Saltar al contenido principal
El Debate

¿Qué va a pasar en Bolivia? Sigue el descontento por la victoria de Evo Morales

Bolivia vive una crisis política y social desde hace dos semanas. La situación explotó tras los resultados de las elecciones del 20 de octubre que dieron como ganador a Evo Morales para un cuarto mandato consecutivo en primera vuelta. El descontento de una parte del país se ha trasladado a las calles generando tensión y serios daños a la economía. En esta edición de El Debate analizamos cuál es el origen de la tensión y el posible desenlace que podría tener.

Anuncios

Las elecciones en Bolivia, realizadas el 20 de octubre, han dejado una profunda polarización en el país. El resultado, que le dio el triunfo a Evo Morales, no fue bien recibido por una parte de la población que ha salido a las calles para expresar su rechazo por la forma en la que el presidente boliviano obtuvo un cuarto mandato.

Desde un primer momento, las elecciones estuvieron marcadas por la polémica. La habilitación del presidente Morales a participar del proceso tras una decisión del Tribunal Electoral generó un clima de tensión al que la oposición definió como fraudulento.

"La crisis se hubiese podido prevenir si Evo Morales acata los resultados del plebiscito (del año 2016) y luego la corte, que lo favorece, no le permite participar en las elecciones (…) Adicionalmente existe el atenuante de que hay sospecha de fraude", dijo Manuel Camilo González, docente de la Escuela Política de la Universidad Sergio Arboleda de Colombia.

Adicionalmente, lo ocurrido con el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (Trep por sus iniciales) y que falló por más de 24 horas para luego reactivarse con una diferencia favorable a Morales, ha sido denunciado por la oposición.

Para disminuir la tensión contra el proceso, la Organización de Estados Americanos (OEA), que participó como observador electoral, ha puesto en marcha una auditoría general la cual no fue aceptada por el principal opositor, Carlos Mesa.

En medio de las denuncias y las acciones políticas por parte del Gobierno para sellar su triunfo, Bolivia se encuentra sumida en una serie de manifestaciones que ya dejan tres personas muertas y decenas de heridos.

Por otro lado, el Gobierno informó que las jornadas de protestas han causado pérdidas económicas por el orden de los 167 millones de dólares al tiempo que la Cámara Nacional de Comercio sitúa la cifra en más de 1.000 millones de dólares.

En búsqueda de una salida institucional

En medio de las manifestaciones, diversos son los organismos que llaman a una salida política, pacífica y adaptada a la Constitución. En este sentido, algunos analistas sostienen que se debe esperar el resultado de las auditorías para emitir una respuesta institucional.

"Las auditorías de la OEA determinarán realmente si hubo fraude o si efectivamente Evo resulta ganador (…) Tras concluir la auditoría se tomará una salida constitucional que es la única vía para resolver el conflicto", dijo Alfredo Mendoza, docente, sociólogo y exsenador boliviano. 

No obstante, existen dudas en caso de que la auditoría arroje un resultado adverso para Morales y si este aceptará la decisión emitida. "A pesar que dice que es vinculante, hay evidencias de jurisprudencias en las que dice que las hay y en definitiva no se acoge", dijo la internacionalista Jazmín Balaguer.

Por otro lado, algunos analistas sostienen que más allá de los resultados (tanto de la elección como de la auditoría) se debe establecer un diálogo para encontrar una solución.

"Debe ser a través del diálogo que se encuentre una salida a la crisis. Encerrarse en la idea y reconocerse a sí mismo como un ganador de las elecciones choca con un país enfrentado y movilizado que no le reconoce legitimidad a la elección", dijo Carlos Cordero, profesor de Ciencia Política en la Universidad Mayor de San Andrés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.