Saltar al contenido principal
Terrorismo en el Sahel

Mali: dos ataques yihadistas dejaron más de 50 muertos

Un soldado maliense en el marco de la la Operación Barkhane en Ndaki, Malí , el 29 de julio de 2019.
Un soldado maliense en el marco de la la Operación Barkhane en Ndaki, Malí , el 29 de julio de 2019. Benoit Tessier / Reuters
4 min

En el espacio dos días, una ofensiva armada mató a 53 soldados malienses, un civil y un militar francés falleció luego de la explosión de un artefacto. Ambos ataques fueron reivindicados por el autodenominado Estado Islámico.

Anuncios

Se llamaba Ronan Pointeau y tenía 24 años. Murió en el desierto del Sahel a miles de kilómetros de su hogar cuando se activó una bomba improvisada al paso de su vehículo blindado, este sábado 2 de noviembre, según los detalles entregados por la presidencia francesa.

La víctima, que tenía el rango de ‘brigadier’, formaba parte del 1er Regimiento Spahis de Valence, ciudad del sureste galo. El autodenominado Estado Islámico (EI) se atribuyó el atentado.

Desde 2013, 31 soldados franceses perdieron la vida en las operaciones que se extienden en Mali, Níger y Burkina Faso. La Ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, anunció que iría "muy pronto a Malí, para mantener conversaciones con las autoridades” locales.

Una nueva baja para el ejército francés

"En un contexto de seguridad degradado, la muerte del brigadier Ronan Pointeau nos demuestra que la lucha contra los grupos terroristas que afectan al Sahel no ha terminado y nuestra determinación de perseguirlos está intacta", afirmó la ministra en un comunicado.

Emmanuel Macron, por su parte, expresó la plena solidaridad de la nación ante estas "dolorosas circunstancias". Subrayó el "sacrificio" del soldado y envió sus pensamientos a los "hermanos en armas" de Pointeau, involucrados en operaciones en el Sahel, "que pagan un alto precio en la lucha contra el terrorismo".

La escuela pública de Mopti bajo amenaza de grupos yihadistas en Mali

El presidente se refirió de esta manera a otro ataque, mucho más sanguinario, dirigido contra las fuerzas armas malienses el día anterior. El viernes 1 de noviembre, un puesto militar fue atacado en Indelimane, en el noreste de Mali, matando al menos a 53 soldados y un civil. El EI se atribuyó también la autoría del ataque.

Un "ataque terrorista" al que se respondió con refuerzos

La ministra de Comunicación de Malí, Yaya Sangaré, mencionó este sábado que hay "diez sobrevivientes" y "daños materiales significativos". Además, una fuente militar confirmó a la agencia AFP que varios soldados desaparecieron el día del ataque, por lo que se teme que el número de víctimas pueda aumentar.

"La situación está bajo control, el rastreo y el proceso de identificación de los cuerpos continúa", agregó el ministro Sangaré. "Se enviaron refuerzos para asegurar el área y cazar a los atacantes", dijo el Gobierno, sin dar detalles.

Los soldados malienses en dificultad por falta de apoyo aéreo

"Los soldados malienses a menudo son sorprendidos por este tipo de ataques y prácticamente no cuentan con apoyo aéreo, lo que los pone en serias dificultades si los ataques se producen en lugares aislados", agregó la corresponsal de France 24, quien precisó también que el ejército local muchas veces carece de equipamientos y municiones. "En Mali, el mal gobierno y la gangrena de la corrupción afectan a toda la sociedad, incluido el ejército", explicó.

En el norte de Mali con el ejército francés

El ataque se produjo un mes después de la muerte de 40 soldados en dos ataques yihadistas, cerca de Burkina Faso, un país ubicado al sur de Malí, según un informe de un alto funcionario del Ministerio de Defensa.

Entre marzo y abril de 2012, el norte de Malí cayó bajo el dominio de grupos yihadistas vinculados a Al Qaeda, luego de la derrota del ejército frente a la rebelión dirigida por los tuareg, inicialmente aliados a estos grupos extremistas. Los yihadistas fueron expulsados ​en gran medida tras el lanzamiento en enero de 2013, por iniciativa de Francia, de una intervención militar, que sigue actualmente su curso.

Sin embargo, la violencia yihadista no solo persistió, sino que se extendió del norte al centro de Mali y luego a los vecinos Burkina Faso y Níger. Una violencia que se mezcla con los conflictos comunitarios, que dajan un saldo de centenares de muertos.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.