Saltar al contenido principal

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sale de prisión

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, hace un gesto de victoria detrás de una pancarta que dice "Lula es inocente" después de salir de prisión, en Curitiba, Brasil, el 8 de noviembre de 2019.
El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, hace un gesto de victoria detrás de una pancarta que dice "Lula es inocente" después de salir de prisión, en Curitiba, Brasil, el 8 de noviembre de 2019. Rodolfo Buhrer / Reuters

El expresidente Lula da Silva recuperó su libertad luego de que el Tribunal Supremo declarara inconstitucional la prisión de una persona condenada antes de que agotara todos los recursos ante la Justicia.

Anuncios

Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva está libre. Este 8 de noviembre salió de la cárcel de Curitiba, donde estuvo 19 meses. Su salida fue ordenada por el juez federal Danilo Pereira, que decretó la libertad inmediata del expresidente luego de que su defensa presentara oficialmente el pedido de excarcelación, apoyado en el fallo del Tribunal Supremo de Brasil (STF) que el jueves 7 de noviembre declaró inconstitucional la prisión de una persona sin condena firme.

Lula, que estuvo encarcelado desde abril de 2018, deja la cárcel a partir del fallo del Supremo porque su condena de ocho años y diez meses por corrupción fue confirmada en tercera instancia, pero aún resta la resolución de su última apelación presentada ante la máxima Corte.

"El presidente está muy sereno, pero la decisión del Supremo, aplicando nuestra Constitución, también dio una luz de esperanza de que pueda haber justicia", remarcó el abogado Cristiano Zanin Martins, a la salida de su visita a Lula en la cárcel de Curitiba antes de que el exmandatario recuperara la libertad.

Zanin agregó que el equipo de abogados del expresidente solicitó "la revisión inmediata del pedido para su excarcelación porque no hay respaldo jurídico para que continúe preso", un trámite que surtió efecto inmediato.

Más allá de este paso, los abogados de Lula remarcaron que “la batalla jurídica” sigue y aguardan que el Tribunal Supremo analice un recurso de hábeas corpus que pone en duda la condena y podría desencadenar en la nulidad del proceso.

“El proceso que llevó a la condena de Lula está marcado por fuertes violaciones a garantías fundamentales, repletos de ilegalidades y esperamos que el Supremo juzgue con rapidez el hábeas corpus”, agregó Zanin.

Por otro lado, el ministro de Justicia y exjuez del caso Lava Jato, Sérgio Moro, dijo que la decisión del Supremo debería ser respetada.

Las claves del fallo que dejó libre a Lula da Silva

Fue un voto apretado el que dejó en libertad al exmandatario de 74 años, encarcelado desde hace más de un año y medio a raíz de un polémico proceso. Con seis votos contra cinco, los jueces de la Corte Suprema de Brasil anularon una jurisprudencia de 2016 que permitía encarcelar a condenados que no habían agotado sus recursos jurídicos.

Condenado a principios de 2018 por señalamientos de malversación, la pena de ocho años y diez meses de Lula fue confirmada en tercera instancia, pero aún queda por definir una última apelación ante el mismo Supremo.

La máxima Corte se ciñó a un artículo de la Constitución que estipula que "nadie será considerado culpable hasta la firmeza de la sentencia penal condenatoria", salvo los que representan un “riesgo” para la sociedad. Así, miles de presos podrían ser liberados a raíz de esta decisión, pero el caso Lula es el que llama más la atención y suscita más reacciones.

Los partidarios del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, asisten a una vigilia frente a la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, Brasil, el 7 de octubre de 2018.
Los partidarios del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, asisten a una vigilia frente a la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, Brasil, el 7 de octubre de 2018. Rodolfo Buhrer / Reuters

"Sueltan a bandidos y desarman al ciudadano. Pobre del brasileño", escribió en las redes sociales el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

Para los fiscales de la investigación del caso Lava Jato, que salpicó con acusaciones de corrupción a buena parte de la clase política brasileña, el fallo del Supremo "está en disonancia con el sentimiento de repudio a la impunidad y con el combate a la corrupción, prioridades del país".

Según Fernando Haddad, el ‘heredero’ de Lula en las elecciones presidenciales en nombre del Partido de los Trabajadores, esta sentencia comprueba que la condena del expresidente fue "ilegal", mientras que Gleisi Hoffmann, la presidenta del PT, dijo que se trataba de una "decisión muy importante para fortalecer la democracia y la Constitución, en el momento en que son amenazadas por el Gobierno de extrema derecha".

A nivel internacional, el recién electo presidente de Argentina, Alberto Fernández, fue uno de los primeros en reaccionar. "Es lo mismo que venimos reclamando en Argentina desde hace años. ¡Valió la pena la demanda de tantos!", trinó el centroizquierdista.

Con EFE y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.