Saltar al contenido principal

Protestas en Chile se siguen expandiendo por los sectores más acomodados

Anuncios

Santiago (AFP)

Las protestas sociales se hacían sentir en varios puntos de Chile este jueves: tras casi tres semanas de un estallido inédito la ciudadanía se encontró con carreteras bloqueadas por camioneros y manifestaciones en distintos sectores de Santiago y otras ciudades, incluidos los barrios más acomodados.

Este jueves otra convocatoria por redes sociales llama a hacer un "gran tour al oasis" y llegar hasta la rica comuna de Las Condes, una zona de Santiago con los metros cuadrados más costosos del Chile.

Este llamado se hizo un día después que las manifestaciones llegaran al este de la capital chilena, donde se concentra el poder económico y financiero, y que derivó el miércoles en serios enfrentamientos, saqueos y destrozos en el barrio de Providencia, en los alrededores del centro comercial Costanera Center, símbolo del progreso económico en Chile.

Un grupo de manifestantes avanzaba por la avenida Vitacura, sector exclusivo de residencias y sedes de organismos internacionales, embajadas y comercio de lujo. Otros centenares de personas -en su mayoría estudiantes- protestaban en el centro de Santiago, escenario habitual de las manifestaciones en estas últimas semanas.

Empleados de los servicios públicos de Salud, que reclaman desde hace años mejoras salariales y más recursos para la atención primaria, donde se atiende el 80% de los chilenos, llegaron temprano hasta la sede de la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un exclusivo barrio de la comuna de Vitacura.

Representantes del Colegio Médico, estudiantes y funcionarios de consultorios públicos, le exigieron a la organización internacional "pronunciarse por las violaciones a los Derechos Humanos y las muertes que han ocurrido en Chile" durante el estallido social, en el que se contabilizan 20 fallecidos, entre ellos cinco a manos de agentes del Estado.

Después de entregar una carta a la OMS, los manifestantes comenzaron a marchar hasta el centro de Santiago.

Por precaución el centro comercial Costanera Center, ahora blanco del descontento popular, decidió no abrir sus puertas por segunda jornada consecutiva. El miércoles, sus alrededores fueron escenario de violentos enfrentamientos, que dejaban hoy un panorama de destrucción pocas veces visto en esta zona de Santiago.

"La carrera contra la destrucción y el vandalismo la ganaremos y junto a la municipalidad pondremos nuevamente de pie a Providencia", dijo la alcaldesa de la comuna Evelyn Matthei, que temprano salió ella misma a dirigir el tránsito de la comuna ante la falta de semáforos y que corrió para esquivar a los periodistas.

La carretera que conecta a Santiago con el puerto de Valparaíso estaba bloqueada por un grupo de camioneros y automóviles que exigen rebajar las tarifas de los peajes y condonar las deudas existentes por este concepto.

- Contra los desórdenes -

"Lo que vimos ayer (miércoles) lamentablemente son personas que lo destruyen todo a su paso, que no tienen ninguna otra intención más que generar daño", afirmó de su lado la vocera de gobierno Karla Rubilar, reconociendo que el gobierno "está teniendo dificultades con las herramientas actuales que tienen" las policías para poder enfrentar este nivel de violencia "de grupos menores, pero muy organizados".

En el marco de la contención de las manifestaciones, la policía chilena hace frente a duras denuncias sobre abusos a los derechos humanos.

Este jueves al mayor de la policía Humberto Tapia se le abrirán cargos por "apremios ilegítimos" después de disparar perdigones al interior de un liceo de niñas, hiriendo a dos estudiantes.

El estallido social impacta con fuerza a la economía chilena, sobre todo al peso, que ha alcanzado su menor valor en 16 años, junto a las actividades del comercio y el turismo, que durante estas tres semanas han sufrido la cancelación de tres eventos de relevancia: el encuentro de líderes del foro APEC, la cumbre del cambio climático COP-25 y la final única de la Copa Libertadores de América.

El gobierno ya estimó que durante octubre el PIB chileno podría caer hasta 0,5% como consecuencia de la menor actividad registrada en el país a lo largo de estas casi tres semanas de manifestaciones.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.