Saltar al contenido principal

Bolivia: Evo Morales llama al diálogo y el opositor Carlos Mesa rechaza su propuesta

El presidente de Bolivia, Evo Morales, durante el pronunciamiento que ofreció desde el hangar presidencial en la terminal de la Fuerza Aérea de Bolivia, en El Alto el 9 de noviembre de 2019.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, durante el pronunciamiento que ofreció desde el hangar presidencial en la terminal de la Fuerza Aérea de Bolivia, en El Alto el 9 de noviembre de 2019. Carlos García Rawlins / Reuters

Ante la tensión que vive su país, el mandatario boliviano instó a la oposición a buscar una solución pacífica a las confrontaciones, propuesta a la que Carlos Mesa respondió con una negativa.

Anuncios

En medio del caos, Morales se pronunció. En la comparecencia que ofreció ante los medios de comunicación este sábado luego de que decenas de unidades policiales empezaran a replegarsejunto a las sedes de Gobierno en La Paz, el presidente boliviano llamó al diálogo.

El mandatario instó a la oposición a establecer una mesa de conversaciones con el objetivo de encontrar una solución pacífica a las tensiones que vive el país desde el inicio de las protestas que ya dejan al menos 383 ciudadanos heridos, de acuerdo con los datos entregados por la Defensoría del Pueblo.

En su cuenta oficial de Twitter, Morales insistió en que, a su juicio, lo que vive la nación es un “intento de golpe de Estado que atenta contra el orden constitucional”, por lo que convocó al papa Francisco y a los organismos internacionales a participar de su llamado al diálogo.

El pedido elevado por Morales se extendió a los partidos que consiguieron representación parlamentaria en los comicios celebrados el 20 de octubre, entre los cuales figuran los movimientos opositores Bolivia Dice No, Comunidad Ciudadana y el Partido Demócrata Cristiano.

Las manifestaciones se producen tanto a favor como en contra de Morales, por lo que el mandatario reiteró que, lo crucial en este momento, es buscar un nuevo punto de “unidad nacional” de la mano también de los comités cívicos, los cuales son justamente los que denuncian el presunto fraude que se habría fraguado durante el proceso electoral que extendió su periodo de gobierno.

Las movilizaciones opositoras giran en torno al latente reclamo de la renuncia inmediata de Morales y de la convocatoria a unos nuevos comicios. Sin embargo, desde este viernes el amotinamiento de los citados policiales también despertó más preocupaciones.

Poco después de que se conociera la propuesta de Morales, el líder opositor Carlos Mesa señaló que no tiene nada que negociar con el mandatario, mensaje que divulgó en sus cuentas en redes sociales.

Sobre el repliegue de las Fuerzas, Evo les pidió a los policías que se concentren en cumplir con su deber constitucional de velar por la seguridad de los habitantes y le exigió a los comandantes de la Policía que hagan “cumplir las normas”.

En su discurso, el político boliviano que llegó al poder en el año 2006 defendió su victoria en las urnas para llevar a cabo su cuarto mandato consecutivo, el cual lo sostendría en el mando hasta el 2025.

Entre tanto,Williams Kaliman, el comandante general de las Fuerzas Armadas bolivianas, aseguró que sus filas nunca irán contra el pueblo y que, por el contrario, seguirán siempre velando por la paz de su territorio en medio de las confrontaciones.

A través de un comunicado oficial, Kaliman precisó que "los actuales problemas generados en el contexto político deben ser solucionados en el ámbito de los más altos intereses de la patria antes de llegar a momentos irreversibles”.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.