Saltar al contenido principal

Bolivia: Evo Morales pide el cese de la violencia durante la auditoría de la OEA

El presidente de Bolivia, Evo Morales, compareció en La Paz este 31 de octubre de 2019 para pedir el cese de la violencia
El presidente de Bolivia, Evo Morales, compareció en La Paz este 31 de octubre de 2019 para pedir el cese de la violencia Martín Alipaz / EFE

Los primeros integrantes de la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) llegaron a La Paz, la capital, este 31 de octubre. La auditoría de los resultados electorales durará doce días.

Anuncios

Evo Morales pidió una tregua. El presidente de Bolivia llamó a la calma a los ciudadanos del país, que vive días de convulsas protestas después de las elecciones del pasado 20 de octubre. Hace más de una semana que seguidores y detractores de Morales salen a la calle ante las denuncias de fraude electoral por parte de la oposición: en los enfrentamientos entre unos y otros ya han fallecido dos personas.

Por eso, este 31 de octubre el presidente salió al paso de la situación: “Pido a quien está en paro y bloqueo levantar y dar intermedio a sus movilizaciones hasta que la OEA y los delegados de tres países den su informe correspondiente”.

Esa misma mañana llegaban a La Paz, la capital del país, representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) para auditar los resultados de las elecciones y determinar si hubo fraude o no. Además de la misión internacional, Bolivia también invitó a delegados de España, México y Paraguay.

La auditoría deberá durar doce días, aunque el plazo es flexible, y entregará un informe a la OEA tras investigar los comicios del 20 de octubre. Morales aseguró que el resultado de esta investigación será acatado por parte del Gobierno boliviano.

“No tenemos ningún miedo, no tengo ningún miedo, porque nunca montamos fraude”, advirtió el mandatario. “La mentira no es parte de la cultura del movimiento indígena y originario (…) Solo queremos que se respeten las normas”, agregó.

Sin embargo, el líder opositor, Carlos Mesa, no acepta como legítima esta auditoría. Según el dirigente de Comunidad Ciudadana, que obtuvo el 36,51% de los votos frente al 47,08% de Morales, la investigación se pactó de manera “unilateral” con el Gobierno. Él mismo fue quien denunció que los comicios fueron fraudulentos y pidió que se repitieran.

La auditoría durará 12 días

Según la información proporcionada por la OEA, el equipo que realice la auditoría será de unas treinta personas y estará integrado por abogados, estadísticos, especialistas en documentos, caligrafía y organización electoral, entre otros.

Durante los doce días que trabajen en Bolivia, verificarán las actas, las papeletas y los votos, además de revisar el proceso de conteo a nivel informático y estadístico. También estudiarán la cadena de custodia de las urnas.

Con el fin de tener acceso a toda esta información, los delegados de la OEA se reunirán con el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Este órgano es precisamente el que dio a Morales como vencedor en las elecciones.

El equipo de la auditoría hará “un llamado a partidos políticos, academia y sociedad civil para que entreguen la información y denuncias que consideren deben ser analizadas”, explicó la OEA en un comunicado.

Las dos primeras muertes durante las protestas

La OEA llega después de una de las noches más convulsas en Bolivia. Al término de las protestas del miércoles 30 de octubre, dos hombres fallecieron en Montero, en la región de Santa Cruz, en medio de los enfrentamientos entre opositores y seguidores de Morales.

Este jueves, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, aseguró que las dos víctimas murieron por impactos de bala de armas distintas. La Policía aún busca a los responsables del crimen.

Las muertes, por ahora las únicas registradas desde que iniciaron las protestas, se dieron en el marco de los choques entre grupos de gente que se opone a la reelección de Morales y los que apoyan al actual presidente.

Bolivianos se manifiestan en La Paz el 31 de octubre contra el presidente, Evo Morales, tras la muerte de dos manifestantes
Bolivianos se manifiestan en La Paz el 31 de octubre contra el presidente, Evo Morales, tras la muerte de dos manifestantes Kai Pfaffenbach / Reuters

Mesa pidió a los opositores, los “compatriotas que están movilizados en todo el país” en “defensa del voto y de la democracia”, que siguieran protestando pero que lo hicieran de manera pacífica. Advirtió a los manifestantes que no cayeran en provocaciones y se retiraran en caso de enfrentamientos violentos.

Además, el líder opositor reclamó una “investigación independiente” sobre las dos muertes que se registraron en Montero, y subrayó no confiar en las instituciones estatales.

Por su parte, Morales aseguró que ya se abrió una investigación para encontrar a “los agresores” y prometió llegar hasta el final, “caiga quien caiga”. “Lamento mucho lo que pasó”, concluyó.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.