Saltar al contenido principal

Testigo clave reconoció que EE. UU. retuvo ayuda militar a Ucrania a cambio de objetivos partidistas

El Secretario de Energía de los Estados Unidos, Rick Perry, y el Embajador de los Estados Unidos en la UE, Gordon Sondland, asisten al Foro de Alto Nivel UE-EE. UU. sobre pequeños reactores modulares en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica,

Gordon Sondland, embajador de EE. UU ante la Unión Europea, modificó su testimonio del pasado 17 de octubre y dice que ahora recuerda haber tenido conversaciones relativas a Ucrania y la ayuda militar estadounidense.

Anuncios

Gordon Sondland, es la ficha clave en la trama ucraniana que ahora tiene contra las cuerdas a Donald Trump. El embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea parece haber validado con su testimonio la tesis demócrata, según la cual, Donald Trump congeló la entrega de 400 millones de dólares al gobierno ucraniano por intereses políticos personales: la apertura de una investigación en contra de quien podría ser su rival en las elecciones del 2020, Joe Biden.

Una aparente victoria para la bancada opositora que adelanta actualmente un proceso de investigación, con miras a la apertura de un juicio político en contra del presidente republicano.

Ahora que la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó una nueva etapa de audiencias públicas en dichas pesquisas, han comenzado a salir a la luz las transcripciones de audiencias que hasta ahora se habían dado a puerta cerrrada. Es el caso del testimonio de Sondland quien compareció ante los Comités de la Cámara Baja el pasado 17 de octubre. Este martes fueron publicados los documentos de dicha comparecencia, pero también fue publicada la transcripción de un anexo entregado por Sondland apenas el pasado lunes y que ha resultado revelador.

En dicho anexo, Sondland dio nuevos detalles a los congresistas. Dijo que su memoria había sido “refrescada” y aceptó que la ayuda militar había sido demorada a cambio de objetivos partidistas. El embajador aseguró haber recordado que el pasado primero de septiembre sostuvo una conversación con Andréi Yermak, un asesor del presidente ucraniano, al que dijo que "la reanudación de la ayuda estadounidense probablemente no ocurriría hasta que Ucrania (proporcione) la declaración pública contra la corrupción de la que habíamos estado hablando durante muchas semanas". 

En otras palabras, la ayuda económica con la que Ucrania contaba para adelantar su lucha contra los separatistas pro rusos en el este del país, había quedado condicionada que el gobierno de Volodymir Zelenski anunciara públicamente una investigación a la compañía de gas Burisma, donde el hijo de Joe Biden (Hunter) se desempeñaba como miembro de la junta directiva. Una admisión de la existencia de un "quid pro quo", una expresión que se utiliza para expresar un favor a cambio de un favor, en este caso un beneficio político para Trump que busca su reelección en 2020.

El embajador dijo que no sabe “por qué se suspendió” la entrega de ayuda a Ucrania, que había sido aprobada por el congreso, y dijo: ""A principios de septiembre, y ante la falta de explicaciones creíbles sobre la suspensión de ayuda, asumí que esa suspensión se había vinculado a la declaración propuesta de lucha contra la corrupción".

El comité también publicó el testimonio de otro testigo clave, Kurt Volker, que, si bien no reconoció la acusación, sí admitió que él había advertido a Rudy Giuliani, abogado del presidente Trump, que las acusaciones contra los Biden no eran creíbles.

"El presidente no ha hecho nada malo", Casa Blanca

La vocera de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, señaló que Sondland ha sido incapaz de señalar quién ordenó congelar la ayuda y el vínculo con la presión sobre Ucrania. “A pesar de la cantidad de titulares sesgados por los medios de comunicación, que están claramente diseñados para influir en la narrativa, el presidente no ha hecho nada malo".

El presidente rechaza las acusaciones y dice ser una revancha a su victoria en 2016. En múltiples ocasiones tanto el presidente como sus partidarios en el Congreso se han referido a la investigación que adelantan los demócratas como una "farsa" o una "cacería de brujas".

Si la Cámara de Representantes aprueba el impeachment, el Senado llevará a cabo el juicio contra el Presidente y tendrá la palabra final. Ya que la Cámara Alta tiene mayoría republicana, las posibilidades que Trump sea removido del cargo son remotas. Al contrario, Trump intentará capitalizar en la investigación que se adelanta en contra para enardecer a su base electoral con el objetivo de retener el poder cuatro años más.

Con Reuter y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.