Saltar al contenido principal

Petrolero griego sospechoso de marea negra en Brasil, dispuesto a entregar documentos solicitados

Anuncios

Atenas (AFP)

El petrolero griego Bouboulina, "principal sospechoso" según Brasil del gigantesco derrame de petróleo frente a las costas de aquel país, se declaró dispuesto el jueves a presentar los documentos solicitados por las autoridades brasileñas sobre los detalles de su navegación a finales de julio.

Según la empresa de comunicaciones Delta Tankers, propietaria del Bouboulina, una carta de las autoridades brasileñas enviada al ministerio griego de la Marina Mercante, reclama a cuatro empresas marítimas griegas, Delta Tankers, entre ellas, que proporcionen documentos que contribuyan a la investigación realizada en Río de Janeiro sobre este enorme derrame de petróleo.

Las otras empresas griegas afectadas, propietarias también de petroleros que navegaban durante este período frente a las costas brasileñas son: Marani, por los petroleros Maran Apollo y Maran Libra; Euromav, propietaria de Cap Pembroke y Minerva, propietaria de Minerva Alexandra.

La fecha límite para enviar los documentos al ministerio griego antes de que éste los envíe a Brasil es el 13 de noviembre, según una fuente cercana al expediente.

El origen de la contaminación por hidrocarburos, que se habría producido a finales de julio y que contaminó más de 2.000 km de costa en el noreste del país, sigue siendo un misterio.

No obstante, el 1 de noviembre las autoridades brasileñas afirmaron que identificaron al Bouboulina como "principal sospechoso" gracias a imágenes satelitales.

Delta Tankers negó "toda responsabilidad" en esta catástrofe ambiental. Consideró que no había "pruebas" de fuga en el petrolero, que zarpó el 19 de julio de Venezuela antes de llegar "directamente" a su destino, el puerto malasio de Melaka, el 4 de septiembre.

Una investigación "completa" realizada por Delta petroleros con "cámaras, datos y grabaciones" muestra que no hay "ninguna prueba de fuga, de transferencia de buque a buque, de vertido, de pérdida (de la carga) ni de retraso del Bouboulina", había indicado la empresa de comunicaciones de Delta Tankers.

Según la fiscalía brasileña, el daño de la marea negra es de "proporciones inconmensurables" y alcanzó "estuarios, manglares y desembocaduras de ríos en todo el nordeste brasileño".

Hasta el 29 de octubre, las manchas aparecieron en 264 localidades de nueve estados. Miles de voluntarios se movilizaron para limpiar las playas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.