Saltar al contenido principal

Irak: al menos una decena de muertos en Kerbala tras el toque de queda en varias zonas del país

Manifestantes lloran ante el ataúd de un participante que fue asesinado en una protesta en la ciudad sagrada de Kerbala, Irak, el 29 de octubre de 2019.
Manifestantes lloran ante el ataúd de un participante que fue asesinado en una protesta en la ciudad sagrada de Kerbala, Irak, el 29 de octubre de 2019. Abdullah Dhiaa al-Deen / Reuters

Tras enfrentamientos violentos entre enmascarados y manifestantes que desafiaron el toque de queda, al menos 14 personas murieron en la ciudad santa de Kerbala, según la Comisión de Derechos Humanos iraquí.

Anuncios

La situación de orden social en Irak no mejora. Hombres armados enmascarados abrieron fuego este martes 29 de octubre de 2019 contra los manifestantes iraquíes en la ciudad santa chiita de Kerbala, provocándole la muerte a por lo menos 14 e hiriendo a cientos, según dijeron funcionarios de seguridad.

Este fue uno de los ataques individuales más mortales contra los manifestantes desde que estallaron las manifestaciones antigubernamentales el pasado 1 de octubre por el descontento social a causa de las dificultades económicas y la corrupción de la clase política dirigente.

El derramamiento de sangre en Kerbala, un importante lugar de peregrinación donde una venerada figura chiíta fue asesinada en una batalla del siglo VII, podría marcar un punto de inflexión en las manifestaciones en ese país del Medio Oriente.

Los militares, la Policía y el gobernador de Kerbala niegan los señalamientos

Aunque los enmascarados que abrieron fuego a los manifestantes no han sido plenamente identificados, algunos ciudadanos inconformes no dudan en la participación de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, el gobernador y jefe de la Policía de Kerbala, el primer ministro iraquí y los militares negaron que alguien fuera asesinado. Fuentes de seguridad y médicas dijeron a Reuters que las autoridades locales habían recibido órdenes estrictas de encubrirlo. La mayoría de los cuerpos eran de hombres jóvenes de otras provincias, según informaron.

El gobernador provincial, Nassif al Khutabi, también negó que los manifestantes fueran asesinados pero dijo que hubo algunas lesiones entre las fuerzas de seguridad. Al Khutabi dijo que los videos que se habían extendido en línea fueron fabricados y no se trataban de hechos ocurridos en Kerbala.

El jefe del departamento de salud de Kerbala dijo que 122 personas resultaron heridas, incluidos 66 miembros de las fuerzas de seguridad. Hasta el momento, la segunda oleada de protestas ha causado la muerte a al menos 83 personas y más de 3.000 heridos en todo Irak. El número total de muertos desde que comenzaron las protestas ahora es de al menos 250 personas.

La Comisión de Derechos Humanos iraquí informó que la Policía lanzó una campaña de detenciones tras el toque de queda, impuesto por las autoridades iraquíes tras cinco días consecutivos de protestas, y 140 personas fueron arrestadas, de las cuales 80 ya han sido liberadas.

Jaleb al Karbelayi, un activista de Kerbala, aseguró a EFE que miles de familias se manifestaron el lunes "de forma pacífica" en la plaza de Al Tarbiya, situada en el centro de la ciudad santa y que las fuerzas de seguridad dispersaron a los manifestantes con gases lacrimógenos, cañones de agua y disparos al aire.

Al Karabelayi aseveró que durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad "algunas personas" atacaron edificios gubernamentales "para cambiar el rumbo de las manifestaciones", mientras que la Policía respondió con "disparos que causaron decenas de víctimas".

Más manifestaciones en Bagdad, impulsadas por lo ocurrido en Kerbala

Decenas de miles de iraquíes llenaron el martes la plaza Tahrir de Bagdad, impulsados ​​por los informes que revelaron que las fuerzas de seguridad les dispararon a manifestantes en Kerbala durante la noche y por la negativa del primer ministro Adel Abdul Mahdi de convocar elecciones anticipadas.

Esta ha sido la congregación más grande en la capital iraquí desde que se reanudaron las marchas el pasado viernes. Las fuerzas de seguridad estacionadas en el cercano puente de Jumhuriya lanzaron gases lacrimógenos a los manifestantes que intentaron abrirse paso hacia la zona verde fuertemente fortificada, que alberga edificios gubernamentales y misiones extranjeras.

"Con vida y sangre te defendemos, Irak", corearon los manifestantes. La multitud estaba formada principalmente por hombres jóvenes, muchos de ellos cubiertos con banderas iraquíes. Las calles circundantes estaban repletas de automóviles, taxis, motocicletas y tuk-tuks a medida que más personas ingresaban.

Anteriormente, los sindicatos anunciaron que convocarían huelgas, siguiendo el ejemplo de los abogados y los maestros.

El manifestante Salah al Suweidi, hablando en la plaza Tahrir, dijo: "queremos que el Gobierno se vaya. Nuestra demanda no es que Abdul Mahdi renuncie, si renuncia, no es suficiente. El Parlamento debe irse, los partidos deben irse".

"Ayer rompimos el toque de queda y pasamos la noche, lo haremos nuevamente hoy, incluso si mueren 10.000, 20.000 o 100.000 personas. Lo que sucedió en Kerbala no será ignorado, la sangre de nuestros hermanos en Kerbala y otras provincias no fue derramada en vano", dijo.

En el sur de Irak, los manifestantes bloquearon la entrada al puerto de productos básicos de Umm Qasr cerca de Basora, lo que ralentizó las operaciones en un 80 %, según dijeron los empleados del puerto y los funcionarios locales.

Con Reuters, AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.