Saltar al contenido principal

Hong Kong se convierte en el asunto primordial para el Partido Comunista chino

Bandera nacional de China quemada en el distrito de Wong Tai Sin durante una protesta antigubernamental en Hong Kong, el 13 de octubre de 2019.
Bandera nacional de China quemada en el distrito de Wong Tai Sin durante una protesta antigubernamental en Hong Kong, el 13 de octubre de 2019. Athit Perawongmetha / Reuters

Durante las cuatro jornadas de reunión celebradas por el Comité Central del Partido Comunista chino se confirmó que se "intentará mejorar" el sistema de elección del jefe de Gobierno hongkonés y se castigará la sedición.

Anuncios

La Administración de Hong Kong fue la clave de la última reunión de la cúpula del Partido Comunista Chino. Las constantes protestas de la ciudad contra Beijing preocupan al Gobierno chino, que ve que lo que comenzó como una protesta contra un proyecto de ley de extradición está suponiendo un desafío mayúsculo contra la China continental.

Hong Kong fue una colonia británica hasta 1997 y, según un acuerdo, operará económica y políticamente de forma diferente al resto de China hasta 2047, pasados 50 años. En ese periodo Hong Kong puede disfrutar de un sistema parlamentario, teóricamente democrático y de un libre comercio típico de un país neoliberal. Pero hace 21 semanas todo cambió.

La jefa del Ejecutivo de la isla, Carrie Lam, propuso aprobar una ley de extradición de condenados a la China continental, algo que haría que esas personas fuesen juzgadas bajo un tribunal comunista. A partir de ahí, las protestas comenzaron y no pararon. Algo que ha ido preocupando cada vez más al Gobierno de Beijing y que ha hecho que sea el asunto prioritario en la reunión del Partido Comunista.

Bajo un gran hermetismo, esta cúpula del partido, encabezada por el presidente Xi Jimping, estableció que se debe mejorar el sistema de elección y destitución del mandatario al cargo en Hong Kong. Además, se acordó una mayor integración de las dos excolonias -Macao y Hong Kong- que actualmente gozan del acuerdo "Un país, dos sistemas".

A la cúpula del partido le preocupa los aires separatistas que se están adquiriendo en Hong Kong y la fortaleza con la que los manifestantes se están enfrentando a las autoridades de la isla y a Carrie Lam, simpatizante de las políticas de Beijing. Hong Kong se podría convertir en el talón de Aquiles de China, que además está inmersa en una guerra económica con las potencias occidentales.

El problema de Hong Kong según Beijing es la falta de patriotismo

El director de la Comisión de la ley Básica, Macao y Hong Kong, Shen Chunyao, aseguró que Beijing "busca mejorar el sistema judicial de Hong Kong para salvaguardar la seguridad nacional". Otro de los objetivos, según Shen, es "hacer frente a los problemas que afectan a la estabilidad social y el desarrollo a largo plazo".

Entre los asuntos hongkoneses en los que el Gobierno de China se mostró interesado, figura el de "fortalecer la educación en la Constitución y la ley básica, las condiciones nacionales, la historia china y la cultura china en Hong Kong y Macao, en especial entre funcionarios públicos y jóvenes, y mejorar la conciencia nacional y el patriotismo".

La prensa oficial china, en especial medios de retórica fuertemente nacionalistas, como 'Global Times', criticó en numerosas ocasiones la ausencia de patriotismo en el sistema educativo hongkonés, que no sigue el mismo currículo que en la China continental.

En un tono más contundente, Shen aseguró que el Gobierno chino "no tolerará ningún acto de división del país o de poner en peligro la seguridad nacional, y evitará y contendrá decididamente que fuerzas externas interfieran en los asuntos de Hong Kong y Macao y realicen actividades separatistas, subversivas, de infiltración o destructivas".

Con EFE, Reuters y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.