Saltar al contenido principal

Cumbre del sureste asiático insta a la apertura del mercado regional

Anuncios

Bangkok (AFP)

Los dirigentes de la Asociación de las Naciones de Asia del sudeste (ASEAN) abogaron por la apertura del mercado regional, el sábado en Bangkok, como preludio de su cumbre anual, en la que se debatirá un gigantesco tratado de libre comercio Asia-Pacífico, promovido por Pekín.

China, en plena guerra comercial con Estados Unidos, trata de reforzar su influencia en la región y defenderá este acuerdo, denominado Asociación Económica Integral Regional (RCEP según su siglas en inglés).

Si es aprobado, crearía el mayor espacio de libre comercio del mundo, que reuniría a casi la mitad de la población mundial y a más del 30% del producto interno bruto del planeta.

La cumbre, que tiene lugar del sábado al lunes en la capital tailandesa, reúne a Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Birmania, Camboya, Laos y Brunei.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, y los primeros ministros de China, Rusia y Japón participan en el evento.

El gran ausente es el presidente de EEUU, Donald Trump, quien será representado por su secretario de Comercio Wilbur Ross y su consejero de seguridad nacional Robert O'Brien.

Iniciado en 2012, pero con dificultades para materializarse, el RCEP reúne a los 10 miembros de ASEAN, así como a China, India, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. En cambio, excluye a Estados Unidos y, de ser respaldado, pondría en evidencia el rechazo a la política de Donald Trump y a su visión unilateral del comercio internacional.

Para China, la firma del RCEP es crucial. Enfrentada a un feroz conflicto comercial con Washington, que ya le ha costado cientos de miles de millones de dólares en exportaciones, la economía china necesita un nuevo impulso.

En la cumbre podrían discutirse otros dos temas candentes: las tensiones en el Mar de China meridional y la repatriación a Birmania de cientos de miles de musulmanes rohingyas, que huyeron a Bangladesh en 2017 y temen ser perseguidos si regresan a sus hogares.

Alrededor de 17.000 policías y miembros de las fuerzas de seguridad fueron desplegados en Bangkok para la reunión, que comenzó sin incidentes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.