Saltar al contenido principal

Colombia: Bogotá elige a su primera alcaldesa y el uribismo pierde importantes bastiones

Claudia López celebra su elección a la Alcaldía de Bogotá en Colombia, el 27 de octubre de 2019.
Claudia López celebra su elección a la Alcaldía de Bogotá en Colombia, el 27 de octubre de 2019. Luisa González / Reuters

Tras una apretada contienda y con el 35,21% de los votos, Claudia López, abanderada de la lucha contra la corrupción y abiertamente homosexual, será la alcaldesa de la capital colombiana. El uribismo perdió en Medellín, bastión del expresidente.

Anuncios

Es un hecho sin precedentes en Colombia. Por primera vez en la historia del país una mujer se convierte en la alcaldesa de Bogotá por medio de una elección popular. Se trata de Claudia López, del Partido Alianza verde, que obtuvo el 35,21% de los votos, en una ajustada contienda contra el 32,48% del candidato independiente Carlos Fernando Galán en los comicios locales.

López se desempeñó como senadora de la República desde 2014 a 2018 y también aspiró a la Vicepresidencia de Colombia en 2018. En ese mismo año impulsó la Consulta Anticorrupción, un plebiscito que planteaba entre otras cosas, reducir el salario de los congresistas, pero no tuvo éxito.

De orígenes campesinos, ambientalista, investigadora, abiertamente homosexual y considerada de ideología de centro, Claudia López ocupará a partir del 1 de enero de 2020 el segundo cargo público más importante de un país tradicionalmente conservador.

Claudia López, la abanderada de la lucha anticorrupción que gobernará Bogotá

En 2011 otra mujer, Clara López Obregón, estuvo en el cargo. Sin embargo, fue designada allí como alcaldesa encargada por el entonces presidente Juan Manuel Santos luego de que Samuel Moreno Rojas fuera suspendido de sus funciones como alcalde en medio de una investigación en su contra por corrupción.

La fuerza del expresidente Álvaro Uribe se frena en Medellín

Muy por debajo quedó en Bogotá el candidato Miguel Uribe Turbay, el candidato apoyado por el partido Centro Democrático (CD) del expresidente y ahora senador, Álvaro Uribe Vélez.

Pero la ruptura para el uribismo llegó desde el bastión de este líder de la derecha: Medellín, su ciudad natal, históricamente conservadora. Allí, el candidato a la Alcaldía por el CD, Alfredo Ramos, a quien las encuestas daban como ganador, perdió estrepitosamente ante un rival independiente, Daniel Quintero Calle.

El uribismo perdió los dos cargos más importantes de la región antioqueña, pues la gobernación de este departamento quedó en manos del liberal Aníbal Gaviria que derrotó a Andrés Guerra del Centro Democrático, por más de 160.000 votos.

En la tercera ciudad de Colombia, Cali, se impuso el exalcalde Jorge Iván Ospina también del partido Alianza Verde y quien figuraba como favorito por encima del candidato del uribismo Roberto Ortiz.

"Perdimos, reconozco la derrota con humildad. La lucha por la democracia no tiene fin" dijo el expresidente Álvaro Uribe Vélez en sus redes sociales tras conocer los resultados de las gobernaciones y alcaldías.

Otro de los derrotados, pero de la izquierda, fue el excandidato presidencial Gustavo Petro cuyo candidato a la Alcaldía de Bogotá, Hollman Morris, logró un tímido 13,99 % de la votación.

En Barranquilla y con una abrumadora mayoría se convirtió en alcalde el candidato de la  tradicional familia Char, que ha gobernado la capital del departamento del Atlántico durante los últimos años: Jaime Pumarejo.

Los resultados tienen un común denominador: los extremos perdieron terreno y fueron castigados por el electorado. Ni la extrema izquierda ni la extrema derecha tienen elementos para celebrar los resultados de elecciones regionales.

Dos excombatientes de las FARC llegan a gobernar

Desde que se desmovilizaron de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras el Acuerdo de Paz en 2016, esta es la primera vez que los exguerrilleros tenían la opción de participar en las elecciones locales y también la primera vez que dos de ellos ocuparán cargos de elección popular.

Por un lado Guillermo Enrique Torres Cueter, conocido como 'El cantante de las FARC' y quien ahora será el alcalde de Turbaco, un municipio ubicado a unos 25 kilómetros de Cartagena. Sin embargo, Torres no representa al partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) que nació tras la firma de la paz, sino que entró a la política a través de una alianza conformada por partidos de izquierda.

El otro caso es el de Edgar Figueroa Ramírez, que ganó la Alcaldía de Puerto Caicedo, departamento del Putumayo, en representación del Partido Alianza Social Independiente (ASI).

La FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) no inscribió candidatos a ninguna de las 32 gobernaciones del país y aunque sí lo hizo a 16 alcaldías, no ganó ninguna. En 2018 participaron en las elecciones legislativas pero tampoco tuvieron éxito. Pero la participación en política de un grupo que hasta hace unos años estaba portando fusiles y aterrorizando a la población es una de las ganancias del Acuerdo de Paz, que se está implementando en medio de diversas dificultades.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.