Saltar al contenido principal

Nacionales de Washington ganaron su primera Serie Mundial de béisbol ante los Astros de Houston

El beisbolista dominicano Juan Soto celebra junto a su compañero Trea Turner de los Nacionales de Washington en el Minute Maid Park en Houston, Texas , EE. UU., el 30 de octubre de 2019.
El beisbolista dominicano Juan Soto celebra junto a su compañero Trea Turner de los Nacionales de Washington en el Minute Maid Park en Houston, Texas , EE. UU., el 30 de octubre de 2019. Larry W. Smith / EFE / EPA

Los Nacionales de Washington conquistaron por primera vez en su historia la Serie Mundial de béisbol tras imponerse 6-2 en el séptimo y definitivo juego ante los Astros de Houston.

Anuncios

La Serie Mundial de béisbol del año 2019 será recordada como una de las más emocionantes, dramáticas y atípicas en la historia de este deporte, tan popular y amado en Estados Unidos así como en varios países de Centroamérica y el Caribe. 

Fue emocionante y dramática porque fueron necesarios siete juegos para definir al campeón. Y fue atípica porque por primera vez en la historia en 1.420 series de postemporada al mejor de siete partidos en los deportes estadounidenses por excelencia, el béisbol (MLB), el baloncesto (NBA) y el hockey sobre hielo (NHL), todas las victorias fueron para los equipos que oficiaban como visitantes y ninguno de los contendores ganó ante su público. 

Con el 4-3 final en favor de los Nacionales de Washington, esta franquicia que fue fundada hace 50 años en Canadá como los Expos de Montreal y en 2005 se trasladó a la capital estadounidense, hizo historia al ganar su primera Serie Mundial y ganarle al favorito a conseguir su segundo título en los últimos tres años, los Astros de Houston. Además, le dieron la victoria a un equipo de Washington D. C. después de 95 años, tras el título obtenido por los Senadores (franquicia transformada en los Mellizos de Minnesota en 1961) en 1924.

Al igual que en toda la temporada, los Nacionales vinieron desde atrás para ganar

Los Nacionales llegaron a la definición de la Serie Mundial contra todo pronóstico. Estuvieron a punto de quedarse por fuera de la postemporada y entraron a las series divisionales por el comodín. En esa serie derrotaron a los Cerveceros de Milwaukee, luego dejaron en el camino al gran favorito, los Dodgers de Los Ángeles, y en la final le dieron una paliza a los Cardenales de San Luis. 

Aunque los Astros llegaban como favoritos, los Nacionales ganaron los dos primeros juegos de la serie, disputados en el Minute Maid Park de Houston, y los Astros replicaron en los tres siguientes partidos disputados en el Nationals Park. 

El pasado martes, cuando los Astros tenían todo para alzarse con el título en casa, echaron a perder un partido que ganaban por 2-0 al sucumbir por 7-2 gracias a una enorme actuación del lanzador Stephen Strasburg. Así, la serie quedó igualada 3-3 y fue necesario ir a un séptimo juego.

La historia del séptimo y decisivo juego de la final de la Serie Mundial, para el cual los Astros jugaron con su indumentaria alternativa de color naranja, dio un giro de 180 grados en la séptima entrada, cuando Anthony Rendón y Howie Kendrick conectaron sendos jonrones que impulsaron tres carreras y le permitieron a los Nacionales remontar el marcador y ponerse 3-2 arriba.

Los locales dominaban desde la segunda entrada cuando el cubano Yuli Gurriel impulsó un cuadrangular en dirección al jardín izquierdo. La otra anotación de los Astros llegó en el quinto episodio tras un sencillo que conectó el campocorto puertorriqueño Carlos Correa.

Ya sin la presencia del abridor Zack Greinke, que fue el gran dominador para los Astros en las primeras entradas, la serie quedó cuesta arriba para los Astros. Su relevo, Will Harris, no logró ponchar a ninguno de los bateadores en circulación y sufrió dos imparables, un jonrón y una carrera.

El dominicano Juan José Soto bateó otro sencillo en dirección hacia el jardín derecho y el jardinero Adam Eaton, que había robado la segunda base, anotó la cuarta carrera para los Nacionales. En la novena y última entrada, el mismo Eaton bateó otro sencillo hacia el jardín central y así anotaron el receptor Yan Gomes y el jardinero dominicano Víctor Robles para poner el 6-2 definitivo.

Al final, el pitcher de los Nacionales, Daniel Hudson, ponchó al bateador Michael Brantley y entonó el grito del triunfo con el catcher y todo el equipo se unió en un abrazo colectivo lleno de euforia por la histórica victoria que puso a celebrar a toda la franquicia y a los ciudadanos de Washington que celebraron hasta la madrugada.

Todo el equipo levantó el trofeo del Comisionado que los acredita como campeones de la Serie Mundial y Strasburg recibió el premio MVP (Most Valuable Player) al jugador más valioso de la serie, por su gran actuación en el sexto juego que resultó vital para mantener vivos a los Nacionales y forzar el séptimo partido.

Entre los jugadores latinoamericanos que integran la plantilla de los Nacionales y saborearon la gloria en el Minute Maid Park están los dominicanos Juan Soto, Víctor Robles, Gerardo Parra y Wilmer Difo; los venezolanos Asdrúbal Cabrera, Aníbal Sánchez y Adrián Sánchez; el cubano Roenis Elías y el brasileño Yan Gomes.

Con EFE y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.