Saltar al contenido principal

Desde el ataque a la prefectura de París 7 policías han sido desarmados

El Jefe de la policía de París, Didier Lallement, dando una conferencia de prensa en París el 4 de octubre de 2019.
El Jefe de la policía de París, Didier Lallement, dando una conferencia de prensa en París el 4 de octubre de 2019. Mathieu Champeau / AFP

En Francia, a siete agentes de policía se les han retirado las armas por sospechas de radicalización desde el ataque a la prefectura de policía de París el pasado 3 de octubre.

Anuncios

Casi un mes después del ataque en la prefectura de policía de París, en el que murieron cinco personas, entre ellas el agresor, la comisión de investigación de la Asamblea Nacional francesa escuchó al Jefe de la policía parisina Didier Lallement, el miércoles 30 de octubre.

Durante la audiencia, Lallement indicó que siete policías fueron "desarmados" por sospechas de radicalización "desde el 3 de octubre", fecha del atentado en la prefectura de policía de París. Añadió que había solicitado a la Dirección General de la Policía Nacional (DGPN) "tres suspensiones", de las cuales "una" fue implementada. En total, hubo 33 señalamientos por posible de radicalización.

El Jefe de la Policía recordó que el 7 de octubre había enviado una nota a todos sus servicios solicitando que informaran sistemáticamente de todos los posibles síntomas de radicalización. El autor de la masacre, Mickaël Harpon, estaba a cargo del mantenimiento informático en el departamento de inteligencia de la prefectura de policía (DRPP). Según un informe interno de su departamento, había justificado ante algunos de sus colegas el ataque terrorista contra Charlie Hebdo en 2015, sin que fuera formalmente señalado.

El presidente de la comisión de investigación, Éric Ciotti (LR), interrogó al señor Lallement sobre el caso de Mickaël Harpon: "¿Se ha informado al DRPP sobre el "perfil" del Sr. Harpon? El comisario de policía remitió el caso a la investigación judicial, que los miembros de la comisión, entre ellos Marine Le Pen (jefe de un partido de extrema derecha francés), no apreciaron, considerando que los hechos merecían "respuestas".

En respuesta a las preguntas de los eurodiputados, Didier Lallement insistió en que "la conversión al islam no debe conducir a ningún control particular". La lucha contra la radicalización no debe transformarse en "una denuncia sistemática" en contra de algunos porque pertenecen a una determinada religión", advirtió.

Con AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.