Saltar al contenido principal

La debilidad del crecimiento del PIB hace temer el estancamiento en la zona euro

Anuncios

Bruselas (AFP)

El crecimiento de la zona euro siguió siendo débil en el segundo trimestre de 2019, según cifras publicadas este jueves, una consecuencia de los problemas de la industria manufacturera y que hacen temer una nueva fase de estancamiento.

Según la primera estimación de la oficina de estadísticas europea Eurostat, el crecimiento del PIB en los 19 países que usan el euro como moneda fue del 0,2% en el tercer trimestre, igual que el trimestre anterior.

"La economía de la zona euro no se siguió ralentizando en el tercer trimestre, lo que ya supone una buena noticia en el contexto actual de incertidumbre", apunta Bert Colijn, un economista de ING.

Sin embargo, "persisten los temores a un nuevo freno de la actividad económica a causa de la continuación de la recesión industrial", según el experto, que asegura que hacen falta "noticias positivas del entorno comercial" para evitar el declive.

La debilidad de la actividad en la zona euro se inscribe en un contexto de freno mundial de la economía, afectada desde hace meses por la guerra comercial y el Brexit, en particular en países muy exportadores como Alemania, cuya industria manufacturera está en recesión.

La única buena noticia de Eurostat el jueves fue que la tasa de crecimiento en el tercer trimestre es superior a la de los analistas, como los consultados por FactSet, que preveían una progresión limitada al 0,1%.

"Los próximos meses deberían ser difíciles" apunta Bert Colijn. "El cuarto trimestre no empezó bien y (...) de momento podrían persistir los riesgos a la baja".

Según Andrew Kenningham, de Capital Economics, los últimos indicadores apuntan a que el crecimiento "debería ralentizarse de nuevo en el cuatro trimestre".

La zona euro "progresará probablemente a un ritmo trimestral débil de cerca del 0,1% el próximo año", indicó.

En este contexto, el Banco Central Europeo (BCE) –cuya nueva presidenta, la francesa Christine Lagarde, asume el cargo el viernes– debería mantener su política de tasas de interés muy bajas para apoyar la economía.

- Inflación lejos del objetivo -

Por su parte la tasa de inflación de la zona euro sigue lejos del objetivo del BCE de mantenerla a un nivel ligeramente inferior al 2%.

Fue el caso en octubre, cuando se mantuvo en 0,7%, según los datos de Eurostat este jueves, la cifra más baja desde noviembre de 2016 (0,6%).

El freno se explica por la caída de los precios de energía en octubre (-3,2%). La inflación subyaciente (que no incluye productos volátiles como la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco) fue del 1,1%, frente al 1,0% de septiembre.

Al mismo tiempo, la tasa de desempleo, anunciada también el jueves por Eurostat, se mantuvo estable al 7,5% en septiembre, igual que en agosto (cifra revisada).

Se trata de la tasa más baja desde hace 11 años. "Creemos que el desempleo se mantendrá a este nivel durante los próximos meses", apunta Andrew Kenningham.

Desde que el desempleo en la zona euro cayó en septiembre de 2016 por debajo del 10,0% no ha dejado de caer.

En los peores momentos de la crisis, el desempleo alcanzó una cifra récord de 12,1%, en abril, mayo y junio de 2013.

Alemania es el país de la zona euro con la menor tasa de desempleo en septiembre (3,1%). En el otro extremo Grecia tiene la tasa más alta (16,9% en julio, el último dato disponible), seguida por España (14,2%).

En los 28 países de la UE, la tasa de desempleo fue de 6,3% en septiembre, estable en relación a agosto (cifra revisada).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.