Saltar al contenido principal

Bolivia se dispone a dar vuelta la página de la era Evo Morales

Anuncios

La Paz (AFP)

El Senado de Bolivia se dispone este martes a dar vuelta la página de la era Evo Morales, refugiado en México tras fracasar su intento de mantenerse en la presidencia por más de 13 años mediante elecciones consideradas irregulares por la oposición y observadores de la OEA.

"Mientras tenga la vida seguimos en política, mientras esté en el tren de la vida sigue la lucha, y estamos seguros que los pueblos tienen todo el derecho de liberarse", dijo Morales poco después de su llegada a México, aliado político del exmandatario de izquierda.

El exdirigente de 60 años llegó en un avión de la Fuerza Aérea de México que lo trasladó desde Bolivia, en un periplo lleno de cambios de último momento por parte de varios gobiernos que negaron el uso de su espacio aéreo, afectando el plan de vuelo previsto inicialmente.

Los senadores de su bancada --que siguen siendo mayoría en el Senado encargado de llenar el vacío de poder que dejó el exmandatario de 60 años-- demandaron en La Paz garantías de seguridad para presentarse en la sesión encargada de elegir al sucesor, tras la violencia de las últimas tres semanas.

Los parlamentarios fueron convocados para ratificar la renuncia de Morales y designar presidenta interina a Jeanine Añez, segunda vicepresidenta del Senado, ante la dimisión en bloque de los altos cargos leales al líder indígena que dimitieron y que la precedían en la línea de sucesión.

"Ésta es la intención, espero que podamos conseguirlo. No podemos estar en desgobierno", dijo Añez.

- ¿ Golpe o farsa electoral ? -

Bolivia vive sumida en un vacío de poder desde el domingo, cuando Morales dimitió en medio de fuertes presiones de la calle, de las fuerzas de seguridad y sindicales, y en el clima de violencia desde los comicios del 20 de octubre.

Ese día la oposición denunció un fraude electoral por la interrupción abrupta de la publicación de los resultados del escrutinio de conteo rápido en momentos en que comenzaban a anticipar una segunda vuelta, creándose una situación de facto en Bolivia a partir de aquel momento.

Morales, sus seguidores del Movimiento al Socialismo (MAS) y varios países de América Latina --entre ellos México, el gobierno electo de Argentina, Cuba, Venezuela y Uruguay-- denunciaron como un "golpe de Estado" las presiones de militares contra el mandatario acusado de fraude electoral.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump dijo en cambio que la salida de Morales envió "una fuerte señal" a los gobiernos "ilegítimos" de Venezuela y Nicaragua.

Brasil también rechazó la tesis del golpe. "La repulsión popular luego de la tentativa de farsa electoral constatada por la OEA, que favorecía a Evo Morales, produjo su deslegitimación como presidente y por consiguiente el clamor de varios sectores de la sociedad boliviana por su renuncia", indicó la cancillería en Brasilia.

- Nuevas elecciones -

Las calles de La Paz despertaron el martes paralizadas, sin transporte público y el servicio de teleférico, básico para la movilidad de la ciudad, detenido.

Ello dificultó que senadores procedentes de otras partes del país consiguiesen llegar a La Paz.

Añez, de 52 años, dijo estar confiada en que el Senado conseguirá reunir a los 19 de los 36 escaños necesarios para poder llevar a cabo la sesión, ya que "parlamentarios del MAS también están dispuestos a que esta incertidumbre, a que este vandalismo y esta inestabilidad que tenemos en el país se termine".

"Tenemos ya un calendario. Creo que la población grita por que el 22 de enero tengamos ya un presidente electo", dijo el lunes a la prensa Añez, evocando la fecha prevista para la toma de posesión presidencial. Ella aparece como probable reemplazante de Morales tras la dimisión de todos los que la precedían en la línea de sucesión.

- Militares a las calles -

El lunes grupos de descontentos desataron la violencia en Cochabamba (centro) y El Alto, ciudad vecina de La Paz, donde quemaron unidades policiales, e hirieron a uniformados y civiles.

Al final del lunes, centenares de partidarios de Morales que llegaron a La Paz desde El Alto, protestaban frente a la casa de gobierno

La policía de La Paz, desbordada, pidió apoyo a los militares, que respondieron al llamado y anunciaron operaciones conjuntas.

El exmandatario aymara renunció el domingo, horas después de convocar a nuevas elecciones ante las "graves" irregularidades denunciadas por los observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en los comicios.

Los militares, la policía y la oposición le exigieron dejar el puesto que ocupaba desde 2006 y en el que se reeligió tras sucesivas reformas constitucionales y pese a un referéndum adverso.

En Bolivia, en ausencia del presidente, la Constitución establece que la sucesión recae primero en el vicepresidente, luego en el titular del Senado y después en el jefe de la Cámara de Diputados, pero todos ellos renunciaron también.

- Discusión en la OEA -

La delicada situación del país será debatida por la OEA en una reunión especial este martes en Washington a las 20H00 GMT, anunció el organismo.

Morales dejó el poder defendiendo un legado que, según él, trajo progreso económico y social a una de las tres naciones más pobres de América Latina.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.