Saltar al contenido principal

La toma de rehenes que deterioró las relaciones entre EE. UU. e Irán hace 40 años

Cientos de iraníes asisten a una manifestación contra Estados Unidos, que marca el 40 aniversario de la toma de la embajada de EE. UU. en Teherán, cerca de la antigua sede diplomática, el 4 de noviembre de 2019.
Cientos de iraníes asisten a una manifestación contra Estados Unidos, que marca el 40 aniversario de la toma de la embajada de EE. UU. en Teherán, cerca de la antigua sede diplomática, el 4 de noviembre de 2019. Agencia West Asia News / vía Reuters

Para Irán, la fecha representa una celebración sobre el fin de un centro de espionaje imperialista, como señaló Teherán a la sede diplomática. Pero para Estados Unidos se trata de una agresión sin precedentes.

Anuncios

Fueron 444 días de secuestro, que repercuten en 40 años de precarias relaciones entre Estados Unidos e Irán.

La crisis de los rehenes, como se le conoce a este capítulo de la historia, terminó por deteriorar la relación entre Teherán y Washington, que ya había comenzado a afectarse desde la Revolución Islámica, meses antes ese mismo año.

La historia -que inspiró el guión de la película hollywoodense Argo de 2012, la cual resultó ganadora de un Oscar- comenzó en la mañana del 4 de noviembre de 1979, cuando, en coordinación con clérigos radicales, un grupo de estudiantes, cuyo número dista entre los 300 y 2.000, rodeó la embajada de Estados Unidos en la capital iraní.

Los jóvenes tomaron como rehenes a 52 diplomáticos de EE. UU., mientras otros 6 lograron escapar y refugiarse en la residencia del embajador de Canadá, hasta su rescate.

¿Qué condujo a la crisis de los rehenes?

Este episodio tiene sus antecedentes en la Revolución Islámica o Revolución iraní, es decir el proceso de movilizaciones que comenzó en1977 y desencadenó, dos años más tarde, en el derrocamiento de la dinastía más antigua del mundo, la Pahlaví, bajo el Shah Mohammad Reza Pahleví.

Archivo-Imágenes sobre la toma de rehenes ocurrida en la embajada de Estados Unidos, en Teherán, Irán, el 4 de noviembre de 2019.
Archivo-Imágenes sobre la toma de rehenes ocurrida en la embajada de Estados Unidos, en Teherán, Irán, el 4 de noviembre de 2019. Captura de video de Reuters

Shah abandonó Irán el 16 de enero de 1979, buscó refugio en Marruecos, México y Estados Unidos. El poder quedó en manos de un gobierno provisional, que finalmente fue derrocado el 16 de febrero de ese mismo año.

Fue el momento que marcó el paso de Irán de ser un país de monarquía pro occidental a una República Islámica, dado que, en abril de 1979 mediante la votación de un referendo, los iraníes aprobaron una constitución teocrática. Esto implicó adoptar una forma de gobierno mayormente influenciada en los principios de la religión, en este caso el islam, y con un líder religioso altamente dominante.

Se trató del líder opositor, el ayatolá Ruhollah Jomeini, quien regresó al país con el triunfo de la Revolución Islámica y apoyó a los movimientos estudiantiles mientras estuvo en el exilio.

Ante este panorama, para noviembre de 1979, los estudiantes exigían a Estados Unidos que, a cambio de entregar a sus diplomáticos que estaban como rehenes, extraditara a Irán al Shah, quien había viajado a ese país para tratar el cáncer que padecía. Los manifestantes exigían que fuera juzgado por crímenes cometidos durante su mandato con la ayuda de su policía secreta, la SAVAK.

Liberación de los diplomáticos

El gobierno de Jimmy Carter no cedió a la presión de los iraníes. Intentó un rescate por parte del ejército estadounidense, pero este falló y terminó con la muerte de 8 soldados. Impuso sanciones económicas al bloquear los activos de Irán en suelo estadounidense e implementar un embargo comercial, con excepción de medicinas y alimentos, y en abril de 1980 dio por terminadas las relaciones diplomáticas con Teherán.

Fue hasta después de la muerte del Shah, ocurrida en julio de 1980 en Egipto, que comenzó un acercamiento para la liberación de los rehenes. Washington y Teherán llegaron a un acuerdo y el 20 de enero de 1981 los 52 rehenes fueron liberados y enviados a una base aérea en Alemania, desde donde volaron a Washington. Fueron recibidos como héroes por Carter, quien para entonces ya era expresidente de EE. UU.

¿Qué pasó con los autores de la toma de rehenes?

Aunque no hay información oficial que especifique qué ocurrió con todos los estudiantes que encabezaron la retención de los estadounidenses, hay nombres que se destacan.

Archivo-Imágenes sobre los momentos en que se produjo la toma de la embajada de EE. UU., en Teherán, Irán, el 4 de noviemrbre de 1979.
Archivo-Imágenes sobre los momentos en que se produjo la toma de la embajada de EE. UU., en Teherán, Irán, el 4 de noviemrbre de 1979. Captura de video de Reuters

Algunos de los rehenes aseguraron años más tarde que reconocieron a Mahmud Ahmadinejad, elegido presidente de Irán en 2005, como uno de los estudiantes universitarios que años antes formó parte del grupo de asaltantes. Ahmadinejad fue miembro de la organización estudiantil que perpetró la toma de rehenes. Sin embargo, un líder del movimiento estudiantil deslegitimó esa versión al afirmar que el ahora expresidente nunca formó parte del grupo de jóvenes que atacó la embajada.

Otro hombre que se reconoce como uno de los participantes iraníes, Ebrahim Asgharzadeh, ahora de 63 años y convertido en un político de su país, aseguró a AP que lamenta lo ocurrido hace 40 años, pues reconoce que ese episodio marcó el quiebre de las relaciones entre EE.UU. e Irán y que tiene repercusiones actuales.

La situación actual de las relaciones entre Irán y Estados Unidos

El aniversario número 40 de este histórico hecho se produce en medio de mayores conflictos políticos entre las dos naciones, profundizados tras la decisión del presidente de Donald Trump de retirar a su país del acuerdo nuclear, que fue alcanzado en 2015 entre su antecesor Barack Obama, otros miembros de la comunidad internacional y la República Islámica. En la misma línea, retomó la imposición de mayores sanciones económicas.

La toma de rehenes es una explicación clave a décadas de relaciones conflictivas entre Washington y Teherán, probablemente ahora en un callejón sin salida dado que no hay visos de una mejoría. Desde entonces, las dos naciones nunca han reestablecidos relaciones diplomáticas formales.

Con Reuters, AP y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.