Saltar al contenido principal

Un coche bomba mata a civiles en Tal Abyad, ciudad kurdo-siria, en manos de Turquía

Combatientes sirios pro-Turquía inspeccionan el lugar de la explosión de un coche bomba en la ciudad de Tal Abyad, Siria, el 2 de noviembre de 2019.
Combatientes sirios pro-Turquía inspeccionan el lugar de la explosión de un coche bomba en la ciudad de Tal Abyad, Siria, el 2 de noviembre de 2019. Bakr Alkasem / AFP

Al menos 13 personas han muerto en la explosión, ocurrida en un mercado. Para el Gobierno turco, el ataque es responsabilidad kurda, mientras que los kurdos denuncian que lo hizo Turquía para “manchar su reputación”.

Anuncios

El noreste de Siria, de por sí candente tras el inicio de la ofensiva de Turquía, recibió este 2 de noviembre un golpe más. Un “vehículo cargado de bombas” explotó en un mercado de la ciudad fronteriza de Tal Abyad, cerca de una estación de servicio, causando la muerte de al menos 13 personas e hiriendo a mínimo a otras 30.

Los heridos por el ataque, que dejó la calle teñida de negro, fueron trasladados a un hospital de la urbe turca de Sanliurfa, mientras que la agencia turca de noticias Anadolu apunta a que los muertos podrían ser más, bajo los escombros. De hecho, para el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) la cifra de víctimas mortales está ya en 14, y pese a que la mayoría son civiles, también habría combatientes de las facciones sirias pro-turcas.

Así, este coche bomba recrudece la tensión bélica entre Turquía y las milicias kurdosirias YPG (Unidades de Protección del Pueblo), dentro de un ataque transfronterizo mayor, iniciado por el propio Gobierno turco el pasado 9 de octubre. Todo con el fin de combatir al que considera como un grupo “terrorista” y extender una “zona de seguridad”, de 32 kilómetros de profundidad a lo largo de toda la frontera turco-siria.

Con ese propósito, hoy Tal Abyad, otrora ciudad kurda-YPG, está en manos de las fuerzas turcas y de sus aliados sirios, grupos armados opositores al Gobierno de Bashar al-Asad, que las han ayudado en esa toma de ciudades. Lo cual ha llevado a Ankara a culpar a los kurdos y a justificarlo con su expulsión.

Turquía y las fuerzas kurdas se acusan mutuamente del ataque

Para el Ministerio de Defensa de Turquía, los kurdos han roto la relativa calma y tregua de las últimas dos semanas: “Condenamos con la mayor dureza este inhumano ataque de los sangrientos terroristas del YPG (…) contra civiles inocentes de Tal Abyad, que regresaron a sus casas y tierras, gracias a la Operación Fuente de Paz”.

Al ministro turco de Defensa le siguió el portavoz presidencial Ibrahim Kalin, quien señaló a las YPG, a las que vincula con los militantes del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). Sin embargo, para las Fuerzas Democráticas Sirias (FSD), principal alianza armada de los kurdos, niega esa responsabilidad, que la ve como normal. “Es normal que nos acusen de la explosión, pero nuestras fuerzas no han perpetrado este ataque”, dijo a EFE el portavoz Mervan Qamishli.

Según Qamishli, “este atentado y otros más fueron llevados a cabo por los servicios de inteligencia de Turquía para manchar la reputación de las fuerzas kurdas”. Una acusación que otro portavoz, Mustafa Bali, apoya defendiendo que este coche bomba forma parte “de los planes turcos sistemáticos para forzar a los ciudadanos a huir y vaciar así las ciudades, llevando a cabo un cambio demográfico”, de los hasta hoy territorios habitados por los kurdos.

“Todas las zonas ocupadas por Turquía son testigos de atentados diarios y Turquía carga con la responsabilidad (de estos actos), prácticas que no se diferencian de las del (grupo) Estado Islámico”, sentencia Bali. No obstante, al margen de este cruce de acusaciones, ninguna organización ha reivindicado el ataque.

Miles de kurdos dicen ‘no’ a la “invasión turca”

Desde la ciudad siria de Qamishli, miles de kurdos salieron a ocupar las calles en protesta de lo que consideran una “invasión turca”, que ha causado muerte y desplazamientos. “¡No a la ocupación de Turquía!”, gritaban algunos, portando banderas, según relata la agencia AFP. Manifestación apoyada desde Noruega y Alemania, por ciudadanos kurdos y pro-kurdos contrarios a esta "acción militar".

Personas asisten a una manifestación pro-kurda contra la acción militar de Turquía en Siria, en Oslo, Noruega, el 2 de noviembre de 2019.
Personas asisten a una manifestación pro-kurda contra la acción militar de Turquía en Siria, en Oslo, Noruega, el 2 de noviembre de 2019. Cornelius Poppe / Reuters

Y es que la ofensiva de Turquía escaló el 22 de octubre, cuando el presidente tuco Recep Tayyip Erdogan y su homólogo ruso Vladimir Putin llegaron a un acuerdo “de tregua”, para desplegar patrullas conjuntas en el noreste de Siria (la primera operó este viernes 1 de noviembre) y “facilitar el retiro” de los combatientes kurdos en la región. Lo que traducido supone que Turquía y Rusia están controlando y decidiendo sobre la mayor parte de la frontera turco-siria, obligando a los kurdos a retirase de la frontera.

Una decisión que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, valoró como buena, porque las fuerzas kurdas se han "mantenido muy bien” tras ello. Pero la realidad, como indica un comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias, Mazloum Abdi, es que los kurdos desconfían, tanto de Rusia como del Ejecutivo de Al-Asad que los apoya, pero no tienen más opción que trabajar con ellos contra Turquía, luego de haber sido “traicionados” por su aliado Estados Unidos.

“No tenemos confianza, pero no es posible resolver los problemas de Siria sin utilizar el camino político. Debemos negociar”, dijo Abdi al periódico italiano La Reppublica.

Turquía ya ha advertido que, si logran información de que las YPG no han completado su retirada de la región fronteriza, se reserva el derecho de reanudar los ataques.

Un tono que también ha empleado con los estados europeos, a quienes ha exigido que se hagan cargo de sus ciudadanos vinculados con el grupo Estado Islámico, y a los que naciones como Países Bajos les están retirando la nacionalidad. Un Estado Islámico que si lo ha tenido difícil es precisamente por los kurdos, líderes en la lucha contra el grupo terrorista.

Con Reuters, EFE y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.