Saltar al contenido principal

Los enfrentamientos en Hong Kong se extienden a nuevos territorios

La policía antidisturbios trabaja en una operación para dispersar a manifestantes en Tsuen Wan, Hong Kong, China, el 10 de noviembre de 2019.
La policía antidisturbios trabaja en una operación para dispersar a manifestantes en Tsuen Wan, Hong Kong, China, el 10 de noviembre de 2019. Jerome Favre / EFE

En una nueva jornada de protestas, las autoridades hongkonesas abrieron fuego y utilizaron gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes en la península de Kowloon, en el fin de semana número 24 de demostraciones.

Anuncios

Ya son casi seis meses de protestas registradas en las calles y establecimientos tanto públicos como privados en Hong Kong, los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes siguen tornándose aún más violentos por gran parte de la excolonia británica.

Las protestas de este 10 de noviembre se dan solo dos semanas antes de que se lleven a cabo las elecciones del Consejo de Distrito. En los plantones y marchas de este sábado, la violencia llegó a nuevos lugares como Kowloon, una de las zonas más pobladas del mundo. Allí las fuerzas de seguridad recurrieron al uso de cañones de agua y descarga de gases lacrimógenos para contener las protestas.

Algunas demostraciones, en su mayoría pacíficas, derivaron  en bloqueos, choques. De acuerdo a los medios locales, la Policía disparó contra los manifestantes y la televisión local emitió imágenes en las que se observa a un joven herido tras haber recibido una bala disparada presuntamente por un policía.

Ante los señalamientos, la Policía se limitó a hablar sobre la acción de los manifestantes y no se refirió al incidente del tiro que habría recibido el hombre del que se desconoce su estado de salud.

Los manifestantes no rebajan las denuncias sobre brutalidad policial

La ira de los manifestantes aumentó este fin de semana luego de que un joven estudiante que hacía parte de las protestas muriera al caer del tercer piso de un edificio durante los enfrentamientos entre policías y opositores.

Los medios locales difundieron imágenes en las que se evidencia cómo sus reporteros han sido afectados por el excesivo uso de la fuerza por parte de la Policía: algunos de los periodistas han salido con lesiones como hematomas en sus brazos. Pese a ello, el Gobierno hongkonés niega un posible mal manejo del poder por parte de las autoridades.

El enojo de los manifestantes, además de iniciar por un descontento contra las políticas de la jefa de Gobierno, Carrie Lam, y la intromisión de Beijing, se sustenta también en lo que consideran las muestras de violencia brutal por parte de la Policía.

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.