Saltar al contenido principal

Irán da un paso más en su apuesta contra el Acuerdo Nuclear de 2015

El presidente de Irán, Hasan Rohani, habla durante una ceremonia en la fábrica de Noavari en Teherán, Irán, el 5 de noviembre de 2019.
El presidente de Irán, Hasan Rohani, habla durante una ceremonia en la fábrica de Noavari en Teherán, Irán, el 5 de noviembre de 2019. Oficina Presidencial de Irán / EFE / EPA

El presidente iraní, Hasan Rohani, anunció que su país va a reanudar el enriquecimiento de uranio en la planta de Fordow con la inyección de gas en 1.044 centrifugadoras, un paso más que va en contravía del Acuerdo Nuclear de 2015.

Anuncios

El Acuerdo Nuclear de 2015 está cada vez más en entredicho. El presidente de Irán, Hasan Rohani, anunció que la República Islámica reanudará a partir del 6 de noviembre el enriquecimiento de uranio en la polémica planta de Fordow. El mandatario ya dio la orden a la Agencia de la Energía Atómica de Irán (AEAI).

"En Fordow tenemos 1.044 centrifugadoras y con el JCPOA (siglas en inglés del Acuerdo Nuclear) habíamos quedado en que esas centrifugadoras estén funcionando, sin inyectarles gas, pero daremos ese paso a partir de mañana".

Este es el cuarto paso de Irán en su intención de presionar a los firmantes del acuerdo de 2015 (Francia, Alemania, Reino Unido, Rusia y China), principalmente a los tres países europeos, para que tomen medidas prácticas para contrarrestar las sanciones de Estados Unidos, país que se retiró del acuerdo en mayo de 2018, por orden del presidente Donald Trump.

El presidente de Irán, Hassan Rohani, junto a varios trabajadores de la fábrica de Noavari en Teherán, Irán, el 5 de noviembre de 2019.
El presidente de Irán, Hassan Rohani, junto a varios trabajadores de la fábrica de Noavari en Teherán, Irán, el 5 de noviembre de 2019. Oficina Presidencial de Irán / EFE / EPA

Rohani ya había amenazado a principios de enero de 2019 con retirar a Irán del acuerdo. El mandatario justificó esta nueva decisión así: "No podemos aguantar de modo unilateral que nosotros cumplamos completamente con nuestros compromisos y que ellos no cumplan", refiriéndose a que el pacto limita el programa atómico de su país a cambio del levantamiento de las sanciones económicas.

Sin embargo, Rohani enfatizó que las medidas tomadas hasta el momento, incluyendo ir más allá de las limitaciones del enriquecimiento y almacenamiento del acuerdo, son "reversibles" si los tres países europeos ofrecen una forma de evitar las sanciones de EE. UU. que ahogan sus ventas de petróleo crudo en el extranjero. Todavía no se ha establecido un mecanismo comercial ni ha surgido una línea de crédito de $15.000 millones de dólares propuesta por Francia.

"Deberíamos poder vender nuestro petróleo y transferir su dinero al país", dijo Rohani sobre las sanciones estadounidenses. Sin embargo, reiteró que las conversaciones son posibles si Washington levanta las sanciones y vuelve al acuerdo. De hecho, dijo que Irán seguirá negociando con el resto de los firmantes del tratado y que la actividad que van a llevar a cabo en su país "estará bajo la supervisión del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica)".

Controversia respecto a la planta de Fordow y reacciones internacionales

Según el Acuerdo Nuclear de 2015, Irán acordó convertir a Fordow en un "centro nuclear, físico y tecnológico" donde 1.044 centrifugadoras se utilizan para fines distintos al enriquecimiento, como la producción de isótopos estables, que tienen una variedad de usos civiles.

Esta planta subterránea, del tamaño de una cancha de fútbol, fue construida en secreto cerca de la ciudad santa de Qom, a unos 160 kilómetros del suroeste de Teherán, pero fue descubierta por los servicios de inteligencia occidentales en 2009. De hecho, EE. UU. usó dicho ejemplo para señalar la falta de transparencia de la República Islámica en sus ambiciones nucleares.

Imagen de las nuevas centrifugadoras IR-8 de la planta de energía nuclear de Natanz, en Natanz, Irán, el 4 de noviembre de 2019.
Imagen de las nuevas centrifugadoras IR-8 de la planta de energía nuclear de Natanz, en Natanz, Irán, el 4 de noviembre de 2019. Agencia de Energía Atómica de Irán / EFE / EPA

Consciente de ello, Rohani, reconoció que era posible que "la otra parte" de los firmantes del acuerdo protestaran ante esta nueva medida, pues tienen especial "sensibilidad" hacia Fordow y las centrifugadoras.

La OIEA, organismo de control nuclear de la ONU que ahora monitorea el cumplimiento de Irán con el acuerdo, declinó hacer comentarios sobre el anuncio. La Unión Europea sí expresó su preocupación y pidió a Irán que regrese al acuerdo, mientras que la Casa Blanca sancionó a los miembros del círculo interno del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei.

Dmitry Peskov, portavoz del presidente ruso Vladimir Putin, dijo que Moscú quiere que el Acuerdo Nuclear sobreviva, aunque entiende la rabia de Irán por las "sanciones ilegítimas y sin precedentes" que le ha impuesto EE. UU., algo a lo que los iraníes llaman "terrorismo económico".

Los compromisos eliminados en los tres pasos anteriores

La reanudación del enriquecimiento de uranio en la planta de Fordow es el cuarto paso de Irán desde que amenazó con retirarse del acuerdo nuclear de 2015. El primer paso lo dio el pasado mes de mayo, cuando dejó de cumplir con los límites determinados en el acuerdo para el almacenamiento de uranio y agua pesada, cuyos excedentes eran vendidos a otros países.

El segundo paso, que fue implementado el pasado mes de julio, superó el nivel permitido de enriquecimiento de uranio, llegando al 4,5 %, frente al 3,67 % estipulado en el pacto, y el tercero consistió en poner en marcha sus centrifugadoras avanzadas, cuando el pacto solo permite el uso de las de primera generación, y a impulsar sus actividades de investigación y desarrollo. Antes del acuerdo, Irán solo alcanzó hasta el 20 %.

Ali Akbar Salehi, jefe de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI), asiste a una sesión de la Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, Austria, el 16 de septiembre de 2019.
Ali Akbar Salehi, jefe de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI), asiste a una sesión de la Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en Viena, Austria, el 16 de septiembre de 2019. Leonhard Foeger / Reuters

De hecho, un día antes del anuncio del cuarto paso, el jefe de la AEAI, Ali Akbar Salehi, inauguró una cadena de 30 centrifugadoras IR-6 avanzadas en la planta de Natanz y reveló que Irán produce actualmente cinco kilos de uranio enriquecido al día, diez veces más que hace dos meses. De hecho, Salehi aseguró que los científicos también están trabajando en un prototipo llamado IR-9, que funciona 50 veces más rápido que el IR-1.

Con Reuters, AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.