Saltar al contenido principal

Pakistán: unos 35.000 islamistas exigen la renuncia del primer ministro, Imran Khan

Partidarios del partido religioso y político Jamiat Ulema-i-Islam-Fazal (JUI-F) agitan palos y cantan consignas durante la “Marcha de la libertad” para protestar contra el Gobierno del primer ministro Imran Khan, en Islamabad, Pakistán, el 1 de noviembre de 2019.
Partidarios del partido religioso y político Jamiat Ulema-i-Islam-Fazal (JUI-F) agitan palos y cantan consignas durante la “Marcha de la libertad” para protestar contra el Gobierno del primer ministro Imran Khan, en Islamabad, Pakistán, el 1 de noviembre de 2019. Akhtar Soomro / Reuters

Miles de manifestantes islamistas provenientes de distintas partes del país se reúnen en Islamabad para pedir la renuncia del primer ministro, Imran Khan, en medio de la crisis económica que afronta el país.

Anuncios

Decenas de miles de manifestantes islamistas se reunieron este viernes primero de noviembre en la capital de Pakistán, Islamabad. Llegaron con múltiples marchas multitudinarias provenientes de distintos puntos del país para exigir la renuncia de Khan.

Las fuerzas de seguridad bloquearon los principales puntos de entrada de la ciudad con contenedores, pero los manifestantes continuaron llegando lentamente.

Dentro de la capital, la tensión incrementa. Los colegios permanecen cerrados por segundo día consecutivo y múltiples embotellamientos tienen la ciudad paralizada, al tiempo que 17.000 oficiales de la Policía vigilan los acontecimientos.

El descontento por una economía vacilante y una inflación creciente, se hace notar: "Protestamos para enviar a sus casas a estos líderes incompetentes. Estamos desempleados y las fábricas están cerrando", dijo Abu Saeed Khan, quien viajó a la capital desde la ciudad noroccidental de Peshawar, a la agencia de prensa francesa, AFP.

El Gobierno de Khan, que prometió sacar a 100 millones de personas de la pobreza, intenta por mantener a flote la economía del país, pero su Gobierno, como muchos de sus predecesores, se vio obligado a recurrir al Fondo Monetario Internacional para pedir un rescate de 6.000 millones de dólares en julio. Además, la creciente inflación está atacando las canastas de las familias y el comercio se queja de no poder cumplir con los requerimientos fiscales.

Khan enfrenta su primera gran protesta como mandatario

Se trata de la primera gran protesta política que afronta el Gobierno de Imran Khan, quien llegó al poder en el verano de 2018. La manifestación, que ha sido llamada 'Marcha por la libertad', está dirigida por el opositor islamista Fazlur Rehman, quien encabeza el Jamiat Ulema-e-Islam (JUI-F), uno de los principales partidos islámicos de la nación. Rehman y sus seguidores reclaman la renuncia de Khan así como elecciones anticipadas.

La marcha comenzó varios días atrás. Rehman y sus simpatizantes salieron el jueves del distrito de Jhelum, a más de cien kilómetros de Islamabad, según el portavoz de la JUI-F, Abdul Jalil Jan. Un segundo grupo de manifestantes era paralelo a Peshawar, una gran ciudad en el noroeste. Los dos convoyes convergieron el jueves por la noche en Islamabad.

La oposición asegura que el Gobierno de Khan es ilegítimo y que es apoyado por el Ejército, que ha gobernado Pakistán durante aproximadamente la mitad de su historia y tiene dominio sobre su seguridad y su política exterior, sin embargo, el Ejercito rechaza cualquier intromisión en la política y Khan se niega a renunciar.

La manifestación ha levantado una ola de críticas en las redes sociales por la prohibición de los organizadores a permitir la participación de mujeres en la procesión. Incluso periodistas han denunciado no haber podido hacer un cubrimiento de los hechos por se mujeres.

Los manifestantes dieron un plazo de dos días al primer ministro para dimitir, aunque por el momento, el grupo se ha mantenido impreciso sobre las tácticas que planean usar durante la protesta o cuánto tiempo permanecerán en Islamabad.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.