Saltar al contenido principal

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, dimitió tras su derrota en las elecciones en España

El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su comparecencia para anunciar su retirada de la política, en Madrid, España, el 11 de noviembre de 2019.
El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su comparecencia para anunciar su retirada de la política, en Madrid, España, el 11 de noviembre de 2019. Rodrigo Jiménez / EFE

La caída de Ciudadanos se confirmó con los resultados electorales, en los que el partido consiguió diez escaños, 47 menos que en las elecciones de abril. Este resultado provocó la dimisión de Albert Rivera, líder desde la agrupación.

Anuncios

Primeras consecuencias por los resultados de las elecciones del 10 de noviembre en España: Albert Rivera, líder de Ciudadanos, dimitió como presidente del partido, renunció a su acta de diputado y anunció que abandona la vida política.

"Quienes me conocen saben que nunca me he tapado la cara ni me he escondido. Como dije ayer, los éxitos son de todos pero los fracasos de uno mismo", declaró Rivera, en una rueda de prensa en la que estuvo arropado por compañeros del partido, tras anunciar minutos antes, en la reunión con la Comisión Ejecutiva, que renunciaba a su cargo.

Las encuestas acertaron y, durante la noche electoral del 10 de noviembre, la formación de centroderecha liderada por Rivera perdía un total de 47 escaños, pasando de 57 a diez asientos en el Congreso de los Diputados, lo que significó 2,8 millones de votos menos desde las elecciones del 28 de abril.

Un desastre para un partido, fundado en 2006, que tras limitarse a concurrir en elecciones en Cataluña, en 2015 entró, por primera vez, en el Congreso de los Diputados, con 40 diputados, aprovechándose de la crisis del bipartidisimo.

Albert Rivera presidió durante 13 años un partido que estuvo en constante crecimiento y que alcanzó su techo, en las últimas elecciones del 28 de abril, con 57 diputados y erigiéndose como tercera fuerza. Este resultado le habilitaba para permitir un Gobierno de Sánchez y para negociar una vicepresidencia.

Sin embargo, Rivera prefirió vetar al PSOE para virar a la derecha, pactando Gobiernos con el PP y la ultraderecha de VOX, un hecho que terminó por debilitarlo en las últimas elecciones.

De hecho, esta política de derechización hizo que perdiera un 4,5 % de los militantes, así como voces autorizadas en el partido como el eurodiputado Javier Nart y el diputado Toni Roldán. Este último aprovechó para lamentar la dimisión de Rivera pese a sus errores:

La sucesión como líder de Ciudadanos es incierta

El futuro del partido está en el limbo: Albert Rivera siempre fue la cara visible de un proyecto político construido sobre su figura y sin prácticamente contrapesos. Tan solo Manuel Valls, exprimer ministro de Francia y actualmente concejal de Barcelona por Ciudadanos, cuestionó públicamente el rumbo del partido, en su política de pactos con VOX, antes de las dimisiones.

Por este motivo, parece difícil saber quién va a ser el futuro líder, aunque fuentes del partido señalan que Inés Arrimadas, cabeza de lista por Barcelona, que consiguió ganar las elecciones en Cataluña del 20 de diciembre de 2017, es la mejor situada para relevar a Rivera.

Inés Arrimadas, detrás de Albert Rivera, es la favorita para presidir el partido Ciudadanos, a partir de ahora.
Inés Arrimadas, detrás de Albert Rivera, es la favorita para presidir el partido Ciudadanos, a partir de ahora. Mariscal / EFE

Comienzan las negociaciones para conseguir por fin un Gobierno

Las elecciones en España confirmaron que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, falló en su estrategia, perdiendo tres escaños, permitiendo recuperar terreno al PP y presenciando el ascenso de la formación de ultraderecha VOX, que se convirtió en la tercera fuerza con 52 escaños.

Una negociación para ser presidente difícil para Sánchez: por un lado de los pactos, los partidos independentistas JxCat y ERC no descartan la abstención, pero no será a cambio de nada y sus propuestas son claras: amnistía de los nueve líderes independentistas presos y un referendo de autodeterminación.

Tampoco parece que Unidas Podemos vaya a facilitar una investidura sin concesiones. Sin embargo, esta es la opción favorita de los militantes del PSOE, que durante el discurso de Sánchez poselectoral, cantaron "con Casado no" y "con Iglesias sí".

Por otra parte, la histórica rivalidad con el PP hace difícil la abstencion de este. Después del terreno recuperado, el líder Pablo Casado, durante su discurso de reacción a los resultados, no descartó ningún escenario. La abstención de los populares, con los votos a favor de Ciudadanos, permitirían, en segunda vuelta, obtener una mayoría simple para el PSOE, con la cual formar un Gobierno, deseado por Bruselas, para afrontar los recortes que vienen con la nueva crisis económica.

Con EFE y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.