Saltar al contenido principal

Con videos de 10 minutos, Quibi hace streaming pensando en el móvil

Anuncios

Laguna Beach (Estados Unidos) (AFP)

Desde películas y series, hasta el pronóstico del tiempo, todo en segmentos de hasta 10 minutos para ver en el celular mientras se está en un atasco de tránsito o viajando en el bus: Quibi quiere hacer streaming lejos del televisor o la computadora.

El lanzamiento de este proyecto dirigido por Jeffrey Katzenberg, jefe de Disney entre 1984 y 1994, y creador de los estudios Dreamworks, está previsto para abril de 2020.

Los estudios de Hollywood fueron seducidos por la idea y pusieron sobre la mesa 1.000 millones de dólares, con pesos pesados de la industria como Steven Spielberg, Guillermo Del Toro y Jennifer Lopez trabajando en programas cortos diseñados específicamente para una pantalla de teléfono, que pueden ser vistos vertical u horizontalmente.

"Creamos una nueva plataforma para ver mientras estamos en movimiento", dijo Meg Whitman, directora ejecutiva de Quibi, durante una conferencia organizada en California por el Wall Street Journal sobre tecnología. "Capaz de llegar a una audiencia difícil de alcanzar como son los 'millenials'", la famosa 'generación Y' de los nacidos entre 1980 y 2000.

Para conquistarlos, Quibi, que proviene de "Quick bites" (bocados rápidos), propone "vídeos de alta calidad de Hollywood, con formatos cortos totalmente optimizados para móviles" que no pueden ser vistos en ningún otro medio, señala Whitman.

No se trata solo de cómo se filman, comprimen y reproducen las imágenes, sino también de la forma como son presentadas las historias, destacó la exjefa de eBay y Hewlett-Packard.

"Contamos las historias en capítulos. Una de nuestras principales ofertas serán las películas, de una hora y media o dos, contadas en capítulos de 10 minutos", con su propia dinámica y "un principio y un final".

"La mejor analogía es el Código Da Vinci, cada capítulo del libro tiene cinco páginas porque Dan Brown pensaba que la gente no quería leer 40 minutos seguidos", continuó.

Para Whitman, este formato corto es clave para captar la atención de futuros suscriptores para acompañar sus actividades diarias, principalmente entre lunes y viernes, entre las siete de la mañana y las siete de la tarde.

Una excepción será la serie de terror que está produciendo Steven Spielberg para Quibi, para la que pidió que solo pueda ser vista al caer la noche y así crear un ambiente propicio.

- "El mayor riesgo" -

El servicio, que inicialmente solo estará disponible en Estados Unidos y Canadá, tendrá un coste cercano al de la plataforma Disney+: 7,99 dólares al mes sin publicidad, 4,99 dólares con publicidad.

El espacio publicitario para los primeros 12 meses de operación ya está a la venta por el orden de 150 millones de dólares, pero ¿aparecerán los clientes?

Tom Nunan, productor y profesor de la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la UCLA, sostiene que el servicio pago de YouTube es prueba "de que este modelo de negocio no funciona".

"Considero que de todos los nuevos servicios de streaming que se están lanzando, Quibi es el que conlleva el mayor riesgo por su compromiso exclusivo al formato corto, cuando no hay evidencia de que la gente quiera suscribirse a este tipo de contenido", dice a la AFP.

Pero Gene Del Vecchio disiente. Este especialista en mercadeo y comportamiento del consumidor de la Universidad del Sur de California cree que "Quibi puede ser viable". El formato "se adapta al estilo de vida de los jóvenes de hoy, pequeñas piezas que pueden ver mientras se mueven aquí y allá".

Whitman destaca la ventaja de Quibi para atraer proyectos: "Pagamos el coste de producción más el 20%. Mantenemos los derechos del formato corto por siete años y al cabo de ese tiempo los creadores retoman su propiedad intelectual".

"Pueden editar la película en otro formato y venderla a otro servicio de streaming luego que se haga popular en Quibi. Nos parece bien porque realmente no vemos como competidores" los servicios de streaming tradicionales, asegura.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.