Saltar al contenido principal

La "casa en los árboles” que se burló del muro de Berlín

La "casa en los árboles" fue construida en la década de 1980 por Osman Kalin, un trabajador inmigrante turco. Estudio gráfico Francia Media World
La "casa en los árboles" fue construida en la década de 1980 por Osman Kalin, un trabajador inmigrante turco. Estudio gráfico Francia Media World France 24

Construida por un inmigrante turco en la década de 1980, la "casa en los árboles" se ha establecido como un lugar de memoria importante en la capital alemana, treinta años después de la reunificación.

Anuncios

Para encontrar la "casa en los árboles" en Berlín, hay que dirigirse al paso 0 de Bethaniendamm, en la frontera entre los distritos de Kreuzberg y Mitte. Una dirección imaginaria para un lugar que es muy real y que, después de la caída del Muro, se convirtió en un símbolo de la Berlín reunificada.

La llamada “Baumhaus”, como la llaman los berlineses de cariño, es la única construcción hecha en la ruta del Muro, en plena “no-man’s land” (tierra de nadie), cuando Berlín estaba todavía dividida en dos.

Un pequeño rincón verde a la sombra del Muro

Cuando se llega al lugar, es fácil no ver la pequeña y divertida la “casa en los árboles”. Una construcción de dos pisos hecha on materiales reciclados. La imponente fachada de la iglesia de Santo Tomás frente a la casa es mucho más llamativa para la vista.

Pero los berlineses la conocen bien. La historia de esta casa se remonta a principios de la década de 1980. Fue construida por Osman Kalin, un inmigrante turco que murió el año pasado a la edad de 92 años, y quien pudo aprovechar los errores en el trazado del muro para ubicar su pequeño rincón verde.

En este punto de la calle Bethaniendamm, los obreros de Alemania Oriental deberían haber construido el muro en ángulo recto para seguir los planes oficiales de la división de Berlín. Pero, presionados por el tiempo y para ahorrar dinero, los trabajadores cortaron el camino dejando un pequeño pedazo de tierra en desuso. Fue allí, en estos 350 m², propiedad legal de la República Democrática Alemana (RDA), pero que se encuentran en territorio de Alemania Occidental, que Osman Kalin puso el ojo.

Mapa de la localización de la "casa en los árboles".
Mapa de la localización de la "casa en los árboles". France 24

La policía patrullaba con sus perros, los guardias armados estaban en los puestos fronterizos y la atmósfera era mortal en esta "tierra de nadie". Pero, nada de esto desanimó a Osman. Él buscaba ocupar su tiempo libre, así que decidió llenar de plantas el lugar, construyendo una huerta. "Para comprender su motivación, no hay que olvidar de dónde viene". Osman trajo consigo las reglas y la cultura de la aldea donde creció en Turquía. De acuerdo con sus principios, él no podía entender por qué la gente no se preocupaba de embellecer un lugar abandonado", aseguró Funda Kalin, nieta de Osman.

Su pasatiempo no pasó desapercibido. "Por supuesto, eso causó algunos problemas al principio". Los guardias de la Alemania Oriental rápidamente se aseguraron de que no construyera un túnel debajo del jardín para facilitar el paso al Occidente de los habitantes de Berlín Oriental, pero cuando se dieron cuenta de que era solo una huerta, lo dejaron en paz", cuenta Funda. Fue entonces cuando la policía de Alemania Occidental le pidió que se fuera, pero él se negó.

Como este jardín estaba oficialmente en territorio de Alemania Oriental, las autoridades de Berlín Occidental no pudieron intervenir. Los policías de Occidente decidieron no molestar al hombre y le dieron libertad de quedarse allí.

Cebollas y vino, los intercambios entre policías alemanes y Osman

La construcción de la casa, que comenzó en 1982, trajo varios problemas. Inicialmente, Osman Kalin solo pudo construir una pequeña casa, porque la RDA no quería que fuera más alta que el Muro. Lo hizo, siempre y cuando pudiera trabajar en su jardín donde plantó principalmente cebollas y ajo. No vivió allí, pues, la "Baumhaus" siempre fue "el equivalente turco de los jardines para obreros", asegura la nieta del inmigrante.

Con el tiempo, se estableció una coexistencia pacífica entre los guardias fronterizos y Osman. Los saludaba todos los días y les ofrecía cebollas. A cambio, los soldados a veces le daban botellas de vino para las festividades de fin de año, que, como musulmán practicante, dejaba de lado.

Después de la reunificación, Osman finalmente pudo expandir su casa utilizando solo materiales reciclados. Hoy en día, cuenta con agua corriente, electricidad, tiene un escritorio y un dormitorio. "Pasamos mucho tiempo en esta casa, celebrando cumpleaños y organizando barbacoas en el jardín", asegura Funda Kalin. Ella recuerda como los transeúntes miraban con asombro la manera como ellos se divertían en esta pequeña casa, que no parecía gran cosa.

A los berlineses les llevó tiempo redescubrir la extraordinaria historia de la "Baumhaus" y establecerla como símbolo de protesta contra el orden establecido durante la Guerra Fría. Funda Kalin, ahora de 35 años, se dio cuenta de la importancia que tenía la casa de su abuelo durante un curso de historia de la arquitectura en la escuela, cuando tenía 17 años. "La maestra estaba mostrando diapositivas de edificios importantes como la Puerta de Brandenburgo, el Louvre y la Torre Eiffel, cuando de repente vi una foto de nuestra casa", dice ella. Sus compañeros de clase comenzaron a protestar, "para decir que era la casa de un vagabundo, pero el maestro les contó toda la historia y ahí entendí que la visión que teníamos estaba ahora cambiando".

Actualmente, se quiere convertir a la "Baumhaus" en un lugar de memoria, adjunto al Memorial del Muro de Berlín, o incluso en un museo privado. Pero, en ese lugar, los desarrolladores de bienes raíces han intentado construir viviendas desde 2010, a lo que residentes locales respondieron con una movilización masiva que terminó por tumbar el proyecto.

Traducción del francés por Andrea Amaya P.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.