Saltar al contenido principal

Las empresas británicas esperan que las elecciones permitan discutir más allá del Brexit

Anuncios

Londres (AFP)

Cansada de los debates sobre el Brexit, la comunidad empresarial británica espera que las elecciones parlamentarias cierren la interminable historia que pesa sobre la economía, aún si la asunción de un gobierno laborista también es una preocupación.

"Estas elecciones en invierno deben arrojar un aire primaveral a nuestra economía letárgica", dijo Carolyn Fairbairn, directora ejecutiva de CBI, la mayor central patronal del Reino Unido.

Los círculos económicos son casi unánimes y creen que la celebración de elecciones el 12 de diciembre -validada por el Parlamento británico el martes y aún por ser aprobada por la Cámara de los Lores el miércoles- es una oportunidad para terminar con más de tres años de incertidumbre desde el referéndum de junio de 2016.

Estos sectores no cesan de lamentar los efectos negativos en la economía que está paralizada debido a la reticencia de las empresas a invertir dado el escenario de incertidumbre.

Para la comunidad empresarial, una elección, especialmente si permite tornar efectivo el Brexit hasta el 31 de enero, es preferible a la continuidad del bloqueo político, a pesar de las incertidumbres inherentes a cualquier elección.

Ya habían expresado su alivio con el nuevo acuerdo negociado por Londres y Bruselas, que sin embargo no pasó la prueba del Parlamento británico y debería ser el corazón del programa electoral del primer ministro Boris Johnson.

- Discutir algo más que el Brexit -

Aún si la comunidad empresarial tiene una relación tumultuosa con Johnson -quien ha presionado durante mucho tiempo por un Brexit al 31 de octubre, incluso sin un acuerdo con la UE-, aunque el partido conservador ha sido tradicionalmente considerado como el que representa los negocios.

El acuerdo tejido por Johnson y Bruselas, considerado "más duro" que el negociado por la exprimera ministra Theresa May, también tendría la ventaja de pasar la página del Brexit y permitir a las compañías proyectarse en el futuro.

Cada central patronal sigue adelante con sus propuestas, la mayoría de ellas con la esperanza de que la campaña se abra a otros temas además del Brexit, en un país que intenta salir de una década de austeridad.

La Federación Británica de Pequeñas Empresas quiere aprovechar esta oportunidad para discutir, por ejemplo, una reforma fiscal que ayude a las empresas, o la modernización de las redes de carreteras.

"Tenemos que ejercer presión para asegurarnos de que no se trate solamente de una elección sobre el Brexit", apuntó Adam Marshall, director gerente de las Cámaras de Comercio Británicas, en declaraciones a la BBC.

Para Fairbairn, la campaña debería ser una oportunidad para recordar que "el Reino Unido es el lugar para invertir y comenzar un negocio".

El segumento financiero, emblema de la influencia internacional del Reino Unido y la fuerza impulsora del poderoso sector de servicios, garantiza que puede superar el Brexit, sea cual sea su forma.

- "Socialismo, ¿sí o no?" -

Así, será necesario escoger entre un Reino Unido post-Brexit todavía cercano de la UE a través de un acuerdo de libre comercio, o un país que juega sus propias cartas incluso para relajar las regulaciones para tornarse más atractivo.

Las empresas podrían alinearse inmediatamente detrás de los "Tories" a la cabeza de las urnas, ya que los asusta la perspectiva de una llegada al poder del Partido Laborista, liderado por Jeremy Corbyn.

"La verdadera pregunta es: ¿socialismo, sí o no?", se preguntó el miércoles por la mañana en su editorial el diario del segmento de negocios de Londres, City AM.

El partido Laborista prometió una política ambiciosa de nacionalización de la red ferroviaria y de los proveedores de agua y electricidad, redistribución de las acciones de las grandes empresas a los empleados o incluso aumentos de impuestos para los más ricos.

En una muestra de las tensiones, el CBI estimó 196.000 millones de libras del costo de la nacionalización propuesta por los laboristas, y de inmediato el partido acusó al núcleo patronal de difundir "información falsa".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.