Saltar al contenido principal

La represión del Estado ugandés contra la comunidad LGBTI

Refugiados ugandeses en Kenya llevan la bandera de la comunidad LGBTI. Archivo.
Refugiados ugandeses en Kenya llevan la bandera de la comunidad LGBTI. Archivo. Yasuyoshi Chiba / AFP

El arresto el pasado 21 de octubre de dieciséis activistas LGBTI, que fueron luego sometidos a torturas por parte de la policía en Uganda, puso en alerta a varias organizaciones internacionales.

Anuncios

El pasado 21 de octubre, dieciséis activistas LGBTI fueron arrestados y sometidos a pruebas anales forzadas por parte de la policía de Uganda. A pesar de que fueron liberados pocos días después, sus antecedentes penales siguen abiertos por la violación de la ley anti-gay. Así lo dijo a France 24 la investigadora de derechos LGBTI de Human Rights Watch (HRW), Neela Ghoshal.

La investigadora mostró su preocupación por el resurgimiento de la violencia contra las personas pertenecientes a dicha minoría, en un país donde la homosexualidad se castiga con cadena perpetua.

La organización no gubernamental está preocupada porque los activistas fueron convocados por la justicia y sus abogados no tienen acceso a su historial.

La ONG también solicita que los autores de las pruebas anales realizadas a estas personas sean castigados por tortura. De hecho, el Comité contra la Tortura de la ONU considera que el uso de exámenes anales forzados para encontrar "evidencia" contra personas acusadas de homosexualidad es un "acto de tortura".

"Amenazar y golpear a los homosexuales sin ninguna consecuencia"

Según la organización Sexual Minorities Uganda (SMUG en inglés), los ataques contra personas de la comunidad LGBTI han aumentado drásticamente en las últimas semanas, desde las declaraciones del ministro de Ética de Uganda, Simon Lokodo, quien pidió una legislación más dura contra los homosexuales.

El ministro solicitó a principios de octubre una revisión de la ley para imponer la pena de muerte a estas personas. Por el momento, la legislación de Uganda, que ya fue endurecida en 2014, castiga la homosexualidad con cadena perpetua.

"No ha habido condenas desde 2014, solo algunos arrestos, y las personas han sido liberadas a menudo, pero dieciséis personas arrestadas a la vez, eso es mucho", advirtió Neela Ghoshal. La investigadora agregó que “el mensaje al público es que los homosexuales pueden ser amenazados y golpeados por parte del Estado sin ninguna consecuencia”.

Desde agosto de 2019, la SMUG ha registrado cuatro asesinatos de personas LGBTI. La última muerte, que data del 5 de octubre, fue la de Brian Wassa, un asistente legal que falleció de una hemorragia cerebral por golpes recibidos en su casa en Kampala, como informó Amnistía Internacional.

Discurso homofóbico de políticos y evangelistas

Para Joel Bedos, miembro del Comité del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, los políticos ugandeses son en parte responsables del aumento de la violencia.

"La opinión pública es manipulada por políticos que hacen arrebatos homofóbicos para distraer la atención en momentos clave de la política interna: atacan a las personas LGBTI para que la gente olvide sus escándalos por corrupción o durante períodos electorales sensibles", lamentó Ghoshal.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, quien lleva más de treinta años en el poder, no se queda por fuera de esta situación. En repetidas ocasiones ha calificado a las personas homosexuales como "enfermos" y a la homosexualidad como una "tendencia" importada de los países occidentales.

Bedos señala también el creciente papel de las iglesias evangélicas estadounidenses en el discurso homofóbico y cómo esto influencia a la sociedad ugandesa y a otros países vecinos como Tanzania, Kenia, Ruanda y Burundi.

Traducción del francés por Andrea Amaya

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.