Saltar al contenido principal

Por crímenes de guerra en RD del Congo, Bosco Ntaganda fue sentenciado a 30 años de prisión

El exmilitar Bosco Ntaganda se levanta cuando los jueces ingresan a la sala de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, el 7 de noviembre de 2019.
El exmilitar Bosco Ntaganda se levanta cuando los jueces ingresan a la sala de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, el 7 de noviembre de 2019. Peter Dejong / Reuters

Bosco Ntaganda, señor de la guerra congoleño, fue condenado a 30 años de prisión por la CPI tras ser declarado culpable de 18 cargos que incluyen esclavitud sexual, reclutamiento de menores y asesinato.

Anuncios

Con rostro inexpresivo, vestido con un traje gris oscuro que contrastaba con una corbata roja, Ntaganda escuchó de pie la decisión de los tres jueces de la Corte Penal Internacional (CPI) este jueves 7 de noviembre después de 248 días de juicio. Su condena es la más larga proferida por este tribunal desde su creación en 2002 y fue atribuida luego de que el exmilitar congoleño, nacido en Ruanda, fuera declarado culpable de 18 crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos cuando era jefe de operaciones militares de la milicia de la Unión de Patriotas Congoleños (UPC) en el este de la República Democrática del Congo entre 2002-2003.

En suma, fue hallado culpable de 13 crímenes de guerra y cinco crímenes de lesa humanidad, entre los que se enlista, por primera vez en la historia de la CPI, el delito de esclavitud sexual. Entre estos se encuentra también ordenar el desplazamiento de la población civil, reclutar y alistar a niños menores de 15 años en un grupo armado y usarlos para participar en hostilidades.

Después de escuchar 102 testigos presenciales, los jueces de la CPI consideraron que no había factores para reducir su sentencia aunque la defensa del exmilitar, apodado 'Terminator', argumentó que se debía tener en cuenta el comportamiento del condenado durante el juicio o sus supuestos intentos para la desmovilización de sus tropas. Fueron 2129 víctimas las que, durante el juicio, estuvieron representadas por abogados.

El juez presidente de la sala, Robert Fremr, resaltó no solo la gravedad de los crímenes cometidos por el señor de la guerra congoleño sino también las consecuencias físicas y psicológicas que padecieron las víctimas de Ntaganda a modo de argumentar su condena."Sufrieron estigmatización y rechazo social", dijo el magistrado, que tomó el ejemplo de una menor de edad que fue violada por miembros de las FPLC (el ala militar de la Unión de Patriotas Congoleños) y cuyas heridas "tardaron meses en cicatrizar", dejando secuelas para toda su vida, lo que la llevó a abandonar la escuela.

El exmilitar de 46 años deberá permanecer en el centro de detención de la CPI, en La Haya, ya que según indicó una fuente del Tribunal a EFE, su defensa anunció que apelará la condena. En caso de que los jueces confirmen en segunda instancia la condena que acabaron de proferir, pasará a evaluarse en qué país podría Ntaganda cumplir el resto de la condena.La orden de arresto en su contra se emitió en 2006, mientras estaba en la República Democrática del Congo. Pero fue solo hasta marzo de 2013 que se entregó en la embajada de Estados Unidos en Kigali, capital de Ruanda, para según él, "revelar la verdad". La CPI aclaró que "el tiempo que el Ntaganda pasó detenido en la CPI, del 22 de marzo de 2013 al 7 de noviembre de 2019, se deducirá de esta sentencia".

Ntaganda, el despiadado exmilitar que recibió el apodo de 'Terminator' por su crueldad

Su carácter, duro y despiadado, iría tomando forma en su madurez, cuando formó parte del movimiento rebelde congoleño Unión de Patriotas Congoleños del que fue comandante entre 2002 y 2005, época en la que fue apodado por los milicianos como 'Terminator' por su crueldad.

La guerra por los recursos de la provincia de Ituri, en RD del Congo, terminó con la vida de más de 60.000 personas. De acuerdo con la CPI, fuerzas leales a Ntaganda perpetraron "atrocidades" contra la población civil como la masacre cometida en agosto de 2003 en un campo de banano cerca de la aldea de Kobu, en el noreste de la RDC, en el que al menos 49 personas, entre ellos varios niños, fueron asesinados con "cuchillos y machetes".

El exmilitar congoleño Bosco Ntaganda ingresa a la sala del tribunal de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, el 7 de noviembre de 2019.
El exmilitar congoleño Bosco Ntaganda ingresa a la sala del tribunal de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya, Países Bajos, el 7 de noviembre de 2019. Peter Dejong / Reuters

Aunque el exmilitar ha insistido en su inocencia y declaró ante el tribunal que era "un soldado, no un criminal", la CPI consideró que Ntaganda tuvo un papel determinante en la la planificación y las operaciones de la rama militar del grupo que comandaba. "Dio órdenes de apuntar y matar a los civiles", aseguró el juez Robert Fremr.

Este hombre, sin embargo, no era la figura de más alto rango del UPC, esa posición la ocupó Thomas Lubanga, que fue condenado en 2012 a 14 años de prisión por la CPI -una sentencia mucho menor a la proferida a 'Terminator', que fue acusado además de violar y esclavizar a menores de edad, destinando a algunos de ellos a labores de soldados. Los crímenes cometidos bajo su puño fueron relatados por la corte durante algunas sesiones judiciales. El suyo fue un caso que estuvo durante muchos años confinado a la impunidad en África.

Toda una vida de lucha armada

Ntaganda nació en Ruanda en 1973 en un ambiente de creciente hostilidad en el país. Cuando era adolescente luchó bajo el mando del actual presidente ruandés Paul Kagame cuando este dirigía el Frente Patriótico ruandés, pero abandonó el país y huyó hacía República Democrática del Congo debido a los ataques entre tutsis y hutus cuyos brotes de violencia ya empezaban a asolar el país.

Cuando tenía 17 años comenzaron sus días de lucha. Fue soldado rebelde en Ruanda y en RD del Congo y allí consolidó un periodo de aguda violencia que hoy casi 16 años después lo tiene tras las rejas.

En 2012 fundó el grupo rebelde M23 luego de que desertara junto a cientos de soldados del ejército nacional congoleño tras su paso por las milicias del UPC. Poco después sus fuerzas tomaron la ciudad de Goma, en el este de la República Democrática del Congo, antes de aceptar retirarse de la zona. Se estima que al menos 800.000 personas huyeron de sus hogares en esa época. El grupo rebelde M23 fue finalmente derrotado por las fuerzas gubernamentales congoleñas en 2013.

Con EFE, AP y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.