Saltar al contenido principal

Con 30 centrifugadoras avanzadas, Irán cumple con su alejamiento del acuerdo nuclear

Una foto distribuida por la Agencia de Energía Atómica de Irán muestra al jefe Ali Akbar Salehi visitando la planta de energía nuclear de Natanz, en la ciudad de Natanz, en la provincia de Isfahan, Irán central, el 4 de noviembre de 2019.
Una foto distribuida por la Agencia de Energía Atómica de Irán muestra al jefe Ali Akbar Salehi visitando la planta de energía nuclear de Natanz, en la ciudad de Natanz, en la provincia de Isfahan, Irán central, el 4 de noviembre de 2019. EFE / EPA / Iran Atomic Energy Organization

La nación islámica podrá enriquecer uranio diez veces más rápido pese a que ya ha empezado a aumentar su producción. Algo que va contra el pacto nuclear firmado en 2015, pero sigue la advertencia de Rohani de incumplirlo si las sanciones no cesan.

Anuncios

La República Islámica de Irán dijo haber instalado una cadena de 30 centrifugadoras avanzadas de tipo IR-6, que le permitirán enriquecer uranio diez veces más rápido. El anuncio lo hizo el jefe de la Agencia de Energía Atómica iraní, Ali Akbar Salehi, quien amplió que la serie se suma a una subida de la producción de este elemento, que se ha incrementado en cinco kilos por día. Es decir, hoy el país contaría con diez veces más uranio enriquecido que hace dos meses.

Si el anuncio hecho por televisión es relevante, es porque la medida no entra dentro del acuerdo nuclear suscrito en 2015 (el Plan de Acción Integral Conjunto), entre el país, Rusia, China, Francia, Reino Unido, Alemania y el retirado, desde mayo 2018, Estados Unidos.

Una fotografía distribuida por la Agencia de Energía Atómica de Irán muestra las nuevas centrifugadoras de la planta de energía nuclear de Natanz, en la ciudad de Natanz, en la provincia de Isfahan, centro de Irán, el 4 de noviembre de 2019.
Una fotografía distribuida por la Agencia de Energía Atómica de Irán muestra las nuevas centrifugadoras de la planta de energía nuclear de Natanz, en la ciudad de Natanz, en la provincia de Isfahan, centro de Irán, el 4 de noviembre de 2019. EFE / EPA / Iran Atomic Energy Organization

Para Salehi, que visitó la instalación nuclear de Natanz, las centrifugadoras muestran “la capacidad y determinación” de Irán. Pero para estos países, la nación ha traspasado una línea y reducido su cumplimiento. Porque según el acuerdo, solo puede usar centrifugadoras de primera generación IR-1, consideradas anticuadas y propicias a romperse, y no máquinas IR-6, que refinan uranio diez veces más rápido, como destacaba el jefe de la Agencia de Energía Atómica.

“Hoy estamos presenciando el lanzamiento de un conjunto de 30 centrifugadoras IR-6. Irán ahora está operando 60 centrifugadoras avanzadas IR-6 (…) Nuestros científicos están trabajando en un prototipo llamado IR-9 que funciona 50 veces más rápido que los IR-1”, adelantó Ali Akbar Salehi.

Según Alemania, Irán está “jugando” con el acuerdo

Desde el pasado mayo, Irán ha ido de las palabras a los actos. Entonces, el presidente iraní Hasan Rohani “advirtió” que dejaría de cumplir ciertos aspectos del acuerdo, si el grupo de cinco países no cumplía a su vez con lo prometido. A saber, solventar restricciones a su sistema bancario y a la venta de su petróleo, además de ayudarlo a levantar las sanciones de EE. UU. País archienemigo, que hace justo un año impuso sanciones a su sector petrolero, dañando seriamente su economía.

En este contexto, Teherán está cumpliendo con su alejamiento, reiterado de nuevo en septiembre, cuando afirmó que haría caso omiso a las restricciones a la investigación y al desarrollo de centrifugadoras avanzadas. Sin embargo, a la par, está incumpliendo con sus compromisos sobre limitar su programa nuclear y reducir la producción de uranio, con el que se cree que desea crear una bomba atómica.

Pero para la República islámica ese señalamiento es una falacia y asegura que el enriquecimiento de uranio lo dedicaría solo a generar energía con usos civiles. Pero para las potencias firmantes, como Alemania, su distanciamiento del acuerdo es “inaceptable”, mientras que siente que la inauguración de estas centrifugadoras “pone en peligro el mismo acuerdo”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, escucha durante una conferencia de prensa en El Cairo, Egipto, el 29 de octubre de 2019. Foto de archivo.
El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, escucha durante una conferencia de prensa en El Cairo, Egipto, el 29 de octubre de 2019. Foto de archivo. Mohamed Abd El Ghany / Reuters

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Mass, declaró desde Budapest que “Irán no hace otra cosa que jugar con el acuerdo (…) ha construido centrifugadoras muy avanzadas que no cumplen con el acuerdo”. Si bien, seguido a eso le pidió, “queremos que vuelva al acuerdo”.

Estados Unidos respondió a Irán con más sanciones

Coincidencia o no, este lunes 4 de noviembre se cumplieron 40 años de la crisis de rehenes en la embajada estadounidense de Teherán, que en 1979 mantuvo 444 días encerrados en la legación a 52 diplomáticos.

En este aniversario, el Departamento del Tesoro decidió imponer más sanciones al Gobierno, en esta ocasión, contra nueve figuras próximas al ayatolá y líder supremo Alí Jamenei (ya sancionado económicamente), además de exigir la liberación de ciudadanos estadounidenses que aún seguirían retenidos en el país.

Entre los sancionados se encuentra el segundo hijo de Jamenei, Mojtaba Jamenei, el jefe del Poder Judicial, Ebrahim Raisí, así como la propia oficina general de las Fuerzas Armadas iraníes y su líder, Mohamed Bagheri: “Hoy golpeamos a los funcionarios no elegidos popularmente que rodean al ayatolá e implementan sus políticas desestabilizadoras”, denunció el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Según Mnuchin, los sancionados, a los que se les congela cualquier activo bajo jurisdicción de EE. UU. y se les expone a represalias de instituciones extranjeras, estarían relacionados con “acciones malignas del régimen”, “ejecuciones extrajudiciales” y el atentado de 1994 contra la sede de la Asociación Mutualista Israelita Argentina (AMIA), que causó la muerte de 85 personas.

Mientras la Administración Trump asegura que “Irán dio un gran paso en la dirección equivocada”, el portavoz del Ministerio de Exteriores, Abba Mousavi, sostiene que sus sanciones demuestran “el enfoque de intimidación de EE. UU. hacia los asuntos internacionales (…) este tipo de acciones son solo un signo de la desesperación y la incapacidad de EE. UU.”.

Está previsto que esta semana Rohani anuncie el cuarto paso en la reducción de sus compromisos nucleares, tras los de mayo y septiembre ya mencionados. Lo que supondría que a las nuevas centrifugadoras, al enriquecimiento de uranio al 4,5% (superando el 3,67% permitido) y al límite de 300 kilos de este material (superado en 60 kilos), se sumaría una nueva declaración de intenciones.

Con Reuters y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.