Saltar al contenido principal

Chile: Incendios en la capital pese a la remodelación de Piñera de parte de su gabinete

 Un humo espeso envuelve una calle mientras se quema un centro comercial durante una protesta contra el Gobierno en Santiago, Chile, el 28 de octubre de 2019.
Un humo espeso envuelve una calle mientras se quema un centro comercial durante una protesta contra el Gobierno en Santiago, Chile, el 28 de octubre de 2019. Henry Romero / Reuters

Durante el primer día sin estado de emergencia, las protestas se intensificaron en Chile con varios focos de grandes incendios en el centro de Santiago, la capital, pese a la remodelación de parte del gabinete del presidente Sebastián Piñera.

Anuncios

Las llamas tomaron el centro de Santiago de Chile este lunes 28 de octubre con un incendio de grandes dimensiones durante los violentos enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, en una jornada en la que el presidente Sebastián Piñera cambió a ocho de sus ministros. 

Se trata del tercer paso importante que da el Gobierno de Piñera para apaciguar el descontento de miles de chilenos que han salido a las calles desde hace 10 días para manifestarse contra la desigualdad y la falta de oportunidades que ha generado el sistema económico. Después de retirar el proyecto que subía los pasajes del metro y anunciar un paquete de medidas para beneficiar a la clase media, Piñera hizo un cambio estructural de su gabinete.

Sin embargo, la remodelación del gabinete del líder chileno no frenó la marcha convocada este lunes frente al Palacio de la Moneda, sede del Ejecutivo, que acabó estallando en disturbios, barricadas e incendios. La manifestación fue reprimida a unos 200 metros antes de llegar a La Moneda, momento en el comenzaron las barricadas y los enfrentamientos entre protestantes y policías. 

Los bomberos se apresuraron para apagar el incendio masivo que, según medios locales, consumió una tienda de ropa y un restaurante de comida rápida. Además, un hotel adyacente fue evacuado debido a las llamas y el humo. 

En medio de los disturbios, en plena Alameda Bernando O'Higgins, principal arteria de la ciudad, comenzó a arder un centro comercial que durante varias horas fue pasto de las llamas y desprendió una gran humareda negra. 

Un hombre extingue el fuego durante una protesta antigubernamental en Santiago, Chile, 28 de octubre de 2019.
Un hombre extingue el fuego durante una protesta antigubernamental en Santiago, Chile, 28 de octubre de 2019. Henry Romero / Reuters

Renovación del gabinete de Sebastián Piñera

De las 24 carteras, cinco ministros se despidieron del todo y otros tres cambiaron de despacho. En el salón Montt Varas, del Palacio de la Moneda, el primero en ser aplaudido con júbilo fue Gonzalo Blumel, que a sus 41 años asumió como nuevo ministro del Interior. La evidente diferencia de edad en comparación con Andrés Chadwick, el funcionario saliente, se repitió en el relevo de los otros ministros.

Blumel, quien ejercía como secretario general de la Presidencia, reemplazó a Chadwick, primo de Piñera, quien es uno de los focos de las críticas cuando comenzaron las protestas por el alza de 30 pesos en el precio del tiquete del Metro de Santiago. A Chadwick le achacan la represión con que las fuerzas de seguridad y los carabineros actuaron en contra de los manifestantes. En diferentes hechos y en el marco de las protestas han muerto al menos 20 personas.

"Si he fallado pido disculpas porque lo único que he querido es servir a mi país", dijo Chadwick, el más cuestionado de los ministros salientes y a quien le espera una posible acusación constitucional si así ha de considerarlo el Parlamento. Su imagen fue tachada por miles de ciudadanos que lo acusaron en redes sociales y en pancartas por sus decisiones para apaciguar los cacerolazos y el estallido social.

Al respecto, el presidente Piñera dijo que "tanto el Gobierno, como nuestras fuerzas armadas y de orden tenemos un sólido y profundo compromiso con los derechos humanos, y si se han cometido atropellos o vulneraciones, están siendo investigadas por la Fiscalía y deberán ser resueltas por la Justicia".

Los nuevos ministros "tendrán la misión de escuchar y abrir el diálogo hacia un Chile más justo"

La ceremonia avanzó con la juramentación y la firma de los otros siete nuevos ministros de Estado. Al abrazo emotivo entre Blumel y Chadwick, le siguió el de Ignacio Briones y Felipe Larraín. Briones es la nueva cara del Ministerio de Hacienda, y Larraín, la vieja. Lo curioso es que con 46 años, Briones viene a ser el segundo ministro más veterano de la reorganización ministerial.

La primera mujer en ser investida en esta oportunidad fue Karla Rubilar Barahona. Con 42 años, Rubilar asumió el Ministerio de la Secretaría General de Gobierno, que en otras palabras significa ser la nueva vocera de Piñera.

Rubilar reemplazó a Cecilia Pérez, quien no se fue del todo del gabinete. Pérez dejó de ser portavoz del Ejecutivo para investirse como la nueva ministra de Deporte en lugar de Pauline Kantor.

Otra mujer que se juramentó fue María José Zaldívar, que releva a Nicolás Monckeberg en la cartera de Trabajo. Uno de los principales retos que tiene es cumplir la promesa de aumentar el salario de los trabajadores para angostar la brecha de desigualdad de la que tanto se queja la ciudadanía.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, posa junto a sus nuevos ministros en la casa de Gobierno este 28 de octubre.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, posa junto a sus nuevos ministros en la casa de Gobierno este 28 de octubre. Ivan Alvarado / Reuters

Lucas Palacios, otro funcionario público, completó el primer ciclo de remodelación del gabinete al reemplazar a Juan Andrés Fontaine en el Ministerio de Economía.

Julio Isamit es la cara más joven del nuevo equipo de ministros. Con apenas 30 años, será el nuevo ministro de Bienes Nacionales, en reemplazo de Felipe Ward. Isamit participó en la Revolución de los Pingüinos, las movilizaciones masivas de estudiantes en 2006 y 2011 que le exigían, en su momento a los Gobiernos de Bachelet y Piñera, respectivamente, que bajaran las tarifas de la educación. Así pues, Isamit pasó de la revolución en las calles, a defender las políticas del Gobierno.

Felipe Ward, el más veterano, fue uno de los tres ministros que se trasladaron de cartera. Ahora pasó a ocupar la silla que dejó Gonzalo Blumel en el Ministerio de Estado.

Finalizadas las juramentaciones, Sebastián Piñera se ubicó detrás de un atril que antecedía el fondo de paredes púrpuras y cortinas grisáceas del salón Montt Varas para, con un tono conciliador, recordarles a los nuevos ministros que "tendrán la misión de escuchar y abrir el diálogo hacia un Chile más justo".

El estallido social en Chile cumple diez días y no se apacigua pese a los movimientos de Piñera

Piñera no se saltó las protestas. De hecho por allí empezó: "Chile no es el mismo que teníamos hace un par de semanas, Chile cambió y el Gobierno también tiene que cambiar para enfrentar estos nuevos desafíos y tiempos", sentenció el mandatario. Lo que sí condenó fue "la brutal ola de violencia, de maldad y destrucción que desataron pequeños grupos organizados".

Tras diez días de protestas en las que el mandatario llegó al punto de pedir perdón y lanzar una extensa agenda social para sopesar el marcado descontento social, Piñera disminuyó su nivel de aprobación a un 14 %, según una encuesta local. Se trata de la popularidad negativa más baja desde el retorno de la democracia a Chile en 1990.

Piñera destacó que "lo más doloroso" durante los días difíciles de Chile ha sido la pérdida de vidas humanas que hasta el momento llega a 20. El mandatario hizo alusión a que "hemos vivido entre el dolor y la esperanza y hemos conocido lo mejor y también lo peor de nuestra naturaleza humana".

Pero en las calles, antes que celebrar los cambios en el gabinete y el paquete de cambios en la agenda social, los chilenos que se manifiestan, siguen enojados y ahora a sus peticiones añadieron la renuncia inmediata de Piñera.

Con EFE, Reuters y medios locales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.