición no incluye los vuelos chárteres y concede un plazo de 45 días, a las compañías aéreas afectadas, para eliminar esos destinos de sus itinerarios.

American Airlines respondió que está "revisando el anuncio y continuará cumpliendo con la ley federal, trabajará con la administración y actualizará (sus) políticas y procedimientos con respecto a los viajes a Cuba según sea necesario ".

Jet Blue indicó que "operará en total conformidad con la nueva política sobre el servicio aéreo programado entre Estados Unidos y Cuba. “Estamos comenzando a trabajar con nuestros diversos socios gubernamentales y comerciales para comprender el impacto total de este cambio en nuestros clientes y operaciones ", señaló.

El gobierno cubano rechaza "enérgicamente" el anuncio

Desde la decimoctava cumbre del Movimiento de Países No Alineados que se realiza en Bakú, capital de Azerbaiyán, llegó la inmediata reacción del ejecutivo cubano. El encargado del pronunciamiento fue el canciller Bruno Rodriguez quien a través de un mensaje de twitter (también traducido al inglés) expresó el enérgico rechazo de Cuba a una medida que daña los "vínculos pueblo a pueblo" y limita las libertades de los ciudadanos estadounidenses. Sentenció Rodriguez que Washington no logrará obtener "concesiones" por parte de la isla a través de nuevas sanciones.

¿Retroceso de un acercamiento histórico?

Tras el histórico anuncio del 17 de diciembre de 2014, sobre el acercamiento entre Washington y La Habana, después de cinco décadas de distanciamiento, en 2016 el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reintrodujo los vuelos comerciales hacia la isla.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un discurso, en Benedict College, Carolina del Sur, el 25 de octubre de 2019.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante un discurso, en Benedict College, Carolina del Sur, el 25 de octubre de 2019. REUTERS/Leah Millis

En marzo de 2016, Obama se convirtió en el primer mandatario estadounidense en visitar Cuba, desde 1928. Pero el deshielo cubano, como fue llamado el proceso en su momento, parece haber comenzado a enfriarse nuevamente.

Desde que Donald Trump llegó a la presidencia en enero de 2017, poco a poco ha ido anunciando medidas que contrarrestan la apertura de su predecesor. El actual mandatario argumenta la necesidad de presionar económicamente a lo que considera un régimen que viola las libertades fundamentales de sus ciudadanos, pero también por su respaldo al gobierno de Venezuela.

Sea cual sea la razón, este tipo de medidas son recibidas con beneplácito entre la comunidad de cubanoamericanos en el sur de Florida, un bloque de votación clave en la campaña de reelección de Donald Trump, para los comicios presidenciales de 2020.

Con Reuters y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.