Saltar al contenido principal

Fiat Chrysler y Peugeot dan los primeros pasos para oficializar su fusión

Los logos de la italiana Fiat y la francesa Peugeot ilustran parte de las marcas involucradas en la fusión de los grupos automotrices de los que hacen parte estas dos compañías.
Los logos de la italiana Fiat y la francesa Peugeot ilustran parte de las marcas involucradas en la fusión de los grupos automotrices de los que hacen parte estas dos compañías. Regis Duvignau / Ilustración / Reuters

El grupo neerlandés y el fabricante francés anunciaron que juntarán fuerzas en un negocio 50-50 que consolidaría la alianza como el cuarto fabricante de automóviles más grande del mundo.

Anuncios

El negocio busca hacer frente al alto costo de las nuevas tecnologías y al descenso de la demanda a nivel global. Por un lado, Fiat Chrysler Automobiles (FCA), que además de las principales marcas de origen italiano y estadounidense, respectivamente, reúne los vehículos de Jeep, Dodge y Alfa Romeo, entre otros. En la otra parte, Peugeot S.A. o Grupo PSA, se destacan los autos de Peugeot, Citroën y Opel.

La alianza 50 - 50 entre los dos grupos consolidaría una alianza de 50.000 millones de dólares que la ubicaría como la cuarta más grande del mundo. El nuevo grupo tendría sedes en París, Milán y Nueva York. Carlos Tavares llegaría desde Peugeot para ser el director ejecutivo de la alianza y John Elkann, actualmente en Fiat Chrysler, sería el presidente del consejo directivo.

La alianza de Fiat Chrysler con Peugeot busca más tecnología y nuevos mercados

Según los analistas, con la fusión FCA tendrá acceso a las modernas plataformas de Peugeot en la fabricación de vehículos, particularmente ahora que se están consolidando nuevas normas en cuanto a emisión de gases y se empieza a expandir la tecnología de vehículos automatizados. PSA, por su parte, se abrirá camino en el mercado estadounidense en el que está bien posicionado FCA con marcas como Ram y Jeep.

Philippe Hourchois, analista de la empresa de banca de inversión Jefferies, dice que tras el ajuste en las diferencias de los valores del mercado y los pagos planeados de dividendos, PSA tendría que pagar un 32% extra para lograr la división del 50 - 50 y tomar control de FCA.

Un trabajador en el complejo industrial de Mirafiori, en Turín, Italia, trabaja en la instalación del primer robot en la línea de producción del nuevo auto eléctrico Fiat 500 BEV. El 11 de julio de 2019.
Un trabajador en el complejo industrial de Mirafiori, en Turín, Italia, trabaja en la instalación del primer robot en la línea de producción del nuevo auto eléctrico Fiat 500 BEV. El 11 de julio de 2019. Massimo Pinca / Archivo Reuters

Las acciones de FCA se valorizaron un 11% para alcanzar los 14,248 euros, su mejor precio en el último año. Mientras que las acciones de PSA cayeron un 14% para llegar al punto más bajo de las últimas 2 semanas, 22,38 euros.

"Los accionistas de PSA están asumiendo más riesgo de mercado que los de FCA", explicó Houchois y añadió que, no obstante, este negocio era la combinación más atractiva y lógica en este momento para la industria.

El Gobierno francés dio el visto bueno a la alianza Fiat Chrysler - Peugeot

Hace menos de cinco meses, FCA abandonó los diálogos para aliarse con Renault, el rival francés del Grupo PSA. Este jueves 31 de octubre, el ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno le Maire, explicó que en su momento el Gobierno y el aliado japonés de Renault, Nissan, se opusieron a la fusión porque tienen otras urgencias. "Desde el principio hemos dejado claro que para el Estado la prioridad era el refuerzo de la alianza entre Renault y Nissan, y por otra parte estamos creando un nuevo campeón automovilístico mundial con la posibilidad de que se produzca esa fusión", dijo Le Maire sobre la fusión FCA-PSA.

La compañía francesa se sumó al anuncio. "El Grupo PSA y el grupo FCA buscan unir sus fuerzas para construir un líder mundial y entrar en una nueva era de la movilidad sostenible".

Le Maire reiteró que el Estado francés, que posee a través de la Banca Pública de Inversión (BPI) un 12 % de las acciones de PSA, vigilará que las negociaciones no afecten a su implantación industrial y al proyecto de creación de una filial europea de baterías eléctricas. El Estado francés también es dueño del 15% de Renault.

El nuevo grupo añadió que dispondría "de una gama completa", desde coches utilitarios hasta gama alta, y en él PSA y FCA alcanzarían "el tamaño necesario para efectuar las inversiones necesarias para afrontar los desafíos de la transición energética, la electrificación y la conducción compartida, autónoma y conectada".

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.