Saltar al contenido principal

El Salvador: luego de 38 años, exsoldados relataron cómo ocurrió la masacre de El Mozote

Dorila Márquez, sobreviviente de la masacre de El Mozote, asiste a una audiencia en San Salvador, El Salvador, el 1 de noviembre de 2019.
Dorila Márquez, sobreviviente de la masacre de El Mozote, asiste a una audiencia en San Salvador, El Salvador, el 1 de noviembre de 2019. Rodrigo Sura / EFE

Dos exmiembros del Ejército salvadoreño relataron cómo un batallón de élite ejecutó a unos 1.000 campesinos en El Mozote en 1981, con lo que respaldaron la versión de los sobrevivientes.

Anuncios

Los escabrosos detalles de la histórica masacre de El Mozote, ocurrida en El Salvador en 1981, fueron confirmados el pasado 1 de noviembre por dos exmiembros del Ejército durante una audiencia ante el Juzgado Segundo de Primera Instancia de San Francisco Gotera, al noroeste de ese país centroamericano. 

La Fiscalía General de la República (FGR) citó a estos dos testigos protegidos, identificados como "Juan" y "Sol", que pertenecían al Batallón Atlacatl y fueron testigos de aquella masacre perpretada entre el 10 y 13 de diciembre de 1981, en la que algunos historiadores han descrito como una de las peores masacres en la historia moderna de América Latina por la gran cantidad de víctimas y tácticas brutales utilizadas, incluidas la violación y la tortura.

Los testigos fueron los primeros exmilitares que confirmaron la versión de los hechos de las víctimas: que los soldados obligaron a unos 1.000 civiles inocentes, incluidos niños, mujeres y ancianos, a abandonar sus hogares en la provincia norteña de Morazán, les dispararon y luego quemaron sus casas.

Un equipo de abogados defensores de militares implicados en la masacre El Mozote durante una audiencia, en San Salvado, El Salvador, el 1 de noviembre de 2019.
Un equipo de abogados defensores de militares implicados en la masacre El Mozote durante una audiencia, en San Salvado, El Salvador, el 1 de noviembre de 2019. Rodrigo Sura / EFE

El Ejército salvadoreño ha negado en repetidas ocasiones esta versión de los hechos, por la cual han sido investigados 17 exmilitares, y en su lugar lo calificó como un enfrentamiento entre soldados y rebeldes armados. Sin embargo, "Juan" dijo que miembros del batallón al que pertenecían mataron a los civiles que vestían "humildemente" por "placer". "Sol" relató que las mujeres y los niños fueron detenidos y llevados a la Iglesia del centro de la ciudad antes de ser fusilados.

Un minuto antes del inicio programado de la audiencia, un abogado defensor presentó una petición para que se suspendiera la audiencia al argumentar que una ley de 2006 protegía a los testigos, pero el juez encargado del caso negó la moción.

Un abogado de la oficina del fiscal general dijo que ambos testigos conocían de primera mano los hechos, pero nunca participaron en ningún acto de violencia contra las víctimas. Los abogados de la defensa cuestionaron repetidamente al primer testigo Juan sobre su propio papel en la masacre. El equipo de defensa se negó a interrogar al segundo testigo.

Dos testigos protegidos se atrevieron a relatar la violenta masacre

"Si contaba esto antes, me iban a matar. Ahora lo hago para esclarecer las injusticias que se cometieron", acotó "Juan". Por su parte, "Sol" señaló que unos 1.500 militares llegaron hasta El Mozote y otros cantones aledaños para perpetrar la masacre.

Aseguró, además, que representantes de la cúpula militar llegaron al lugar para interrogar a las personas y que al finalizar los interrogatorios comenzó el asesinato. "Se escuchaban disparos, gritos y casas quemándose", relató el testigo.

Según el abogado, miembro de la organización de derechos humanos Cristosal y exprocurador de Derechos Humanos, David Morales, estas declaraciones confirman "plenamente lo que las víctimas sobrevivientes han relatado, que tropas llegaron a estos lugares y exterminaron a la población civil (...) seguimos confirmando, consolidando la evidencia del caso, la participación del Batallón Atlacatl y la cadena de mando hasta el más alto nivel", subrayó.

La masacre de El Mozote ocurrió durante la guerra civil de 12 años en El Salvador

En diciembre de 1981, El Salvador se encontraba en los primeros días de una guerra civil que dejó más de 75.000 muertos en un conflicto entre la guerrilla izquierdista y el Ejército salvadoreño. La masacre es considerada una de las más brutales en América Latina en el siglo XX

Una comisión de la verdad respaldada por la ONU identificó al Batallón Atlacatl, formado en Estados Unidos, como el autor de la masacre de El Mozote. La administración de Ronald Reagan proporcionó millones de dólares de ayuda al estado salvadoreño durante la guerra civil del país en nombre de la lucha contra el comunismo, en plena Guerra Fría.

Un registro estatal estima la cifra de víctimas de El Mozote en al menos 1.725, de las que 988 fueron ejecutadas, 48 sobrevivieron a la masacre, 660 son familiares de las personas asesinadas y 29 sufrieron desplazamiento forzado.

Los sobrevivientes y la familia de las víctimas primero intentaron abrir un caso para la masacre de El Mozote a principios de la década de 1990. Pero su camino hacia la justicia fue interrumpido por más de 20 años por una ley de amnistía aprobada poco después de los acuerdos de paz en 1992.

El caso contra 17 oficiales militares por crímenes contra la humanidad, incluyendo tortura, asesinato y desaparición forzada, ha estado en curso desde 2016 cuando una decisión de la Corte Suprema anuló la ley de amnistía del país por crímenes de la era de la guerra civil.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, habla durante una rueda de prensa en San Salvador, El Salvador, el 1 de noviembre de 2019.
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, habla durante una rueda de prensa en San Salvador, El Salvador, el 1 de noviembre de 2019. José Cabezas / Reuters

Una jueza le pidió al presidente Nayib Bukele entregar archivos del Ejército relacionados con la masacre

Paralelamente, una jueza le pidió al presidente del país, Nayib Bukele, que entregue los archivos del Ejército relacionados con la masacre. Bukele, de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), aseguró durante una rueda de prensa que aún no ha "visto" la resolución y que "mucho menos me ha llegado".

"Queremos que se sepa la verdad y vamos a luchar porque se sepa la verdad y si hay algún archivo que desclasificar, que esté clasificado y que ahí esté, evidentemente lo vamos hacer", sostuvo el mandatario. Añadió que no era necesaria una resolución judicial para que su Gobierno entregue los archivos.

No obstante, diferentes organizaciones de derechos humanos y de víctimas de la guerra civil (1980-1992) han solicitado al mandatario en varias ocasiones que entregue los documentos relacionados con crímenes de guerra y de lesa humanidad ocurridos durante dicho periodo sangriento en la historia de ese país centroamericano.

Con EFE y medios internacionales

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.