Saltar al contenido principal

Brasil: un pueblo dividido entre los dardos de Bolsonaro y Lula

Manifestantes protestan contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasilia, Brasil, el 9 de noviembre de 2019.
Manifestantes protestan contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasilia, Brasil, el 9 de noviembre de 2019. Adriano Machado / Reuters

Mientras los seguidores de Lula festejan su liberación, los ultraderechistas a favor del actual presidente protestan contra quienes lo dejaron en libertad.

Anuncios

La puesta en libertad del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, es la razón por la que el pueblo brasileño salió a las calles a manifestar. Mientras los seguidores del expresidente celebran su liberación ordenada el pasado 8 de noviembre, los opositores y seguidores del actual mandatario Jair Bolsonaro, salieron a las calles contra la decisión judicial que le devolvió la libertad al exmandatario, que estuvo en prisión desde el 7 de abril del 2018.

Un día después de su liberación, Lula se pronunció ante un grupo de personas, militantes de izquierda y del PT (Partido de los Trabajadores), que le demostraron su apoyo y respaldo con banderas rojas y pancartas en las que se leía “Lula libre”.

Tras permanecer preso durante 19 meses, el exmandatario envió un mensaje asegurando no tener resentimiento contra nadie. Sin embargo, se refirió al actual jefe de Gobierno como mentiroso.

“No tengo dolor por la policía federal, no tengo dolor por los carceleros. No tengo resentimiento por nadie. Tengo el deseo de demostrar que este país puede ser mucho mejor cuando tiene un Gobierno que no miente tanto como lo hace Bolsonaro”, dijo el izquierdista durante un breve discurso en plenas calles de la ciudad Bernardo do Campo.

A las acusaciones indirectas contra el actual Gobierno, Bolsonaro respondió en su cuenta de Twitter en el que tildó de “canalla” al expresidente.

“Amantes de la libertad y del bien, somos la mayoría. No podemos cometer errores. Sin un norte y un comando, incluso la mejor tropa se convierte en una banda que dispara a todas partes, incluidos los amigos. No le des municiones al canalla, que está momentáneamente libre pero cargado de culpas”:

El expresidente goza de una libertad que aún no está plenamente garantizada, ya que tiene dos sentencias en su contra, pero sin condena firme, por lo que aún no pueden ser apeladas. Bajo este argumento el Supremo Tribunal Federal dictó el fallo de que solo los condenados que habían agotado todos los recursos debían ser encarcelados, lo que favoreció a Lula da Silva.

En las calles de Río de Janeiro cientos de ciudadanos salieron a manifestar contra la justicia que le otorgó la libertad al expresidente, al que tildan de corrupto.

Manifestantes protestan contra el ex presidente de Brasil , Luiz Inácio Lula da Silva, después de ser liberado de la prisión, en Sao Paulo, Brasil , el 9 de noviembre de 2019.
Manifestantes protestan contra el ex presidente de Brasil , Luiz Inácio Lula da Silva, después de ser liberado de la prisión, en Sao Paulo, Brasil , el 9 de noviembre de 2019. Nacho Doce / Reuters

“Este resultado es un revés para Brasil en lo que se refiere a la impunidad. Y afecta a todos nuestros otros problemas, no hay desarrollo económico que sea sostenible con el grado de impunidad que tiene Brasil”, dijo Adriana Balthazar, líder del movimiento Come To The Street, quien participó de la jornada contra la libertad de Lula.

“Es una señal clara para los forajidos de que aquí (Brasil) puedes robar todo lo que quieras, que nadie va a la cárcel. Si tienes dinero, nadie va a la cárcel”. Dijo Carlos Alfonso, un empresario brasileño de 53 años.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.