Saltar al contenido principal

Fiscalía chilena acusará a 14 policías por dos casos de tortura durante las protestas

Un manifestante es detenido por policías antidisturbios durante una protesta contra el gobierno chileno en Concepción, Chile, el 5 de noviembre de 2019.
Un manifestante es detenido por policías antidisturbios durante una protesta contra el gobierno chileno en Concepción, Chile, el 5 de noviembre de 2019. Juan Gonzalez / Reuters

Los presuntos casos de tortura sucedieron en Santiago de Chile, la capital del país, y en una ocasión se habrían perpetrado contra un menor de edad. La Fiscalía investiga otras 800 denuncias de abusos por parte de uniformados.

Anuncios

La Fiscalía chilena anunció este miércoles 6 de octubre que investigará y acusará a 14 policías carabineros por dos casos de presunta tortura contra manifestantes registrados el 21 de octubre durante las protestas que sacuden al país. Ambos sucedieron en Santiago de Chile en medio del estado de excepción impuesto por las autoridades.

El fiscal Manuel Guerra explicó en una rueda de prensa este 6 de noviembre que el primer caso aborda una paliza que un grupo de agentes antidisturbios propinaron a un manifestante, que sufrió fracturas en la nariz y en las costillas. En total, 12 agentes serán investigados por este hecho.

El otro caso se trata de un adolescente de 16 años que fue detenido al infringir el toque de queda y que fue "brutalmente golpeado de forma reiterada" por parte de dos policías que fueron identificados y que serán imputados, informó Guerra.

El fiscal advirtió que pedirá prisión preventiva para los 14 uniformados y valoró que las infracciones que podrían haber cometido los manifestantes no son una "justificación" para este tipo de "excesos" por parte de la Policía.

El primer caso podría representar penas a los victimarios de entre 5 a 10 años de prisión. Para los supuestos agresores del menor de edad las sentencias empiezan desde los 7 años de cárcel.

Al menos 23 personas han muerto durante las protestas

Hace casi tres semanas que inició la oleada de protestas en Chile contra la desigualdad económica. Desde el 18 de octubre, el día del inicio de las manifestaciones, han fallecido al menos 23 personas, más de 1.600 manifestantes y 800 policías resultaron heridos y se produjeron más de 7.000 detenciones, según cifras oficiales.

La Fiscalía investiga unas 800 denuncias de abusos por parte de las fuerzas del orden, que incluyen torturas, palizas y hasta agresiones sexuales. De hecho, la ONU envió una misión de verificación a Chile para examinar las denuncias de violaciones a los derechos humanos.

El director del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (INDH), Sergio Micco, aseguró el pasado lunes que el país vive "una situación de enorme gravedad" por las "numerosas violaciones a los Derechos Humanos" que se registran durante las protestas.

El INDH ha presentado 166 querellas por estas violaciones, por las cuales 142 son de torturas y 17 son por agresiones sexuales.

El anuncio de la Fiscalía coincide con la propuesta del presidente Sebastián Piñera de aumentar el salario mínimo como parte de un paquete de medidas sociales destinadas a aplacar los ánimos de los manifestantes. Sin embargo, las protestas se mantienen vivas en todo el país.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.