Saltar al contenido principal

Los incendios forestales en Australia se acercan a Sídney

AAP-Dan Peled/ vía Reuters

Las llamas, que afectan el este del país desde hace una semana, ya están en la periferia de Sídney y se acercan a la urbe, la más grande de la nación. Las condiciones climáticas dificultan la extinción del fuego.

Anuncios

Sídney, la ciudad más poblada de Australia, amaneció el martes 12 de noviembre con una advertencia de incendio de nivel "catastrófico", la más alta de la escala de conflagraciones. Es una medida sin precedentes en la zona mientras las llamas amenazan a decenas de casas en los suburbios de Turramurra, a 17 kilómetros del centro de la urbe.

La medida sin precedentes para esta ciudad busca salvar vidas ya que muchas personas esperan hasta el último momento para tomar acciones y descartan que estén en riesgo inminente. "La complacencia mata", dijo Shane Fitzsimmons, comisionado de bomberos de Nueva Gales del Sur.

En medio de la propagación del fuego por varias localidades del estado Nueva Gales del Sur, al que pertenece Sídney, su icónica playa de arena blanca, Bondi Beach, quedó cubierta con una densa capa de smog al igual que la Casa de la Ópera; uno de los íconos turísticos de la capital.

Una fuerte nube de smog se observa sobre la Ópera de Sídney, en Australia, el 12 de noviembre de 2019.
Una fuerte nube de smog se observa sobre la Ópera de Sídney, en Australia, el 12 de noviembre de 2019. Paul Braven/via REUTERS

Ante la emergencia, las autoridades desplegaron aviones para arrojar agua y productos retardantes de fuego sobre árboles y viviendas, mientras decenas de miles de personas abandonaban sus hogares.

Los bomberos informaron que más de la mitad de los focos que permanecen activos están fuera de control.

"Actualmente tenemos 71 incendios, 40 de ellos no están contenidos. Ocho están en alerta de emergencia. Hay uno más que se producirá mientras hablamos y otros 10 están en vigilancia", dijo Fitzsimmons en rueda de prensa.

Hasta el momento al menos tres personas han muerto y cien han resultado heridas, entre ellas 20 bomberos, desde que las conflagraciones comenzaron a azotar el este del país hace una semana.

Las condiciones climatológicas dificultan la extinción de las llamas

El aumento de la temperatura, que para este martes estuvo registrada en 37 grados centígrados, el ambiente seco y los fuertes vientos de hasta 60 kilómetros por hora dificultan la extinción del fuego.

"El comportamiento de las llamas en el frente de los incendios forestales está siendo fortalecido por los vientos cálidos y secos", apuntó Fitzsimmons, que también alentó a la población en zonas de riesgo a "dejar sus casas ahora" y acudir a los centros de refugio antes de que la situación empeore.

Las llamas alcanzan una carretera cerca a Coffs Harbour, Nueva Gales del Sur, Australia, el 12 de noviembre de 2019.
Las llamas alcanzan una carretera cerca a Coffs Harbour, Nueva Gales del Sur, Australia, el 12 de noviembre de 2019. AAP/Dan Peled/via REUTERS

El denso humo todavía se percibe al transitar por la carretera Pacific Highway, que recorre la costa este, donde en algunos tramos se aprecia cómo el fuego arrasó bosque a ambos lados de la carretera.

"Ves cómo avanza (el fuego) y ves a los bomberos intentando controlarlas, pero (el incendio) se va escapando", aseguró Ana Martín, una española que reside en La población de Johns River, a unos 275 kilómetros al norte de Sídney.

Sin que se prevea una solución pronta, el Rally de Australia, última prueba del Campeonato Mundial de Rallies de la Federación Internacional del Automóvil, que debía comenzar el jueves en Nueva Gales del Sur, fue cancelado por los organizadores.

Scott Morrison: Los incendios están lejos de acabar

En esta misma jornada y durante una rueda de prensa, el primer ministro australiano, Scott Morrison, advirtió que todavía no es previsible extinguir los incendios, por lo que pidió a los habitantes seguir vigilantes.

"Todavía estamos muy lejos de quedar fuera de peligro en este caso y el frente del fuego, que se extiende desde la costa de Nueva Gales del Sur, repercutirá en las áreas que hoy han sido consideradas catastróficas", aseguró Morrison.

Más de 3.000 bomberos, con la ayuda de voluntarios y 60 aeronaves cargadas con agua, tratan de combatir las llamas a lo largo de una franja de 1.000 kilómetros en la costa este de Australia, pero los trabajadores advierten quepese a sus esfuerzos no pueden controlar el fuego.

Los incendios forestales son una amenaza común en el verano australiano pero la ferocidad del fuego este año ha sorprendido a muchos. Los bomberos confirmaron que la situación ha sido causada por condiciones extremas después de 3 años de sequía en partes de Nueva Gales del Sur y Queensland, los dos estados más afectados.

Con AP, Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.