Saltar al contenido principal

Inicio de una megasubasta de áreas petroleras en Brasil

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

La subasta petrolera que puede convertirse en la mayor de la historia se inició este miércoles en Rio de Janeiro, con la expectativa de recaudar más de 26.000 millones de dólares en la adjudicación de áreas con gigantescas reservas frente a la costa sudeste de Brasil.

Se trata de un "día histórico" para el sector, afirmó al declarar abierta la sesión el director general de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), Décio Oddone.

"Es la mayor subasta del sector en la historia del planeta", se entusiasmó igualmente el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque.

La mayoría de las grandes compañías -como la estadounidense ExxonMobil, la noruega Equinor, la angloholandesa Shell y la china CNOOC- pujarán por obtener los derechos de explotación de cuatro áreas con amplias reservas en aguas ultraprofundas (camada de presal) en la bahía de Santos, frente al estado de Rio.

La francesa Total y la inglesa BP desistieron de la subasta, por considerar el precio demasiado elevado para obtener al fin y al cabo una participación que podría resultar minoritaria, debido a la preferencia que la legislación actual otorga a la estatal brasileña Petrobras.

La ANP estima que el total de reservas estimadas en los cuatro campos se sitúa entre 6.000 y 15.000 millones de barriles. Si la previsión más optimista se confirma, duplicaría el volumen de reservas de Noruega.

Por la adjudicación de las cuatro áreas se obtendrían 106.000 millones de reales, unos 26.500 millones de dólares, una suma preciada para las necesitadas arcas del Estado brasileño.

La suma se conoce de antemano, pues el precio es fijo y la puja se centra en el porcentaje de beneficios que las empresas se comprometen a revertir al Estado.

El atractivo de esta subasta consiste en que se trata de bloques que Petrobras ya empezó a explotar, por lo cual ya se sabe que contienen reservas de hidrocarburos.

Petrobras manifestó su intención de ejercer su derecho de preferencia en dos de los cuatro bloques, lo cual significa que 69.900 millones de los 106.000 millones de reales esperados ya están garantizados.

La legislación prevé que incluso si esa oferta no fuera la ganadora, Petrobras tendrá derecho a tener un 30% de participación en los consorcios ganadores.

Uno de esos bloques es el del campo de Búzios, el más caro de la ronda (68.200 millones de reales), actualmente el segundo mayor productor de crudo de Brasil (424.000 barriles diarios).

Una decena de militantes ecologistas desplegaron banderas frente al hotel de lujo donde se realiza la subasta, para protestar contra el impacto ambiental de la explotación petrolera.

Sindicatos del sector demandaron la anulación judicial de la subasta, y la ANP movilizó un batallón de 115 abogados para frenar rápidamente cualquier acción judicial, según el diario O Globo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.