Saltar al contenido principal

Los focos brillan sobre la dupla Doncic-Porzingis en los Mavericks post-Nowitzki

Anuncios

Los Angeles (AFP)

Dos de los europeos con mayor talento actualmente en la NBA comparten un mismo concepto de básquetbol alegre, eficaz y desacomplejado: Luka Doncic y Kristaps Porzingis encarnan el radiante presente de unos Dallas Mavericks huérfanos del legendario alero Dirk Nowitizki, ya retirado.

"No veo mejor arma de doble filo en los próximos diez años", opina el ex All-Star Charles Barkley, hoy analista del canal TNT, respecto al potencial del tándem en la liga norteamericana, que encara la presente temporada cargada de dúos superestrella.

Si bien LeBron James/Anthony Davis en los Lakers, Kawhi Leonard/Paul George en los Clippers o James Harden/Russell Westbrook en los Rockets alimentan legítimamente las ambiciones de título de sus equipos con jugadores complementarios, todavía parece prematuro alojar en la misma categoría la dupla de los Mavs, pese a su excelente arranque de campaña.

Tras cuatro juegos y antes de desafiar a los Lakers el viernes por la noche, Dallas contabiliza tres victorias gracias al promedio de 25 y 22.3 puntos del armador Doncic y el pivot Porzingis, respectivamente. Pero, más allá de los números, la química entre el esloveno y el letón funciona tan bien que parece casi natural.

"Ambos pueden crear problemas para el rival por sí mismos, pero cuando se combinan, crean problemas mucho más grandes", anticipó su entrenador Rick Carlisle a pocas horas del comienzo de curso.

- 'Hijos' de Dirk -

Contar con dos talentos de semejante calibre a disposición es una bendición para quien gozó la edad de oro de los Mavericks cuando Nowitzki era rey. En 21 años, el alemán colocó a Dallas en el mapa de la NBA, incluso conquistando el título en 2011, y la ciudad texana correspondió esta semana al renombrar una de sus calles en su honor.

Ahora su legado descansa en las ágiles manos de Doncic y Porzingis, ambos rubios como él, de 20 y 24 años, respectivamente y quienes se ven a sí mismos como hijos espirituales de Nowitzki, con quien comparten el arte del tiro de larga distancia.

"Tenemos un gran vacío que llenar, Luka y yo, cuando vemos todo lo que Dirk ha hecho por esta ciudad, por este club, donde ha forjado una cultura durante 20 años. Tampoco debemos pensar mucho en ello, porque no es fácil de reproducir, pero estamos entusiasmados. Es una oportunidad", valoró Porzingis, quien parece haber superado la grave lesión de rodilla que le tuvo 20 meses de baja.

- El brillo de los focos -

Para Doncic, todo se reduce a "simplemente seguir los pasos de Dirk", mientras encara la dificultad de la tarea.

"La presión la tengo desde los 16 años. Me gusta", declaró el mejor novato de la temporada pasada, de quien Rick Carlisle, elogia "su habilidad para ver las cosas antes de que sucedan".

"Hace que el juego sea mucho más fácil para los demás. Los jugadores que tienen ese tipo de talento... es inusual. Lo he visto: jugué con Larry Bird (en los Boston Celtics) durante tres años cuando era el mejor jugador del planeta".

Pese a celebrar el encaje de ambos, el entrenador de los Mavs cree que aún queda trecho hasta verles levantar el título de campeones.

"Los focos están sobre ellos, son considerados nuestros dos mejores jugadores, pero aún son jóvenes. Cuando asumí el timón en 2008, Dirk estaba en su segundo o tercer contrato, Jason Kidd y Jason Terry en en su tercero o cuarto, y sabían del valor de las victorias porque habían sufrido derrotas difíciles. Luka y Kristaps aún no han estado allí", advirtió Carlisle, pidiendo paciencia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.