Saltar al contenido principal
Mundial de Rugby 2019

Sudáfrica venció 32-12 a Inglaterra y se consagró campeón del Mundial de rugby por tercera vez

Siya Kolisi, capitán de los 'Springboks', levanta la Copa Webb Ellis que acredita a Sudáfrica como campeón del mundo de rugby, en Yokohama, Japón, el 2 de noviembre de 2019.
Siya Kolisi, capitán de los 'Springboks', levanta la Copa Webb Ellis que acredita a Sudáfrica como campeón del mundo de rugby, en Yokohama, Japón, el 2 de noviembre de 2019. Peter Cziborra / Reuters
Texto por: Leonardo Niño
5 min

Sudáfrica derrotó 32-12 a Inglaterra en Japón e igualó a Nueva Zelanda como máximo ganador en la historia del Mundial de rugby con tres títulos.

Anuncios

La selección de rugby de Sudáfrica, cuyos jugadores son conocidos por el apelativo de 'Springboks', se consagró por tercera vez en su historia campeona del mundo luego de derrotar este 2 de noviembre a Inglaterra por 32-12 en la gran final del Mundial celebrado en Japón.

Aunque los ingleses llegaban motivados por haber eliminado en semifinales al gran favorito, los 'All Blacks' de Nueva Zelanda, sucumbieron ante los sudafricanos que siempre estuvieron por delante en el marcador y en la segunda mitad sentenciaron su victoria con dos tries de Mapimpi y Kolbe, y las respectivas conversiones de Pollard, en el último cuarto de hora del complemento. 

El partido se disputó en el estadio internacional de Yokohama, al sur de Tokio, ante 71.103 espectadores, entre ellos el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, y el príncipe Enrique de Inglaterra, que fueron a alentar a sus respectivos equipos. 

Gracias a esta victoria, Sudáfrica igualó a Nueva Zelanda como máximo ganador en la historia de los Mundiales de rugby con tres títulos, tras los obtenidos en 1995, con la recordada victoria en su primera participación apoyada por Nelson Mandela porque anteriormente había estado excluido por el apartheid, y en 2007. 

La victoria también aseguró que los 'Springboks' se convirtieran en el primer equipo en perder un juego y recuperarse para ganar el título. Esto luego de que perdieran en su primera presentación ante los 'All Blacks' en la fase de grupos.

Un partido equilibrado en el primer tiempo, con los penaltis como protagonistas

El primer tiempo de la final disputada en Yokohama estuvo marcado por una sucesión de penaltis para ambos equipos, pero al final Sudáfrica se fue al descanso con una ventaja de 12-6.

Poco después de comenzar el partido, en el minuto 2, Inglaterra sufrió una primera baja cuando el pilar derecho Kyle Sinckler se golpeó la cabeza al caer en un tackle, lo que le hizo perder a su equipo un jugador clave. Su reemplazo fue Dan Cole.

El marcador tardó en moverse, y fue en el minuto 10 cuando Handre Pollard marcó los primeros puntos para Sudáfrica con un penalti de fácil conversión (3-0). Los primeros puntos de Inglaterra también fueron por un penalti que anotó Owen Farrell en el minuto 23, lo que dejó el marcador en 3-3, mostrando lo igualado que estaba el juego a la mitad del primer tiempo.

Poco después, Pollard volvió a convertir otro penalti para Sudáfrica (6-3). Inglaterra estuvo muy cerca de anotar el primer try hacia el minuto 33, pero la férrea defensa de los 'Springboks' se lo impidió, y la jugada se cerró con un penalti que convirtió Farrell para poner las cosas 6-6.

Antes de que terminara el primer tiempo, Sudáfrica sumó tres puntos más por un penalti que convirtió Pollard (9-6), y ya en el tiempo de descuento él mismo volvió a sumar tres puntos más por otro penalti (12-6).

Sudáfrica fue ordenado defensivamente y sentenció la final en su favor en el segundo tiempo

El segundo tiempo comenzó con lo que terminó el primero, con otro penalti que anotó Pollard (15-6), lo que dejó una diferencia de nueve puntos en favor de los sudafricanos. Y después le volvió a tocar el turno a Inglaterra, con Farrell sumando tres puntos más con un nuevo penalti logrado en un 'scrum' (15-9). 

Después volvió a ser el turno de Sudáfrica, con otro penalti marcado por Pollard desde una posición fácil (18-9), y luego Farrell volvió a acortar distancias para los ingleses en el minuto 59 (18-12). En suma, hasta entonces seis penaltis convertidos por Sudáfrica y cuatro de Inglaterra marcaron las diferencias en el marcador, a pesar de la ventaja de los 'Springboks'.

Sin embargo, por fin llegó un 'try' que le permitió a los sudafricanos sacar una mayor ventaja y empezar a encaminar la final en su favor. En una bella jugada por el sector izquierdo que remató el alero Mazakole Mapimpi (23-12), con conversión exitosa de Pollard.

Gracias a ese 'try' y su transformación, Sudáfrica se puso 25-12 por delante, a diez minutos del final, y liquidó el encuentro al minuto 74 con un nuevo 'try' del alero derecho Chelsin Kolbe y conversión de Pollard, con lo cual el marcador quedó en 32-12 y no volvería a modificarse. 

Ya en los últimos minutos Inglaterra fue incapaz de armar alguna jugada de peligro, con los jugadores desorientados y los sudafricanos empujando más para humillar aún más a un equipo que se había ganado la gloria al vencer a Nueva Zelanda en semifinales en la que fue quizás su mejor presentación. 

La próxima edición del Mundial de rugby, la décima de la historia, se celebrará dentro de cuatro años en Francia. Además del país anfitrión, y el campeón defensor, Sudáfrica, para dicho certamen ya están clasificados Argentina, Japón, Escocia, Gales, Inglaterra, Irlanda, Italia, Australia, Fiji y Nueva Zelanda. 

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.