Saltar al contenido principal
Migrantes

Frontera en guerra: sirios y kurdos forzados a huir por la ofensiva turca

Tras el inicio de la ofensiva turca en el norte de Siria, el pasado 10 de octubre, la única opción de cientos de miles de personas fue huir. El fuego cruzado las obligó a refugiarse en albergues colectivos o en viviendas de familiares fuera de las zonas de conflicto, muchos en enclaves kurdos dentro de Siria, muchos más en Irak.

Anuncios

Entre aquellos que tuvieron que abandonarlo todo, se encuentra Khadijah Mohammad. Dejó atrás su casa, en medio del fuego cruzado. No lo dudó, prefirió preservar su vida y la de su hijo y huir, ahora se refugian en la ciudad kurda de Hasaka, situada al norte de siria.

"El viaje nos tomó casi cuatro horas. Era una distancia larga. Estábamos caminando y fue agotador", relata Mohammad.Cifras de ACNUR indican que unas 10.000 personas se movilizaron hacia Irak en los 10 primeros días de la ofensiva y otras 180.000 se trasladaron en el interior de Siria.

La situación es crítica: "necesitamos todo, necesitamos comida, los niños necesitan comida", comenta Thalja Mohdi, refugiada siria. Está a cargo de sus nietos, todos ellos huérfanos.

Las Naciones Unidas intentan dar solución a las necesidades básicas para aquellos que se han quedado en Siria o para aquellos que lograron llegar Irak, pero la cantidad de refugiados los desborda: según estimaciones del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, tras el inicio de la ofensiva son unos 11.7 millones de personas quienes necesitan asistencia.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.