Saltar al contenido principal
Deportación yihadistas

Turquía inició la repatriación de combatientes detenidos del Estado Islámico

Prisioneros que, según la Fuerza Democrática Sirias, son combatientes del autodenominado Grupo Estado Islámico. Norte de Raqqa, Siria. 8 de marzo de 2017.
Prisioneros que, según la Fuerza Democrática Sirias, son combatientes del autodenominado Grupo Estado Islámico. Norte de Raqqa, Siria. 8 de marzo de 2017. Rodi Said/ Imagen de archivo/ Reuters
4 min

Ankara informó que deportó a un ciudadano alemán y a uno estadounidense, ambos combatientes del grupo terrorista Estado Islámico, que permanecían bajo arresto en Turquía. Cientos estarían en lista de espera para el mismo proceso.

Anuncios

La deportación de los dos individuos es el inicio del programa anunciado por la administración de Recep Tayyip Erdogan para repatriar a detenidos acusados de actos terroristas con el grupo extremista.

La iniciativa, lejos de tranquilizar los ánimos, aumentó la tensión existente con los aliados de la OTAN, que ya tuvieron roces con Erdogan cuando ordenó el ataque contra los kurdos en el norte de Siria.

Esa operación contra las milicias YPG, aliadas de Estados Unidos contra los yihadistas, pero que Ankara considera enemigos y terroristas, permitió, según el gobierno turco la captura de 287 militantes en el país árabe; los arrestos se sumaron a los cientos de sospechosos del Estado Islámico que ya son retenidos en tierras turcas.

Sin embargo, a la comunidad internacional le preocupan más los islamistas que ya habían sido retenidos en el norte de Siria y que estaban en cárceles, vigilados por los kurdos. A los aliados de la coalición liderada por Estados Unidos les inquietaba que, como resultado de la ofensiva turca, estos presuntos criminales quedaran sin custodia y escaparan, lo que podría reavivar al grupo terrorista.

La misma incógnita surgió con los cientos de miles de familiares de los extremistas que son mantenidos en campos de refugiados y cuyo destino sigue siendo incierto.

Turquía no es un hotel para terroristas

Recientemene la administración de Recep Tayyip Erdogan afirmó que Turquía no es un hotel para terroristas, como parte de sus acusaciones contra los países europeos, a los que acusó de no querer asumir la carga que representan sus ciudadanos que viajaron a luchar en Oriente Medio.

El ministro del Interior Suleyman Soylu había dicho desde la semana pasada que este lunes comenzarían las deportaciones de los combatientes a sus países de origen, incluso si esas naciones les habían revocado la ciudadanía.

En ese sentido, tras las deportaciones iniciales de un alemán y de un estadounidense, se programó también la expulsion de otros 23 extremistas, todos ellos europeos incluyendo un danes, dos irlandeses, otros nueve alemanes y once franceses.

El portavoz de esa misma cartera, Ismail Catakli, fue citado por la agencia de noticias Anadolu, confirmando el procedimiento: "Se han completado los esfuerzos para identificar las nacionalidades de los combatientes extranjeros capturados en Siria, se han completado sus interrogatorios en un 90% y se notificó a los países relevantes".

Países Bajos deberá repatriar a los niños del Estado Islámico en Siria

Mientras Turquía se mantuvo clara en su objetivo de deshacerse de combatientes extremistas, un tribunal local de La Haya le pidió al Gobierno neerlandés "hacer todo lo posible" para repatriar "cuanto antes" a 56 niños que permanecen en campos de detención del noroeste de Siria.

La decisión se dio a conocer como respuesta al caso judicial presentado por abogados de 23 mujeres holandesas que están retenidas en el país árabe.

Y es que el tribunal consideró que los niños que viven en los campos sirios de Al Roj y Al Hol están en "una situación de emergencia aguda" y "sin haberlo elegido", y que por esta razón deben regresar a Los Países Bajos siempre que el procedimiento no ponga en en riesgo a funcionarios neerlandeses.

La situación es de difícil manejo, puesto que el juez también se pronunció en el caso de las madres de los menores. Dictaminó que estas mujeres no tienen derecho a ser repatriadas porque viajaron a Medio Oriente para pelear por voluntad propia; sin embargo, teniendo en cuenta que las autoridades en Siria solo dejan que los niños se vayan con sus madres, los Países Bajos también están obligados a llevarlas a ellas de regreso.

Hasta ahora, para el gobierno de ese país estas mujeres decidieron llevar a sus hijos a "un entorno muy violento" y la administración no tenía ni la autoridad ni la obligación para de repatriar a sospechosos de crímenes de terrorismo.

Adicionalmente, la política neerlandesa se basaba en no actuar para recuperar a sus ciudadanos involucrados en casos terroristas en Siria. Con esta consigna, solo podrían ser repatriados quienes fueran capaces de llegar por sus propios medios a un consulado holandés y quisieran someterse a la justicia de su nación.

Según cifras oficiales, actualmente hay unos 140 neerlandeses detenidos en campamentos en el noroeste sirio.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.