Saltar al contenido principal

Con las protestas activas, el presidente de Irak se mostró a favor de celebrar elecciones

El presidente Barham Salih se dirigió al pueblo iraquí a través de un mensaje televisado en la noche del jueves 31 de octubre de 2019 desde Bagdad, Irak.
El presidente Barham Salih se dirigió al pueblo iraquí a través de un mensaje televisado en la noche del jueves 31 de octubre de 2019 desde Bagdad, Irak. Presidencia de la República de Irak vía Reuters

El presidente Barham Salih dijo estar a favor de los manifestantes y añadió que aprobaría unas elecciones anticipadas una vez se presente una nueva ley electoral. El primer ministro Adel Abdul-Mahdi dijo estar listo para renunciar.

Anuncios

Según el presidente de Irak, Barham Salih, el primer ministro Adel Abdul Mahdi está listo para renunciar tan pronto los principales bloques parlamentarios coincidan sobre su reemplazo. El presidente añadió este 31 de octubre que no puede haber una elección hasta que no se expida una nueva ley electoral, la cual se espera sea presentada la próxima semana en el Parlamento.

"El primer ministro ya había aceptado presentar su renuncia si los bloques aceptan en un reemplazo aceptable para adherirse a los estándares legales y constitucionales", dijo Salih en un mensaje televisado al país.

El martes, el primer ministro afirmó que todo sería más rápido si el presidente y su principal rival, Hadi al-Amiri, coincidían en un reemplazo, una decisión que podría prevenir meses de caos. Hace un año, antes del nombramiento de Abdul Mahdi, los parlamentarios se tomaron más de seis meses de negociaciones antes de elegirlo como primer ministro.

Pero mientras se hace efectiva la renuncia y se convoca a unas elecciones anticipadas, las protestas continúan en las calles. Para muchos de los manifestantes no bastaría con estos giros si no vienen acompañados de las medidas que logren un cambio en el sistema político y la situación económica de Irak.

Un mes de mortíferas protestas en Irak

El país ha vivido dos grandes olas de protestas en el último mes. Se estima que en el transcurso de los enfrentamientos con las fuerzas del orden han muerto 250 manifestantes en Bagdad y a lo largo del sur del país, de mayorías chiítas.

En general, además de la renuncia del Gobierno, los manifestantes piden que se revise el sistema político instalado con el apoyo de Estados Unidos luego de la invasión de ese país a Irak en 2003. Para muchos de los iraquíes que han participado en las movilizaciones, la nueva ley electoral debería romper con el largo dominio de muchos grupos políticos, muchos de ellos alineados con Irán.

Manifestantes protestan en contra del gobierno en Bagdad, Irak, el 31 de octubre de 2019.
Manifestantes protestan en contra del gobierno en Bagdad, Irak, el 31 de octubre de 2019. Khalid al-Mousily / Reuters

Pero por encima de estos cambios, los manifestantes piden que se enfrente a la corrupción, que se reforme el sistema judicial, que se hagan los ajustes para generar más oportunidades de trabajo y que se garantice la oferta de servicios básicos.

El sistema político iraquí y las quejas de los manifestantes

El sistema instalado luego de la invasión estadounidense de 2003 ha dado paso a una clase política que se ha atrincherado en el poder, a pesar de las elecciones regulares en el país.

Según un acuerdo no oficial, la Presidencia de Irak es ocupada por un ciudadano kurdo. El primer ministro es chiíta y el presidente del Parlamento es sunita. Pero muchos de los manifestantes alegan que este sistema no ha previsto la inclusión de más sectores. Tanto Salih como Abdul Mahdi han dominado la clase política del país desde 2003.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.