Saltar al contenido principal

Hong Kong: la jornada de huelga deja un joven herido de bala y un hombre incendiado

La policía dispersa con gas pimienta a los manifestantes en Hong Kong, China, el 11 de noviembre de 2019.
La policía dispersa con gas pimienta a los manifestantes en Hong Kong, China, el 11 de noviembre de 2019. Tyrone Siu / Reuters

La protesta, por la muerte del joven el pasado viernes, dejó un herido de bala por fuego de la policía y un hombre quemado por los manifestantes. Carrie Lam pidió el cese de la violencia y se negó a aceptar las exigencias.

Anuncios

La jornada de huelga del lunes 11 de noviembre, convocada en Hong Kong como protesta por la muerte del joven de 22 años que cayó del tercer piso de un aparcamiento, deja al menos 13 heridos, entre los que destacan los casos de un joven que recibió un impacto de munición real por parte de un policía y otro hombre incendiado por un manifestante.

Disparan munición real contra manifestante

El suceso tuvo lugar en la zona residencial de Sai Wan Ho y, según desvelan las imágenes, el policía se giró repentinamente cuando se sintió amenazado por la turba y sacó su pistola para advertir a los manifestantes. Uno de ellos, con máscara y chaqueta blanca lo desafía. El oficial le apunta en el pecho, pero no aprieta el gatillo. Inmediatamente ambos hombres entran en una confrontación física en la que el policía intenta reducirlo. Es en ese momento cuando un segundo manifestante, totalmente vestido de negro, entra en escena y se acerca al policía que aún luchaba con el hombre vestido de blanco.

La situación se sale de control cuando el oficial finalmente abre fuego y el ciudadano, herido, cae al piso en un baño de sangre. El joven de 21 años tuvo que ser atentido en la calle en medio de los gritos desesperados de los transeúntes. Se encuentra ahora hospitalizado con pronóstico grave en cuidados intensivos, después de recibir un impacto de bala en el abdomen, por el que tuvo que ser operado en órganos vitales como el riñón derecho y el higado.

Un manifestante corre frente a el Banco de China, durante la huelga convocada en Hong Kong.
Un manifestante corre frente a el Banco de China, durante la huelga convocada en Hong Kong. Shannon Stapleton / Reuters

Se trata del tercer disparo con arma de fuego contra un manifestante desde que empezaran las protestas en Hong Kong el pasado de 9 de junio, tras el anuncio de la ley de extradición de China, que abría la posibilidad a que los ciudadanos hognkoneses fuesen juzgados con el sistema legal de la República Popular de China. Una ley que ya ha sido derogada, por lo que la protesta ha derivado en una reivindicación de una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong y una oposición a la cada vez mayor injerencia de Beijing.

La jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, hizo una declaración pública para condenar la violencia que tuvo lugar durante la jornada de huelga.
La jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, hizo una declaración pública para condenar la violencia que tuvo lugar durante la jornada de huelga. Tyrone Siu / Reuters

Una discución terminó con un hombre en llamas

La tensión que se vive en Hong Kong ha alcanzado tales niveles que toda situación es potencialmente explosiva.

Una discusión política se tornó violenta cuando un hombre increpó a los manifestantes en un puente peatonal y les recriminó por haber interrumpido el transporte público. Esta persona, con ideas más cercanas al gobierno de Beijing que a las de los manifestantes prodemocracia, le dijo a los presentes que "todos eran ciudadanos chinos".

Varias personas captaron el momento con sus dispositivos móviles. De repente, el hombre es rociado con un líquido que moja sus ropas y parte de su cara. La sorpresa alcanza a leerse en su rostro, pero inmediatamente se transforma en terror cuando alguien enciende la chispa que convierte a este ciudadano descontento, en una antorcha viviente. El hombre, envuelto en un mar de fuego, corre intentando desprenderse de las llamas.

Aunque finalmente lo logró, su estado es grave y según las autoridades hospitalarias registra quemaduras en el 28 por ciento de su cuerpo.

La reacción de Carrie Lam y de la policía

Ante esta nueva situación de crisis, la policía de Hong Kong defendió la decisión del oficial que abrió fuego contra el manifestante. Kwok Pak-Chung, superintendente de la rama de relaciones públicas de la policía, declaró en conferencia de prensa que el joven que recibió el balazo había intentado quitarle el arma de la mano al policía: "Debido a las amenazas que venían de dos direcciones, él sabía que, si su arma le era arrebatada su seguridad y las de los transeúntes cercanos e vería amenazada, por lo tanto, decidió disparar". Las autoridades señalaron que el suceso es motivo de investigación.

Ante estos hechos, Carrie Lam se dirigió a la ciudadanía, para condenar la violencia y advertir que, de este modo, no van a conseguir nada: "La violencia no resuelve problemas y sólo lleva a más violencia. Si alguien tiene todavía la ilusión de que una violencia intensificada va a generar presión al Gobierno de manera que vaya a satisfacer las llamadas demandas políticas, digo aquí y ahora claramente que eso no sucederá"

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.