Saltar al contenido principal

Nueva jornada de protestas antigubernamentales en Haití deja dos muertos

En Puerto Príncipe se vivieron momentos de tensión con la muerte de dos personas en las protestas del pasado 27 de octubre de 2019.
En Puerto Príncipe se vivieron momentos de tensión con la muerte de dos personas en las protestas del pasado 27 de octubre de 2019. Jean Marc Herve Abelard / EFE

La indignación sacude al país por la falta de comida y combustible, que ahora amenaza con dejar a la isla sin energía. Las marchas se intensificaron esta semana alentadas por la oposición y prometen no parar.

Anuncios

La tensión no se rebaja en Haití. Este domingo 27 de octubre dos personas fallecieron en una nueva jornada de protestas contra el presidente del país, Jovenel Moïse. La oposición convocó una manifestación en Puerto Príncipe, la capital, que reunió a miles de personas y que no tardó en convertirse en otra batalla entre manifestantes y policía.

Un hombre fue acusado de matar a uno de los manifestantes. Acto seguido, varios de los participantes en las protestas acorralaron al hombre y lo lapidaron hasta que también perdió la vida. La agencia EFE confirmó ambas muertes.

La protesta del domingo también dejó varios locales públicos y privados incendiados, mientras que se produjeron algunos saqueos a comercios. Los manifestantes usaron cócteles molotov para provocar los incendios.

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los haitianos que protestan no son novedad en el país. De hecho, se calcula que una veintena de personas ya han perdido la vida en las últimas semanas de manifestaciones.

Este mismo domingo también se manifestaron varias decenas de policías para reclamar mejores condiciones de trabajo. Entre otras cosas, pidieron poder organizarse en un sindicato, algo que por ahora les está vetado. Aseguraron que, si sus peticiones no son escuchadas, podrían llegar a deponer las armas.

Que manifestantes como fuerzas de seguridad estén encontrándose en algunos puntos refleja el hartazgo económico, político y social en una isla que arrastra una herencia de hambre y pobreza acentuada por la corrupción de la clase dirigente. Con rabia y hambre, los haitianos prometen seguir en las calles.

La oposición anuncia una semana de protestas "por el cumplimiento de sus legítimas reivindicaciones"

El domingo fue el inicio de una semana de movilizaciones anunciadas por la oposición para pedir la renuncia de Moïse. El portavoz del opositor Sector Democrático y Popular, André Michel, lo describió así: "Habrá una verdadera batalla política. Lo que ya habías visto no significa nada. El juego de niños ha terminado. Todo el país se levantará. Todas las instituciones estarán cerradas. No nos vamos a rendir".

"Apelamos a la comunidad internacional a unirse al pueblo haitiano en su lucha por el cumplimiento de sus legítimas reivindicaciones", agregó en un mensaje en Twitter.

Haití lleva seis semanas paralizado por las protestas. Esta nueva oleada de indignación nace de la falta de combustible que afecta al país desde hace meses y que provoca un aumento de precios insostenible para el país más pobre de América Latina. Además, Haití podría quedarse sin energía a partir de este mismo lunes.

Así lo anunció la empresa Sogener, una de las principales generadoras del país. En una carta pública dirigida a Moïse, la compañía aseguró que "podrá mantener el ritmo actual de producción de las centrales eléctricas hasta el lunes 28, a menos que la empresa Electricidad del Estado de Haití reduzca su nivel de consumo".

Sogener denuncia que no tiene combustible porque no ha sido capaz de pagar su último pedido de 30.000 barriles de crudo, ya que el Banco de la República de Haití no ha cumplido con los pagos que le debe.

Las protestas señalan a Moïse como responsable directo de la crisis de combustible. Según un informe del Parlamento haitiano, los gobiernos del país malversaron sistemáticamente los fondos del plan Petrocaribe, un programa venezolano impulsado por Hugo Chávez que ofrecía combustible a países latinoamericanos a precios preferenciales.

Los fondos que se ahorraban gracias a la alianza con Venezuela debían destinarse a infraestructuras públicas y programas sociales. Sin embargo, la población haitiana nunca vio esos beneficios.

A pesar de las semanas de fuego en las calles de Puerto Príncipe contra la corrupción y la desigualdad social, Moïse se niega a renunciar.

Con EFE y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.