Saltar al contenido principal
PERFIL

Este es Alberto Fernández, el nuevo presidente de Argentina

Alberto Fernández durante la campaña presidencial, junto con su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, en Santa Rosa, Argentina, el 17 de octubre de 2019.
Alberto Fernández durante la campaña presidencial, junto con su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, en Santa Rosa, Argentina, el 17 de octubre de 2019. Agustin Marcarian / Reuters

Peronista y heredero del kirchnerismo, Alberto Fernández es un abogado con larga trayectoria en el sector público. Aunque hoy llega al poder de la mano del kirchnerismo, tuvo horas bajas con la que será su vicepresidenta: Cristina Fernández.

Anuncios

Tras desayunar con sus amigos este domingo 27 de octubre, Alberto Fernández hizo su ritual de todas las mañanas: sacar a pasear a su perro Dylan, una celebridad en las redes sociales. Horas después se convirtió en el presidente electo de Argentina.

Abogado de la Universidad de Buenos Aires y docente universitario, Alberto Fernández nació en Buenos Aires el 2 de abril de 1959. En 1985, durante el gobierno del radical Raúl Alfonsín, fue subdirector general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía.

Entre 1989 y 1995, durante el gobierno del peronista Carlos Menem, fue titular del organismo regulador del mercado de seguros en Argentina. Entre 1997 y 2000 fue vicepresidente del grupo de empresas del estatal Banco de la Provincia de Buenos Aires.

A pesar de que asegura que abrazó la militancia a los 14 años, fue solo hasta mediados de la década de 1990 cuando se inició en la política, específicamente en el peronismo de la capital argentina. Hoy representa al partido opositor Frente de Todos.

Los Fernández: una relación de amigos y rivales

Su amistad con el fallecido expresidente Néstor Kirchner lo llevó a ser su jefe de campaña en 2003 y luego jefe del gabinete de ministros. La presidenta Cristina Fernández lo mantuvo en ese puesto desde que asumió en 2007, pero un año después renunció, en medio de un severo conflicto entre el Ejecutivo y el sector agropecuario.

Tras su salida del Gobierno, se convirtió en un crítico de la gestión de Cristina Fernández hasta que protagonizó una poco usual jugada política en la que la fórmula vicepresidencial elige a su candidato y no al contrario.

En mayo pasado y tras limar casi una década de asperezas, Cristina Fernández propuso su candidatura a la Presidencia, cuando la mayoría daba por descontado que sería ella quien buscaría volver a la Casa Rosada. "Un día me llamó Cristina y me dijo 'Alberto, es tu turno'. Gracias, Cristina, por la confianza".

De inmediato, surgieron dos interrogantes: ¿cómo será la relación entre estos dos políticos que hasta hace poco más de seis meses estaban enemistados?, ¿quién gobernará en la práctica, Cristina o Alberto?

Cristina Fernández participó en la campaña con bajo perfil, consciente de haber perdido parte del beneplácito popular por algunas políticas de su gestión y los casos judiciales por presunta corrupción en su contra.

La historia reciente de Argentina no ha ayudado en relaciones como estas, de amores y odios, y las relaciones de los jefes de Estado con sus vicepresidentes muchas veces han tenido un mal final.

La propia Cristina terminó rompiendo todo diálogo con el vicepresidente de su primer mandato, el radical Julio Cobos, tachado de traidor por el kirchnerismo cuando él se puso del lado de las patronales rurales en el complejo conflicto de 2008 por los impuestos a las exportaciones de granos, un hecho que, por cierto, determinó la brusca salida de Alberto Fernández de aquel Gobierno.

Los pilares familiares del nuevo presidente de Argentina

Los pilares familiares de Fernández los componen su pareja, la periodista y actriz Fabiola Yáñez y su hijo Estanislao Fernández, estudiante de diseño y una de las más conocidas drag queens en Brasil, motivo de orgullo para el líder peronista.

"Estoy orgulloso de mi hijo, ¿cómo no puedo estar orgulloso?, es un activista de los derechos de esa comunidad. Me preocuparía si mi hijo fuera un criminal, pero es un gran hombre", dijo en una entrevista en junio.

Y su mascota, un collie nacional, hace parte activa de su familia. Dylan tiene 90.000 seguidores en su cuenta de Instagram y a menudo da de qué hablar por sus irreverentes publicaciones.

"Espero poder seguir paseándolo. Los argentinos siempre soñamos con tener un presidente común. Déjenme ser un tipo común, que eso es lo que más quiero", dijo Fernández a los periodistas cuando recorría junto a su perro Dylan un parque vecino a su casa, mientras se abrían las urnas de los comicios que le dieron la victoria en primera vuelta este 27 de octubre.

El Alberto Fernández futbolero

Alberto Fernández es hincha de Argentinos Juniors. En julio de este año saltó al campo del estadio de ese club, llamado Diego Maradona, en el entretiempo de un partido ante River Plate. Recibió una camiseta con su nombre y fue vitoreado por los hinchas.

El jueves 24 de octubre rememoró, a través de su cuenta de Twitter, el 34 aniversario de la obtención de la Copa Libertadores por parte de Argentinos Juniors.

Sin embargo, hace poco aseguró que, si ganaba las elecciones, el fútbol no estaría en su agenda porque "Argentina tiene millones de problemas más importantes".

Argentina tiene nuevo presidente, político, peronista y futbolero.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.