Saltar al contenido principal

Berlín vive por fin su derbi, treinta años tras la caída del Muro

Anuncios

Berlín (AFP)

A una semana del treinta aniversario de la caída del Muro de Berlín, el Unión Berlín ganó este sábado al Hertha (1-0) el primer derbi de la capital en la primera división alemana desde la reunificación del país, al término de un partido interrumpido unos minutos por hostilidades a distancia entre hinchas de los dos equipos.

Sebastian Polter marcó el único gol del partido, al transformar un penal en el minuto 87.

La tradición de un derbi, la rivalidad entre dos clubes de una misma ciudad, era algo lejano para Berlín, que este sábado tuvo la oportunidad de volver a experimentar las luces y sombras de este tipo de partidos.

Poco antes del minuto 50, la grada popular del Unión Berlín encendió un gran número de bengalas de color rojo, el del equipo. Era la señal que esperaban sus homólogos del Hertha, situados en la otra parte del estadio, para encender las suyas.

El césped se vio invadido por el humo y algunas de las bengalas fueron arrojadas al terreno de juego. El árbitro decidió entonces interrumpir el duelo, que estuvo parado seis minutos.

Los aficionados locales del Unión Berlín gritaron entonces lemas hostiles al Hertha. Los ingredientes estaban sobre la mesa para cocinar un derbi con su sabor más tradicional.

"Para dejarlo claro: es el partido más importante de la temporada. Más importante que el lugar en el campeonato", aseguraba antes del partido Kenny Schwarz, hincha del Unión Berlín de 22 años.

¿En qué queda todo esto el símbolo histórico de la caída del Muro? "Tengo 22 años, conozco evidentemente la historia, pero para nosotros eso no tiene mucho significado ahora", dijo entre risas.

- 'Lucha de clases' -

Entre los aficionados más veteranos, la pasión deportiva también ha ganado la partido en gran medida a la nostalgia.

"Somos dos equipos diferentes. No se puede hablar ya de amistad. Tampoco diría hostilidad, pero no nos gustan los azules", afirma Andreas Rudolf, de 56 años.

Antes de empezar a forjar una nueva rivalidad, Unión Berlín y Hertha tienen una historia de fraternidad, que se remonta a la época en la que la ciudad estaba dividida.

El Unión Berlín, fundado en 1966 en la RDA comunista, era un equipo modesto del Berlín Oriental, pero sus gradas eran conocidas por ser lugar de encuentro de opositores al régimen.

El Hertha era y sigue siendo el gran equipo de la parte oeste de la ciudad. Antes de la caída del Muro, los aficionados de los dos equipos mantenían buenas relaciones.

Incluso los dos equipos organizaron un partido amistoso histórico en enero de 1990, dos meses y medio después de la apertura del Muro, que se convirtió en una gran fiesta de unidad.

"Tradicionalmente nuestra relación es buena, pero este derbi se ha tensado por el Unión. Su presidente ha hablado de lucha de clases. Es una pena", lamenta Rainer Kusel, fan del Hertha de 71 años.

Desde la reunificación alemana, los dos equipos se habían enfrentado ya, pero fue en la segunda división, nunca antes en la primera categoría.

El partido de este sábado tuvo lugar en el pequeño estadio del Unión Berlín, el Alte Försterei, con capacidad para 22.000 personas.

El segundo asalto está previsto para el fin de semana del 21 de marzo en el inmenso Estadio Olímpico, donde juega el Hertha, con capacidad para 75.000 personas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.