Saltar al contenido principal

Ya son tres las personas fallecidas por los incendios en Australia y se temen más muertes

Un helicóptero trabaja para contener un incendio forestal a lo largo de la carretera Old Bar en Nueva Gales del Sur, Australia. 9 de noviembre de 2019.
Un helicóptero trabaja para contener un incendio forestal a lo largo de la carretera Old Bar en Nueva Gales del Sur, Australia. 9 de noviembre de 2019. Shane Chalker / AAP Image

Las autoridades emitieron este viernes un número récord de alertas. 17 incendios fueron declarados como emergencia, con fuertes vientos y condiciones de sequía. En total, arden 81 focos de incendio y 36 de ellos no han podido ser contenidos.

Anuncios

Como consecuencia de las conflagraciones sin precedentes en dos estados del territorio oriental australiano, las autoridades confirmaron la muerte de tres personas. A esto se suma la desaparición de otras cuatro y al menos 150 hogares quedaron destruidos.

El Servicio de Incendios Rural de Nueva Gales del Sur confirmó que dos de los fallecimientos ocurrieron cerca de Glen Innes. Un cuerpo fue encontrado en un carro y una mujer perdió la vida por quemaduras.

Adicionalmente, la policía informó que encontró un cuerpo en una casa incinerada, en el norte de la población de Taree.

Más hacia el norte, en Queensland, cerca de la población costera de Noosa, miles de residentes tuvieron que evacuar durante la noche y al menos 2.000 habitantes aún están la espera de una indicación de que es seguro regresar a casa.

El primer ministro teme más muertes

El primer ministro australiano, Scott Morrison, hizo una alocución televisiva este sábado en la tarde, antes de que se registrara el tercer muerto, en la que expresó el temor de que aumenten los decesos, debido a que hay zonas que aún no han sido revisadas, ante las dificultades de acceso por las llamas.

"Estos incendios ya se cobraron dos vidas (...) y a medida que tengamos acceso a otras áreas que han sido afectadas, esperamos noticias peores", aseguró.

Morrison también anunció que se entregarán ayudas económicas a aquellos que perdieron sus hogares a raíz de las llamas, y dijo que miembros de la reserva de las Fuerzas Armadas australianas podrían ser desplegados para ayudar a los trabajadores de emergencia.

Esta es una de las peores temporadas de incendios en Australia y ya hay importantes partes del país golpeadas por una severa sequía. El panorama no es alentador, si se tiene en cuenta que todo ocurre antes de que llegue el verano al hemisferio sur.

Sin embargo, hay esperanza de un descanso del fuego la próxima semana, cuando podrían mejorar las condiciones climáticas y se espera que la situación desescale entre los meses de diciembre a febrero de 2020.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.