Saltar al contenido principal

Colombia elige a sus autoridades locales aún bajo la sombra de violencia electoral

Anuncios

Bogotá (AFP)

Los colombianos comenzaron a elegir este domingo a sus autoridades locales tras una campaña con múltiples episodios de violencia, sin los partidos tradicionales como protagonistas y con la exguerrilla FARC compitiendo por segunda vez en democracia.

En Bogotá la jornada podría determinar el triunfo histórico de la primera mujer alcaldesa, que además es lesbiana y un símbolo anticorrupción.

El proceso electoral - que se extenderá hasta las 16H00 locales (21H00 GMT) - es uno de los más complejos por el alto número de candidatos y las amenazas de seguridad en algunos territorios donde operan grupos armados financiados por el narcotráfico o la minería ilegal.

Desde el 27 de julio, cuando venció el plazo de inscripción de campañas, siete candidatos han sido asesinados, 88 recibieron amenazas, 12 han sufrido atentados y uno fue secuestrado, según la independiente Misión de Observación Electoral (MOE).

También la corrupción - expresada en la falta de transparencia en la financiación de las campañas, la compra de votos o la interferencia indebida de funcionarios - es apuntada por los analistas como uno de los lunares de estos comicios en los que se elegirán 32 gobernadores, poco más de 1.100 alcaldes y miles de diputados departamentales, concejales y ediles.

Con cerca de 117.000 aspirantes "es la elección regional con más candidatos en la historia de nuestro país", remarcó el presidente Iván Duque en el inicio de la jornada.

El gobierno, además de movilizar a las Fuerzas Armadas, habilitó una plataforma electrónica de seguimiento de denuncias en tiempo real para "garantizar la mayor transparencia en todo el proceso electoral", agregó el mandatario.

El gobierno presta protección a 2.065 candidatos.

- Expectativa especial en Bogotá -

En Bogotá, la capital colombiana de 7,2 millones de habitantes agobiada por problemas de movilidad y una alta percepción de inseguridad, estas elecciones podrían dar por primera vez el triunfo a una mujer.

Claudia López, una exsenadora de centroizquierda de 49 años, compite por la alcaldía con otros tres candidatos, pero las encuestas prevén una cabeza a cabeza con el liberal Carlos Fernando Galán (43 años).

Su eventual victoria abriría una nueva página en un país donde históricamente han gobernado hombres de las élites conservadora y liberal.

"Es una noticia en Colombia, claramente no lo es en muchos otros países del mundo, que una mujer tenga chance de ganar la alcaldía de la ciudad capital", dijo López en una reciente entrevista con la AFP.

López es la aspirante de una alianza entre el Partido Verde y el Polo Democrático (izquierda).

Precisamente, las coaliciones son las protagonistas por encima de los desprestigiados partidos tradicionales.

En el 66% de los municipios, por ejemplo, compite un candidato de alianza para la alcaldía, según el ministerio del Interior.

- FARC mide su fuerza -

Surgida del acuerdo de paz que firmó en 2016, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) se medirá por segunda vez en unas elecciones tras su magro debut en las legislativas de 2018, en las que apenas obtuvo el 0,27% de apoyos.

El partido de la exguerrilla que saboteó violentamente jornadas electorales durante su medio siglo de lucha armada postuló a 308 candidatos, la mayoría para concejos locales y solo 18 para alcaldías.

Los antiguos rebeldes enfrentan un difícil proceso de reincorporación social y económico marcado por denuncias de retrasos e incumplimientos oficiales, pero sobre todo ensombrecido por el asesinato de 168 excombatientes.

El jueves cayó muerto a tiros líder Alexander Parra, esposo de una candidata al concejo del municipio de Mesetas (centro), dentro de una de las zonas protegidas por el Estado y donde se agrupan exguerrilleros que están en vías de reinserción.

"Que las urnas hoy se llenen de sueños de paz y sean una oportunidad más para defender la vida, de la mano de hombres y mujeres del común comprometidos con el sueño de un país diferente. Por los que nos han arrebatado, por los hijos de la paz, por el futuro... que gane la paz", clamó el jefe de la FARC, Rodrigo Londoño, conocido también como Timochenko.

Con el desarme de unos 7.000 guerrilleros comunistas, bajó la intensidad del conflicto armado, pero persiste la violencia en varios puntos del país por cuenta de grupos de ultraizquierda, de origen paramilitar o que operan como ejércitos del narcotráfico.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.